El Lugar para investigar la verdad juntos, desde todos los ángulos posibles
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   Sáb Mayo 07, 2011 3:38 pm

UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER


Te he oído decir que el 98% de las mujeres en Oriente, no conocen el orgasmo. ¿Por qué tienen tanta gracia comparadas con las frustradas mujeres occidentales?

Es una extraña lógica de la vida, pero al mismo tiempo muy simple. En Oriente un 98% de las mujeres no saben qué es el orgasmo. Tu pregunta es entonces, ¿por qué se ven tan hermosas y no frustradas como las mujeres occidentales? ¡Por eso mismo! La frustración sólo surge cuando has tenido la posibilidad de experimentar algo que luego te es negado. Si no tienes ni idea de que el orgasmo existe, la frustración ni siquiera se plantea. Tampoco en Occidente la mujeres se sentía frustrada antes de este siglo, porque la situación era la misma.

Gracias al psicoanálisis y a las investigaciones más profundas sobre la energía humana se descubrió que durante mil años hemos vivido en una falacia. La falacia consiste en creer que la mujer tiene un orgasmo vaginal, lo que se ha comprobado no ser cierto; tu orgasmo no sucede en absoluto en la vagina. De hecho, la vagina de la mujer es totalmente insensible, no siente nada. Su orgasmo es clitorial, y esto es algo completamente distinto. Sin conocer el orgasmo, puede engendrar niños. Sin conocer el orgasmo puede hacer el amor, y así durante siglos, tanto en Oriente como en Occidente, la mujer se ha contentado con ser madre. En cierta forma estaba en contra del sexo, ya que no le daba ningún gozo; sólo conllevaba problemas: embarazos.

Durante siglos las mujeres han vivido como fábricas: engendrando hijos. El hombre las ha usado como fábricas, no como seres humanos, ya que nueve niños de cada diez morían. Así, para tener tres niños una mujer tenía que engendrar dos o tres docenas de hijos, lo que significaba que durante toda su vida sexual activa, mientras era capaz de dar vida, estaba embarazada, una y otra vez, y el embarazo es un sufrimiento.

La mujer nunca ha estado a favor del sexo. Lo ha tolerado, lo ha sufrido. Lo ha conocido porque era su deber y en lo profundo ha odiado al marido porque era sólo un animal. ¿Por qué creéis que las mujeres siempre han venerado santos célibes? La razón más íntima es que esa castidad certifica que son santos. La mujer no puede respetar a su marido de la misma forma.

Una vez que has tenido una relación sexual con una mujer, ella ya no te puede respetar. Este ha sido el precio; porque sabe que la has usado. En todas las lenguas, la expresión lo pone claro: es el hombre el que hace el amor a la mujer, no viceversa. Es extraño, están haciendo el amor juntos, uno a otro, pero en todas las lenguas es siempre el hombre el que hace el amor; la mujer es un objeto. La mujer lo tolera y lo acepta porque su mente ha sido condicionada para que la considere un deber. El marido es un dios y ella debe hacerle la vida lo más plácida posible.

A ella el sexo no le ha aportado nada. Y se la ha mantenido inconsciente... porque el hombre debe de haberse hecho consciente de esto mucho antes, cuando no existía el matrimonio, y hombres y mujeres eran libres como el viento, como los pájaros. El hombre debe de haberse dado cuenta, y la primera mujer también, de que ella es capaz de tener orgasmos múltiples. Desencadenar esa energía orgásmica es una peligrosísima señal para el marido. El no puede satisfacerla; ningún marido puede satisfacer a una mujer. El que ella pueda tener orgasmos múltiples y el hombre sólo uno, parece ser una disparidad, un error, de la naturaleza, .

De modo que el hombre ha tratado de ignorar incluso el hecho de que una mujer pueda tener un orgasmo. Es por eso que en Oriente aún se dan estos casos, particularmente en el interior del país, si dejamos de lado las ciudades modernas donde por casualidad algunas pocas mujeres se han enterado, por su educación, de que existen Masters y Johnson que descubrieron la capacidad de la mujer para experimentar orgasmos múltiples.

Pero en Occidente esto se ha convertido en un problema, porque el descubrimiento del orgasmo múltiple y del engaño secular promovido por los hombres, ha sido simultáneo. Al mismo tiempo que aparecía el Movimiento de Liberación de la Mujer y al descubrir ellas todos los errores cometidos por el hombre, de repente se dieron cuenta de este nuevo fenómeno, de este descubrimiento, y las más fanáticas del Movimiento de Liberación de la Mujer se volvieron lesbianas, basándose en que sólo una mujer puede ayudar a otra a experimentar estos orgasmos múltiples, porque no es un fenómeno vaginal.

Los cuerpos del hombre y la mujer son muy parecidos, excepto que, fisiológicamente, el hombre tiene sólo trazas de las mamas y la mujer las tiene en realidad. El clítoris es sólo un resto del pene del hombre; es sólo una pequeña protuberancia, pero fuera de la vagina. Los niños nacen de la vagina y el hombre no necesita tocar el clítoris. Sin tocar el clítoris la mujer no puede tener orgasmo, así es que fue muy fácil evitarlo.

La mujer oriental parece más fácil de contentar porque no se da cuenta de lo que se pierde. Es más feliz porque ni siquiera ha empezado a pensar en liberarse. Oriente, en general, ha sido condicionado a vivir bajo el condicionamiento del contentarse -ambos, hombres y mujeres- con la pobreza, con la esclavitud, con la enfermedad, con la muerte.

La idea de revolución era imposible para la mentalidad oriental, porque el condicionamiento era extremadamente fuerte y antiguo, en el sentido de que es el resultado de sus acciones en vidas pasadas. No tiene nada que ver con la estructura social, ni con la educación, ni con la división de clases en la sociedad; no tiene nada que ver con la esclavitud de las mujeres por el hombre. Ese condicionamiento es tan antiguo, que uno nace con él, y la atmósfera circundante lo apoya.

Todas las religiones de Oriente predican que la mujer ha nacido mujer debido a sus acciones pasadas. El hombre es un ser superior y la mujer es inferior. Esto ha sido aceptado. Si eres pobre, no se debe a la explotación de los ricos, eres pobre por tus acciones del pasado.

