El Lugar para investigar la verdad juntos, desde todos los ángulos posibles
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 ALIMENTACIÓN

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 12726
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: ALIMENTACIÓN   Sáb Dic 17, 2011 6:13 am

NUTRICIÓN

Todo animal se nutre de lo que le ofrece el medio en que vive: de hecho vive de la cadena trófica a la que pertenece, y que a su vez vive de él: la simbiosis de todos ellos es un modelo de equilibrio nutricional tanto a nivel macrobiótico (el de los vivientes grandes) como a nivel microbiótico (el de los vivientes minúsculos).

Pero existe algo que a la misma alimentación y que determina de forma muy poderosa la calidad de ésta, y es la calidad del medio en que ésta se pone a disposición de cada célula. Si plantamos cualquier vegetal en una tierra empobrecida o envenenada, esas características de la tierra repercutirán en su valor o en su contravalor nutricional.

Pues bien, el mar interior (70% del cuerpo) en que flota nuestra materia viva (el restante 30%) es la tierra de la que absorbe esa materia viva su alimento. La calidad o el deterioro de esa agua-medio-de-vida repercutirá de forma decisiva en la vitalidad o en la morbosidad de la materia viva que sólo en ella y a través de ella puede alimentarse e higienizarse (renovar el agua de la pecera).

El agua potable (incolora, inodora e insípida) no aporta ningún nutriente a los vegetales ni a los animales, sino que sólo sirve de vehículo transportador de los nutrientes que lleva ya la tierra o el cuerpo. Pero del mismo modo que cuando sabemos que la tierra está empobrecida le aplicamos abono o se lo añadimos al agua de riego, así también cuando sabemos que nuestro mar interior sufre la degradación producida por una mala alimentación, por infecciones o por otros agentes internos o externos, lo que procede es enriquecer el agua puramente humedecedora, con agua nutritiva y depuradora.

Ese es el papel extraordinario del AGUA DE MAR en la nutrición. Esa función esencial del agua en el cuerpo es la que explica que el AGUA DE MAR sea el más eficaz e inocuo recurso equilibrador de dietas tanto para los que sufren los graves déficits alimentarios propios del tercer mundo, como los que sufren las terribles consecuencias de los superávit propios del primer mundo, que encierran a su vez dramáticos déficits.