La mente del hombre ha sido desviada de la realidad con explicaciones ficticias. No se puede hacer nada para cambiar la vida pasada, así que se tiene que sobrellevar. En Oriente surgieron sectas religiosas tan increíbles que ninguna persona razonable las podría haber aceptado, pero sin embargo millones las han seguido. Por ejemplo, los jainos creen que ninguna mujer puede alcanzar la Iluminación con el cuerpo de mujer, pues no puede ser realmente célibe; no puede detener su menstruación y ésta la hace permanecer como un ser sexual. Así que, a menos que la alcance siendo sumisa, agradable, religiosa, a menos que sirva a su marido y acepte todo como parte de su suerte... ésta es la única forma de nacer como un hombre en la vida futura.

Así pues, no puede hacerse nada ahora; una, simplemente tiene que aceptar y estar contenta. Cualquier rebeldía puede echar a perder las oportunidades, inclusive las futuras. Cualquier descontento, cualquier frustración, puede no sólo destruir el presente, sino también el futuro. Por eso, lo mejor y más inteligente es quedarse callada. Nadie te puede ayudar, pues cometiste errores en la vida pasada. Aun cuando tu pobreza no tenga nada que ver con tu vida pasada... Pero ese descubrimiento es muy reciente y no ha penetrado todavía en la mente oriental.

Y tal como las mujeres tienen su menstruación, los hombres también la tienen; éste es un descubrimiento reciente. Así que, si el período menstrual impide a una mujer alcanzar la Iluminación, se lo impedirá también a un hombre; sólo que la forma es sutil. En la mujer se expresa de una forma física: se puede ver la sangre cada mes. Pero si un hombre lleva un diario, se sorprenderá: cada mes, a los veintiocho días, durante cuatro o cinco días se pone de mal humor, tal y como una mujer se irrita y se disgusta por pequeñeces.

La misma persona no se hubiera disgustado por el mismo motivo en otro momento. Pero en estos cuatro o cinco días... su período es más bien psicológico y el período de la mujer es más bien fisiológico; esa es la única diferencia. Y es bueno en una pareja saber perfectamente que cuando la mujer tiene el período el hombre debe ser más comprensivo, pues esto está fuera del control de ella. Estará irritable, fácilmente se enfadará y molestará y estará más regañona.

En Oriente, para evitarlo, encontraron una estrategia: durante su período, la mujer tiene que vivir en una celda oscura dentro de la casa, sin poder salir ni tener contacto con nadie, pues incluso su sombra podría contaminarlo todo. Ella no puede preparar la comida y tiene que vivir separada, escondida, avergonzada de sí misma. De algún modo, era bueno que descansara durante cuatro o cinco días y al no tener contacto con nadie, no causara problemas innecesarios. Pero esto ha sido unilateral e injustificado, pues el hombre también tiene su periodo.

La peor combinación es cuando marido y mujer tienen su período juntos. Entonces la situación es de guerra. Pero esto casi nunca sucede; el marido lo tiene en un tiempo y la mujer en otro diferente. Pero si el marido lleva un diario durante cuatro o cinco meses, sólo para encontrar sus fechas del inicio y término de su período, puede comunicárselo a su familia para que sean todos más tolerantes y compasivos con él en esos cinco días, pues se encontrará en la misma situación.

El hombre y la mujer no son especies diferentes. Tienen sus diferencias, pero pertenecen a la misma especie. Por lo que esa antigua tontería de que la mujer no puede alcanzar la Iluminación debido a su cuerpo... porque ella no puede evitar sus períodos y esto es una prueba obvia de que no puede ser célibe... El hombre pretende ser célibe porque su período es psicológico y no tiene síntomas visibles.

Hay una secta en la India, los terapantas. Dice que, aún cuando pases cerca de un pozo en el que alguien haya caído y esté gritando «Auxilio, ayudadme», has de pasar de largo como si no lo hubieses oído, porque su sufrimiento es un castigo debido a alguna mala acción cometida en su vida pasada. Si tú intervienes, él tendrá que volver a caer en el pozo. ¿Para qué crearle innecesarios problemas? Piensas que lo estás ayudando, pero simplemente estás posponiendo algo. Es mejor para él terminar con su castigo que no salir para después volver a caer; tendrá que volver a caer.

Por un lado éste es el peligro: que intervengas innecesariamente, pues nadie puede cambiar su destino ya que las acciones pasadas no pueden borrarse y uno tiene que sufrir las consecuencias. En segundo lugar, tu interferencia crea malas consecuencias para ti. Salvaste al hombre, y si el comete un homicidio mañana, puede que no seas perseguido por la policía y la justicia, pero la ley del Karma,en la cual todas las religiones orientales creen, no te perdonará. Tienes que compartir las consecuencias, pues si no lo hubieses salvado, no podría haber asesinado. Eres su cómplice, inconsciente, ignorante, pero eso no cambia la ley. La ley tiene que cumplirse en cualquier condición.

Esta es la conclusión lógica de la teoría de la ley del Karma, la ley de la acción y sus consecuencias. Por esto en Oriente no ha habido revolución. Y la pregunta de por qué las mujeres se ven tan llenas de gracia y no frustradas como en Occidente, es muy simple de comprender. Ellas han aceptado su destino. La mujer occidental, por primera vez en la historia se está rebelando contra esas ideas ficticias acerca del destino, la ley del Karma, las vidas pasadas.

Es muy estúpida la idea de que hiciste algo en la vida pasada y la Existencia espere tanto tiempo para castigarte. ¿Quién va a llevar la cuenta de tantos millones de personas? Y todos sabemos que en la vida, cuando pones la mano... como le dije a un monje jaino que discutía conmigo acerca de la ley del Karma. Le dije: «No hay problema. Pon la mano en el fuego y veamos si te quemas ahora o en tu vida futura».

Las consecuencias siguen a la acción, inmediatamente. Le dije: «Pon la mano...» Y él dudó. Le dije: «¿Por qué dudas? Dispones de mucho tiempo... en tu próxima vida vas a quemarte». El dijo: «Es un modo extraño de argumentar. Me quemarás la mano ahora».

Le dije: «Esto te hace ver que en la naturaleza, en la vida, la acción es seguida por su consecuencia, de la misma forma que a ti te sigue tu sombra. No hay tal distancia: pasaste en la vida pasada y tu sombra pasa en esta vida; simplemente vemos una sombra y sabemos que alguien pasó por aquí en la vida pasada. Las consecuencias son la sombra».

Pero la mujer occidental tuvo que pasar por un período muy revolucionario que destruyó su contentamiento, su gracia, que siempre había tenido.Y esto la ha llevado al extremo; ha empezado a comportarse de un modo feo y grosero. No es una rebeldía con entendimiento, es sólo una actitud reaccionaria.

De las causas que transformaron a la mujer oriental en occidental, la primera es Karl Marx. El propuso y convenció a la intelligentsia del mundo de que la pobreza no tiene relación con ninguna vida pasada o el destino; que no es Dios quien decide que alguien tiene que ser pobre o ser rico. Es la estructura social, la estructura económica, la que decide quién es pobre, y esta estructura puede ser cambiada, pues no es una cosa hecha por Dios. No hay un Dios que lo haga; lo hace el hombre.

La revolución rusa probó, con la experiencia, que Karl Marx tenía razón, que la estructura puede ser cambiada. Los reyes pueden volverse paupérrimos y los paupérrimos, reyes.Y Dios no intervino para nada: «No puedes hacer esto; lo he escrito en sus frentes y no puedes cambiarlo». La familia completa del zar -diecinueve miembros, hombres, mujeres, viejos, jóvenes, niños, incluyendo un bebé de seis meses y un anciano de noventa y cinco años- ,toda la familia real, fue masacrada. Fueron descuartizados, y Dios no intervino diciendo: «¿Qué estáis haciendo con esta familia? Esa es una decisión mía. ¿Qué es lo que estáis haciendo con la gente? Yo les he hecho los dueños de casi una sexta parte del mundo». El imperio ruso era el más grande en aquellos días, y el Zar era el hombre más rico del mundo.

O sea que el primer golpe vino de Karl Marx. El segundo golpe vino de Sigmund Freud, porque él declaró que hombres y mujeres son iguales y pertenecen a la misma especie y cualquier teoría o filosofía que condene a la mujer, es puro machismo. Y después, el tercer golpe vino de la investigación de Masters y Johnson, que sacó a la luz el hecho de que durante siglos se ha privado a la mujer del orgasmo. Es la prueba de que el comportamiento del hombre ha sido verdaderamente inhumano. En lo que concierne a sus propias necesidades sexuales, él ha usado a la mujer, pero no ha permitido que ella disfrute del sexo.

Estas tres cosas han cambiado toda la atmósfera en Occidente, pero estas tres cosas no han penetrado todavía en la mente tradicional de Oriente. Como resultado, la mujer occidental está en pie de guerra, pero es un fenómeno reaccionario, por lo que no estoy a favor de lo que está pasando en el nombre de la liberación femenina. Quiero que la mujer se libere, pero no que se vaya al extremo opuesto. El Movimiento de Liberación de la Mujer se está desplazando al otro extremo, está tratando de vengarse, está tratando de hacer exactamente al hombre lo mismo que le ha hecho el hombre a la mujer. Esto es pura estupidez. El pasado es pasado, ya no está aquí, y lo que ha hecho el hombre ha sido inconsciente. No fue una conspiración consciente contra la mujer. Ni él era consciente, ni la mujer lo era.

El Movimiento de Liberación de las mujeres declara que ellas no quieren tener ninguna relación con los hombres; cortan toda relación con ellos. Están promoviendo el lesbianismo, algo paralelo a la homosexualidad: las mujeres aman sólo a otras mujeres y boicotean a los hombres. Esto es pura perversión. Y como reacción, las mujeres deben hacer a los hombres todo lo que ellos les han hecho a ellas: mal comportamiento, malos tratos, uso de palabras groseras -como lo han hecho siempre los hombres- ,fumar cigarrillos tal como los hombres. Naturalmente, ellas han perdido su gracia, su belleza... vistiéndose como los hombres lo hacen. Pero es un fenómeno extraño que tu vestimenta cambie tantas cosas. La mujer oriental tiene gracia y esta gracia se extiende a todo su cuerpo. La mujer occidental trata de competir con los cowboys, usando blue jeans, ropa de apariencia estúpida, cortes de pelo horribles. Piensan, quizás, que así ellas se vengan, cuando en realidad así se están destruyendo a sí mismas pues la venganza siempre destruye, la reacción siempre destruye. Me gustaría verlas como rebeldes.

Un rebelde sabe que errar es humano, y perdonar es más humano aún.

El pasado estuvo lleno de errores de toda clase. Desconectaos del pasado -inclusive la relación entre hombre y mujer-, comenzadlo todo a la luz de nuevos descubrimientos. Juntos encontrad nuevos modos de que la vida sea una experiencia hermosa, una danza de amor, sin toda la fealdad de lo que ha sucedido en el pasado. No debe repetirse. Es simplemente un movimiento pendular: el hombre hacía cosas estúpidas, ahora la mujer las hace.

Pero la humanidad, en conjunto, sigue sufriendo. No importa quién haga las estupideces, pero la humanidad no evoluciona. El hombre y la mujer tienen que llegar a un entendimiento. Tienen que perdonar el pasado y olvidarlo, y tienen que empezar otra vez con los nuevos descubrimientos, recordando una cosa: que la mujer no debería imitar al hombre porque su atracción, su belleza, posee una dimensión diferente. Si ella imita al hombre, pronto no será otra cosa que un calco del hombre; perderá su identidad.

Y la está perdiendo. De una forma muy sutil, el cuerpo obedece a la mente. El cuerpo de la mujer occidental está perdiendo su antigua gracia, los antiguos contornos. La mujer occidental ya no tiene aquellos pechos tan bellos que solía tener. ¿Qué pasó? El cuerpo sigue a la mente; ella tenía una curvatura preciosa, ahora se está convirtiendo en una línea recta. Y una mujer sin pechos, una línea recta, sin curvas en ningún lado, es un feo fenómeno, ¡es una desgracia muy grande! Pero su ropa afectará a su cuerpo, su actitud mental afectará a su cuerpo. No debería convertirse en un calco del hombre. Tiene que hacerse perfecta como mujer y crear tanta distancia entre ella y el hombre como le sea posible. Cuanto más grande sea la distancia, mayor será la atracción, mayor la belleza, mayor la gracia. La mujer tiene que encontrar su propia identidad.

Yo estoy absolutamente a favor de la liberación; liberación tanto para el hombre como para la mujer. Es una simple ley: el amo también se transforma en el esclavo de sus propios esclavos. El hombre ha esclavizado a la mujer, pero también él se ha vuelto su esclavo. Por eso no puedes encontrar a un marido que en realidad no esté sometido a su mujer; por lo menos yo todavía no lo he encontrado. He estado buscando a un marido que no esté sometido. Por fuera son todos leones, por lo menos miembros del Club de los Leones (*). En su casa no son más que ratones. Si lo comprendiesen, formarían un Club de Ratones. Eso sería la verdad, el Club de los Maridos Sometidos.

No puedes esclavizar a alguien sin convertirte en un esclavo. Lo que das a otros es lo que recibes a cambio. Da amor, recibirás amor. Da esclavitud, recibirás esclavitud. Des lo que des, vuelve a tí, de una u otra forma. Ambos necesitáis liberación, liberación del pasado, liberación de todos los errores, de todas las horribles ideas del pasado. Y tenéis que crear un mundo nuevo, un hombre nuevo, una nueva mujer.

Pero nada de esto está sucediendo en ningún sitio. Me gustaría que mi gente, especialmente las mujeres, crearan un auténtico Frente de Liberación de la Mujer, que no fuera reaccionario, que no surgiera de la rabia y el odio, sino de la comprensión, de la compasión, del amor y de la meditación. Entonces la mujer occidental no perdería su gracia, no perdería su contentamiento. De hecho, el hombre también puede tener más encanto si le permite a la mujer ser más encantadora. El hombre también puede ser más hermoso si deja que la mujer sea más hermosa. Pero esto significa crear más distancia; cuanto más alejados estén, más magnético el tirón, mayor la atracción, más grande la aventura. Ver a una mujer fumando cigarrillos, ¡sencillamente no puedo creer lo que ven mis ojos! ¿qué es lo que hará después? ¡Empezará a hacer pis de pie! Se siente obligada a hacer todo lo que el hombre ha estado haciendo. Todas las tonterías.

* N. del T.- En inglés en el original, «Lions Club»

La mujer tiene que mantenerse por encima de las reacciones y crear tanta gracia y belleza a su alrededor que el hombre también tenga que crear una individualidad más hermosa, un carácter más agraciado. Y su encuentro ya no tendría que ser más un matrimonio; se deberían encontrar solamente como amigos; una «amigabilidad», ni siquiera amistad. La palabra «amistad» le recuerda a uno las relaciones estructuradas. Esa estructura ha ahogado a toda la humanidad. Ahora ya no más estructuras; ahora «amigabilidad», y una profunda comprensión de que nada es permanente en la vida. Incluso el amor es una rosa; por la mañana bailando al viento, al sol, como si fuera a durar para siempre, con tanta grandeza, con tanta seguridad, con tanta autoridad; tan frágil y sin embargo tan fuerte contra el viento, contra la lluvia, contra el sol. Por la noche los pétalos se han marchitado y la rosa ha desaparecido. Eso no quiere decir que fuese ilusoria, simplemente significa que en la vida todo cambia. Y el cambio mantiene las cosas nuevas, frescas.

El día en que el matrimonio desaparezca, la vida tanto para el hombre como para la mujer será más sana y, ciertamente, más larga de lo que puedes llegar a imaginar. No serás ni capaz de pensar que clase de relación fue el matrimonio, porque el matrimonio es una manera de ir contra el cambio de la vida, creando de este modo cosas permanentes. Ambos se tornan pesados, aburridos. La vida pierde interés. De hecho, tienen que destruir sus intereses... sino, es un conflicto continuo. El marido no se puede interesar en ninguna otra mujer; la mujer no puede reir con ningún otro hombre. Son prisioneros el uno del otro; la vida se vuelve aburrimiento, una rutina. ¿Quién quiere vivir esa clase de vida? Las ganas de vivir se debilitan. Esto trae enfermedades, malestar, porque su resistencia contra la muerte no existe.De hecho están pensando en como acabar cuanto antes con todo el círculo vicioso; en lo más profundo de su corazón, quieren la muerte. Un deseo de muerte aparece.

Sigmund Freud fue el primero en descubrir que en el inconsciente del hombre había un deseo de muerte. Pero yo no estoy de acuerdo con Sigmund Freud. El deseo de muerte no es un deseo natural; es un subproducto del matrimonio, un derivado de una vida aburrida. Cuando uno empieza a sentir que la vida ya no es más una aventura, que no hay nuevos espacios, ni nuevos pastos, entonces, ¿para qué seguir viviendo? El sueño eterno de la tumba parece ser mucho más confortable, más lujoso, más dichoso.

En ningún animal, existe el deseo de morir. Ningún animal salvaje se suicida. Pero extrañamente, en un zoo se han encontrado animales cometiendo suicidio. Y si Sigmund Freud hubiera estudiado sólo a los animales del zoo, hubiese llegado a la conclusión de que existe un deseo de muerte, como existe un deseo de vida. Pero los animales del zoo no son auténticos animales. Y el matrimonio convierte a todo el mundo en animales de zoo: confinados, encadenados de mil sutiles maneras. Sigmund Freud no tenía ni idea de animales salvajes, ni de humanos salvajes.

Quiero que los seres humanos tengan algo de salvaje. Este es mi rebelde.

No formará parte del zoo, permanecerá libre. No irá contra la vida, fluirá con la vida. Si el hombre y la mujer se llegaran a entender, lo cual no es tan difícil porque es la cosa más sencilla, dejaríamos de ser animales de zoo; lograríamos liberarnos del zoo.

¡Esto es lo que nos hace falta...! Liberación del matrimonio. Y si la mujer creciera en su natural estado salvaje y el hombre creciera en su estado salvaje natural y como desconocidos se encontraran en «amigabilidad», su amor sería de gran profundidad, de inmensa alegría, una danza de suprema felicidad. No hay contrato, no hay ley, el amor es la ley en sí mismo.

Y cuando desaparezca se dirán adiós con gratitud uno al otro por todos estos bellos momentos que han vivido juntos, por todas las canciones que han cantado juntos, por todas las danzas bajo la luna llena, por todos esos momentos musicales a la orilla del mar.

Llevarán con ellos todos estos dorados recuerdos y se estarán agradecidos para siempre. Pero no se opondrán a la libertad del otro; su amor se lo prohibe. Su amor les debe dar más libertad. En el pasado les dio más esclavitud.

Hay una tremenda necesidad en Occidente de que la mujer empiece un nuevo Movimiento de Liberación, porque las líderes del actual Movimiento, no son meditadoras, no están en sus cabales; son mujeres perturbadas luchando contra hombres perturbados.

Se necesita tener algo de cordura.

Se necesita una profunda compasión, incluso para aquellos que te hicieron daño en el pasado de forma inconsciente; no fue intencional.

Pero el daño que el Movimiento de Liberación de la Mujer está haciendo al tratar de herir al hombre, sí que es intencionado. Esto es mucho más repugnante. No ha ido lejos y no hay muchas mujeres de acuerdo con esas reaccionarias. Un nuevo Movimiento de Liberación de la Mujer podría agrupar a millones de mujeres inteligentes y comprensivas.

Y este Movimiento tendría toda la ayuda por parte del hombre, porque no estáis luchando contra el hombre, estáis luchando contra el pasado, en el que tú has sufrido, en el que el hombre ha sufrido, en el que todo el mundo ha sufrido.

La rebelión no es contra el hombre como tal, es contra el pasado del hombre y la mujer juntos. Y entonces esta rebelión tendrá la calidad de religiosidad que aportará la gracia a la gente, gratitud a la gente. Espero que esté clara la diferencia que ha surgido entre la mujer oriental y la occidental. Esto no pasaba antes de este siglo.

He oído.

El presidente Ronald Reagan, mirando fijamente el fondo de un volcán griego comentó finalmente: «¡Parece el infierno!»

«¡Ah!, Vosotros los americanos», dijo el guía, «¡Estáis en todas partes!».

Las mujeres occidentales se han vuelto más cultas, han estado en todas partes. Se han dado cuenta de cosas de las que las mujeres orientales, son todavía absolutamente inocentes. En su inocencia hay gracia, una cierta belleza que no es de este mundo, que te da cierta indicación del más allá.

Ese tendría que ser el caso de cada mujer en el mundo. Cada mujer se puede convertir en la flecha hacia la divinidad; su gracia, su belleza, su amor, su devoción, te pueden mostrar el camino hacia los más altos reinos de tu ser, hacia los más grandes espacios de la consciencia.

Las mujeres no sólo son capaces de dar vida a niños, sino que también son capaces de darse vida a sí mismas, como buscadoras de la Verdad.

Pero este aspecto de la mujer todavía no ha sido explorado en absoluto.

Quisiera que mi gente rebelde explorara también esta dimensión.

El Rebelde - Osho

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   Sáb Mayo 07, 2011 3:41 pm

EL MIEDO A LA INTIMIDAD


Me siento muy aprisionada por el miedo a la intimidad y a perder totalmente el control con un hombre. Esta mujer desenfrenada se encuentra encerrada dentro de mí. Cuando, de tanto en tanto, la dejo salir, los hombres generalmente se aterrorizan, por lo que ella vuelve a hibernar; juega sobre seguro y está totalmente frustrada. ¿Por favor, podrías hablar sobre este miedo a la intimidad?

El género humano, especialmente el género femenino, padece muchas enfermedades.

Hasta ahora las mal llamadas civilizaciones y culturas han estado psicológicamente enfermas. Jamás se han atrevido siquiera a reconocer sus enfermedades y el primer paso de un tratamiento es reconocer que estás enfermo. La relación entre el hombre y la mujer ha sido particularmente antinatural.

Debemos recordar algunos hechos. Primero: el hombre tiene capacidad para un solo orgasmo; la mujer está capacitada para tener múltiples orgasmos. Esto ha creado un tremendo problema. No hubiese habido ningún problema si no se les hubiese impuesto el matrimonio y la monogamia; parece ser que no era esa la intención de la naturaleza.

En segundo lugar, la experiencia sexual del hombre es local, genital. Este no es el caso de la mujer. Su sexualidad, su sensualidad, están extendidas por todo su cuerpo. Ella precisa más tiempo para excitarse y antes de que llegue a estar realmente excitada, el hombre ha terminado. Le da la espalda y empieza a roncar. Durante miles de años, millones de mujeres alrededor del mundo han vivido y muerto sin conocer el más extraordinario regalo natural: el goce orgásmico. Era una protección para el ego del hombre. La mujer necesita un largo juego amoroso para que todo su cuerpo empiece a estremecerse de sensualidad, pero aquí surge el peligro, ¿qué hacer con su capacidad de múltiples orgasmos?

Enfocado científicamente, el sexo no debiera ser tomado tan en serio y se podría invitar a algunos amigos para darle a la mujer la posibilidad de experimentar todo el espectro de sus posibilidades orgásmicas, o bien habría que usar un vibrador científicamente concebido. Pero en ambos casos hay problemas. Si usas vibradores, ellos pueden darle a la mujer todos los orgasmos que sea capaz de sentir; pero una vez que la mujer los haya conocido... el órgano masculino le parecerá tan poca cosa que podría llegar a elegir un instrumento científico, un vibrador, en lugar de un amante. Y si permitieras que algunos amigos se uniesen a vosotros, se convertiría en un escándalo social; te estás entregando a una orgía.

Así es que el hombre encontró una fórmula más simple y es que la mujer no debe moverse mientras él le hace el amor; debe quedarse casi tan quieta como un cadáver. Y la eyaculación del hombre es rápida, dos minutos, a lo sumo tres; para entonces la mujer ni siquiera se ha dado cuenta de lo que se ha perdido.

Con respecto a la reproducción biológica, el orgasmo no es una necesidad. Pero en lo que concierne al crecimiento espiritual, el orgasmo es una necesidad.

Se me ha preguntado, una y otra vez, por qué muy pocas mujeres se Iluminaron. Entre otras, la razón más importante es que nunca han probado el sabor de un orgasmo. La ventana al amplio cielo nunca se abrió. Vivieron, engendraron niños y murieron.

En Oriente, incluso ahora, es muy difícil encontrar a una mujer que sepa lo que es un orgasmo. Se lo he preguntado a mujeres muy inteligentes, educadas, cultas; ellas no tienen ni idea de lo que es. De hecho, en las lenguas orientales no hay ninguna palabra que pueda usarse como traducción de «orgasmo». No hacía falta; simplemente nunca se tocó este tema.

Y el hombre ha enseñado a la mujer que sólo las prostitutas gozan con el sexo. Ellas gimen, suspiran, gritan y se vuelven casi locas; para ser una dama respetable no deberías hacer tales cosas. Así que la mujer queda tensa y se siente profundamente humillada; ha sido usada. Y muchas mujeres me han comentado que después de hacer el amor, cuando sus maridos están roncando, han llorado.

Una mujer es casi como un instrumento musical; todo su cuerpo tiene una inmensa sensibilidad y esa sensibilidad debe ser estimulada. Así que el juego amoroso es necesario. Y después de hacer el amor, el hombre no debería dormirse; eso es repugnante, incivilizado, bárbaro, de mala educación. La mujer que te ha dado tanto placer necesita también caricias después, aunque sólo sea por gratitud.

Tu pregunta es muy importante y será cada vez más importante en el futuro. Este problema tiene que ser solucionado, pero el matrimonio es una barrera, la religión es una barrera, tus viejas y podridas ideas son barreras. Ellas están impidiendo que la mitad de la humanidad sea feliz y hacen que toda su energía -que debería florecer en la alegría- se vuelva agria, venenosa; se emplee en quejas, en incordiar. Si no fuese así todas esas quejas y esas ganas de causar molestias, desaparecerían.

El hombre y la mujer no deberían estar sujetos a un contrato como el matrimonio. Deberían estar enamorados, pero deberían mantener su libertad. No se deben nada el uno al otro.

Y la vida tendría que ser más variable. Una mujer relacionándose con muchos amigos, un hombre estableciendo contacto con muchas mujeres; ésta debería ser la regla. Pero sólo es posible si el sexo se toma como un juego, como algo divertido. No es un pecado, es divertido. Y desde la aparición de la píldora ya no hay miedo de tener niños. El hombre aún no conoce todo lo que la píldora implica. Era difícil en el pasado, porque hacer el amor significaba más y más niños. Eso estaba destruyendo a la mujer, ella estaba siempre embarazada; y estar embarazada y dar a luz a doce o veinte niños es una experiencia torturante.

Pero el futuro puede ser totalmente diferente y la diferencia no vendrá del hombre. Tal como Marx dijera con respecto al proletariado: «Proletarios del mundo, uníos, no tenéis nada que perder y todo por ganar...». El vio la sociedad dividida en dos clases: los ricos y los pobres.

Yo veo la sociedad dividida en dos clases: hombres y mujeres.

El hombre ha seguido siendo el amo durante siglos; la mujer, la esclava. Ella ha sido subastada, ha sido vendida, ha sido quemada en la hoguera. A la mujer se le ha vejado con toda clase de actos inhumanos.

El único modo de cambiar el status de la mujer parece ser otorgar a la ciencia una total libertad para transformar la relación entre el hombre y la mujer y que se abandone la idea del matrimonio, que es absolutamente repugnante, porque es simplemente una especie de propiedad privada. Los seres humanos no pueden ser propiedad privada, no son bienes.Y el amor debe ser tan sólo un alegre juego. Si quieres niños, los niños deberían pertenecer a la sociedad para que así no se catalogue a la mujer como madre, como esposa, o como prostituta. Estas etiquetas deberían desaparecer.

Tú dices: «Me siento muy aprisionada por el miedo a la intimidad y a perder el control totalmente». Toda mujer tiene miedo, porque si pierde el control con un hombre, el hombre se aterra. No lo aguanta; su sexualidad es muy pequeña. Siendo él el que da, pierde energía al hacer el amor. La mujer no; al contrario, se siente nutrida. Ahora bien, deben tenerse en cuenta estos hechos. El hombre durante siglos, ha obligado a la mujer a controlarse y la ha mantenido a distancia, sin permitirle jamás demasiada intimidad. Todas sus palabras sobre el amor son «caca-de-vaca»(*).

«Esta mujer desenfrenada se encuentra encerrada dentro de mí. Cuando, de vez en cuando la dejo salir, los hombres



* N. del T.- En inglés, en el original, «bullshit»

generalmente se aterrorizan, por lo que ella vuelve a hibernar; juega sobre seguro y está totalmente frustrada». Esta no es sólo tu historia, es la historia de todas las mujeres. Todas viven en un estado de profunda frustración. Sin encontrar salida, sin saber lo que les han quitado, tienen un solo camino abierto: las encontrarás en las iglesias, en los templos, en las sinagogas, rezando a Dios. Pero este Dios, también es un machista. En la trinidad cristiana no hay lugar para una mujer. Todos son hombres: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es un club de hombres gay.

Recuerdo que cuando al principio Dios creó el mundo, El creó al hombre y a la mujer del barro y luego les insufló vida. Los hizo iguales. Pero mirando al mundo puedes entender que cualquiera que lo creó fue un poco estúpido.

Creó al hombre y a la mujer y les hizo una cama demasiado pequeña para dormir en ella. Eran iguales, la cama era tan pequeña que sólo una persona podía dormir en ella, pero la mujer insistió: ella dormiría en la cama y él lo haría en el suelo. Y el hombre tenía el mismo problema; él no estaba dispuesto a dormir en el suelo. Te sorprenderá saber que la primera noche de la existencia fue el inicio de la guerra de almohadas.

Tuvieron que ir a ver a Dios. Y la solución era muy simple, sólo había que hacer una cama doble; cualquier carpintero podía haberla hecho. Pero Dios es un hombre y tiene tantos prejuicios como cualquier otro hombre: demolió a la mujer, la destruyó. Y entonces creó a Eva; pero ahora la mujer ya no era igual al hombre, había sido creada de una de las costillas de Adán, así que fue hecha para servir al hombre, para cuidarle, para ser usada por él.

Los cristianos no te cuentan toda la historia. Empezaron su historia con Adán y Eva, pero Eva ya estaba reducida a un estado de esclavitud. Y desde ese día la mujer ha vivido en esclavitud de miles de maneras. No se le ha permitido ser económicamente independiente. Por lo que respecta a la educación no se le ha permitido ser igual al hombre porque entonces podría ser económicamente independiente. En el plano religioso, no se le ha permitido leer las escrituras o escuchar a otro leyéndolas.

A la mujer le han cortado las alas de muchas formas.

Y el peor de los daños que le han hecho es el matrimonio, porque ni el hombre ni la mujer son monógamos; psicológicamente son polígamos. Así que toda su psicología ha sido forzada en contra de su propia naturaleza. Y debido a que la mujer dependía del hombre, tuvo que soportar toda clase de insultos, porque el hombre era el amo, era el propietario, poseía todo el dinero.

Para satisfacer su naturaleza polígama, el hombre creó a las prostitutas.

Las prostitutas son un subproducto del matrimonio.

Y esta repugnante institución, la prostitución, no desaparecerá del mundo a menos que desaparezca el matrimonio. Es su sombra. Porque el hombre no quiere estar atado a una relación monógama y él es el que tiene la libertad de movimiento, el que tiene el dinero, el que tiene la educación y el que tiene todo el poder. Inventó a las prostitutas.

Y destruir a una mujer convirtiéndola en prostituta es el peor crimen que puedas cometer.

Y lo más extraño es que todas las religiones están en contra de la prostitución, a pesar de ser ellas la causa. Todas están a favor del matrimonio y no pueden ver el simple hecho de que la prostitución es una consecuencia del matrimonio.

Ahora el Movimiento de Liberación de la Mujer está tratando de imitar todas las estupideces que el hombre le ha hecho a la mujer. En Londres, en Nueva York, en San Francisco, puedes encontrar hombres prostitutos. Ese es un fenómeno nuevo. Este no es un paso revolucionario, es un paso reaccionario.

El problema es que si no pierdes el control cuando haces el amor, no tendrás una experiencia orgásmica. Así que por lo menos mi gente debería entender que la mujer gemirá, suspirará y gritará. Y es porque todo su cuerpo está involucrado, totalmente involucrado. Tú no necesitas tener miedo de esto. Es una experiencia tremendamente curativa; ella ya no te fastidiará, no te hará constantes reproches, porque toda su energía que se había vuelto malévola, se ha transformado en inmensa alegría. Y no tengas miedo de los vecinos; es su problema si se preocupan por tus gemidos y tus gritos, no es tu problema. Tú no se lo estás impidiendo...

Haz que tu amor sea realmente una fiesta, no lo conviertas una aventura fugaz. Baila, canta, toca música y no permitas que el sexo sea cerebral. El sexo cerebral no es auténtico; el sexo debe ser espontáneo.

Crea la situación. Tu dormitorio debe ser un lugar tan sagrado como un templo. No hagas ninguna otra cosa en él; canta, baila y juega, y si el amor surge por si solo, como algo espontáneo, te sorprenderás enormemente al comprobar que la biología te ha dado un vislumbre de la meditación. Y no te preocupes por la mujer que se está volviendo loca. Ella tiene que volverse loca; todo su cuerpo está en un espacio totalmente diferente.

No puede seguir controlándose, si se controla permanecerá como un cadáver.

Millones de personas están haciendo el amor con cadáveres.

He oído una historia sobre Cleopatra, una de las mujeres más bellas. Cuando murió, de acuerdo con los antiguos ritos egipcios, su cuerpo no se quemó hasta el tercer día. En estos tres días fue violada; un cuerpo muerto. Cuando me enteré de ello, me sorprendí. ¿Qué clase de hombre pudo haberla violado? Pero después pensé que quizá no fuese tan raro. Todos los hombres han reducido a las mujeres a cadáveres, por lo menos mientras hacen el amor.

Cuando los misioneros cristianos llegaron a Oriente, se sorprendieron al darse cuenta que ellos sólo conocían una posición: el hombre encima de la mujer, porque así el hombre tiene más movilidad y la mujer yace debajo de él, como un cadáver.

Que el hombre esté encima es poco civilizado; la mujer es más frágil. Pero la razón por la que los hombres han elegido colocarse encima, es que así pueden mantener a la mujer controlada. Aplastada bajo la bestia, la belleza está controlada. La mujer ni siquiera debe abrir los ojos, eso es cosa de prostitutas. Debe comportarse como una dama. Esta posición, con el hombre sobre ella, es conocida en Oriente, como la posición del misionero.

Se avecina una gran revolución en la relación entre el hombre y la mujer. En los países evolucionados del mundo, se están desarrollando institutos donde te enseñan como amar. Es lamentable que hasta los animales sepan como hacer el amor y que al hombre se le tenga que enseñar. Y en estas enseñanzas, lo fundamental es el juego amoroso, anterior y posterior al sexo mismo. ¡Entonces el amor se convierte en una experiencia tremendamente sagrada!

Deberías abandonar «...el miedo a la intimidad y a perder totalmente el control con un hombre». Deja que el idiota tenga miedo; si quiere asustarse, eso es asunto suyo. Tú deberías ser auténtica y fiel a ti misma. Te estás mintiendo, te estás engañando, te estás destruyendo.

¿Qué hay de malo en que el hombre se asuste y salga corriendo desnudo de la habitación? ¡Cierra la puerta! Deja que todo el vecindario se entere de que este hombre está loco. Pero tú no necesitas controlar tus posibilidades de tener una experiencia orgásmica.

La experiencia orgásmica es una experiencia de fusión y disolución, sin ego ni mente, sin noción del tiempo.

Esto puede desencadenar en tí el deseo de encontrar el modo en que, sin un hombre, sin compañero alguno, puedas dejar la mente, puedas dejar el tiempo y puedas entrar en la alegría orgásmica por tí misma. A ésto yo le llamo auténtica meditación.

No te preocupes, disfruta de todo el juego, diviértete con ello. Si un hombre se aterra, ¡hay millones de hombres! Algún día encontrarás un loco que no se espante.

The Razor´s Edge

(El filo de la navaja)

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: LA CONSPIRACION DEL HOMBRE   Sáb Mayo 07, 2011 3:45 pm

LA CONSPIRACION DEL HOMBRE

¿Por qué me resulta tan difícil ver el valor de mis cualidades femeninas? Hay algo en mí que las juzga como débiles y siente que son incapaces de sobrevivir.

Es la prolongada condena de las cualidades femeninas que ha penetrado profundamente en la sangre y en los huesos de la mujer. Es la conspiración del hombre para sentirse superior a la mujer, lo cual no es cierto.

El hombre es consciente, en lo más hondo de sí, de que la mujer tiene algo que a él le falta. En primer lugar, la mujer le atrae, es bella. Se enamora de la mujer; la mujer es casi como una adicción para él y de ahí surge el problema.

Este sentimiento de dependencia, que todos los hombres sienten, les hace reaccionar de tal manera que tratan de manejar a la mujer como si fuera una esclava, una esclava espiritual. Además el hombre tiene miedo porque ¡ella es tan bonita! Es hermosa no sólo para él, sino para cualquiera que entre en contacto con ella. Así surgen tremendos celos en la mente egoísta y machista del hombre. El ha hecho con la mujer lo que Maquiavelo sugiere a los políticos; el matrimonio es también política. Maquiavelo ha sugerido que la mejor forma de defensa es el ataque. Y el hombre ha puesto en práctica esta idea durante siglos; muchos siglos antes de que Maquiavelo la reconociera y formulara como punto fundamental en todas las esferas políticas. En cualquier lugar donde haya alguna clase de dominación, el ataque es ciertamente la mejor forma de defensa. Defendiéndote, ya estás perdiendo terreno; ya te has aceptado como la parte perdedora. Estás simplemente protegiéndote.

Cientos de invasores llegaron a India, pequeños grupos de invasores que conquistaron este vasto país que es un sub-continente, un mundo en sí mismo. Para el fin de este siglo, un hombre de cada cuatro será indio. Esto es una cuarta parte de la humanidad.

En este país hay libros sagrados como el Manusmriti (*), de 5.000 años de antigüedad, sugierendo que si quieres tener paz en tu casa, es absolutamente necesario darle una buena paliza a la mujer de vez en cuando. Debe ser mantenida casi en prisión. Y así ha vivido, en distintas culturas, en diferentes países, pero su encarcelamiento no ha cambiado. Y todo simplemente porque el hombre quería probar su superioridad... Recuerda, cada vez que quieres probar algo, estás sólo indicando que no eres eso.

La verdadera superioridad no necesita de pruebas, ni de evidencia, ni de testigos, ni de argumentos. La auténtica superioridad es reconocida de inmediato por cualquiera que tenga tan sólo un poco de inteligencia. La verdadera superioridad tiene su propia fuerza magnética.

Debido a que el hombre ha condenado a la mujer -y tuvo que hacerlo para poder controlarla- la ha reducido a una categoría casi infrahumana. ¿Qué clase de miedo lo ha empujado a hacer esto? Es pura paranoia... El hombre compara continuamente y encuentra que la mujer es superior. Por ejemplo, haciendo el amor a una mujer el hombre es muy inferior, porque sólo puede tener un orgasmo a la vez, mientras que una mujer puede tener al menos media docena, una cadena; múltiples orgasmos. El hombre se siente sencillamente desamparado, no puede proporcionar a la mujer estos orgasmos.

Esto ha creado en el mundo una de las mayores desgracias. Como no puede proporcionarle múltiples orgasmos ha tratado de no darle ni siquiera el primer orgasmo... El sabor del orgas-



* N.del T.- El libro de las leyes de Manú.

mo puede crear para él un peligro. Si la mujer sabe qué es el orgasmo, terminará por darse cuenta de que un solo orgasmo no satisface; al contrario, provoca más sed. Pero el hombre ya está exhausto. Lo más astuto, entonces, es impedir sepa que existe algo como el orgasmo.

Es sólo en este siglo que hemos reconocido un cierto estado orgásmico al hacer el amor. Ningún manual sexual, ningún tratado sobre el sexo, escrito en Oriente u Occidente, menciona siquiera la palabra «orgasmo». Parece ser una conspiración. Vatsyayana -el primer hombre en la historia que escribió sobre la energía sexual y que la exploró científicamente- escribió el primer tratado de sexología hace 5.000 años: los Kamasutras o aforismos sobre sexo.

Penetró en el tema lo más profundamente posible, desde todos los ángulos; no pasó por alto ni el más mínimo detalle. Describe ochenta y cuatro posiciones para hacer el amor. No puede ser más perfecto, no es posible encontrar la 85ª posición. Su trabajo ha sido exhaustivo. Pero ni siquiera Vatsyayana menciona el orgasmo. Es simplemente increíble. Un hombre que ha investigado tan profundamente el sexo, no se ha cruzado con la existencia del orgasmo.

No; me da la impresión de que está escondiendo una realidad, y esconder una realidad es un crimen porque se permite que lo falso continúe como si fuera la verdad. Y no es un simple hecho referido a la geografía o a la química; es lo más importante de la vida humana.

La experiencia del orgasmo, no sólo te proporciona el placer supremo que puede experimentar el cuerpo, sino que te proporciona también la certeza de que esto no es todo. Abre una puerta. Te hace consciente de que has estado mirando hacia fuera innecesariamente. Tu verdadero tesoro está dentro de tí.

La meditación ha sido descubierta por gente que ha gozado de profundas experiencias orgásmicas. La meditación es un subproducto de la experiencia orgásmica. No hay otra forma de encontrar la meditación. El orgasmo te introduce de forma natural a un estado de meditación: el tiempo se detiene, el pensamiento desaparece, el ego no está más. Eres pura energía. Por primera vez comprendes que no eres el cuerpo y tampoco la mente; eres algo que trasciende a ambos: una energía consciente.

Y una vez que entras en la dimensión de la energía consciente, comienzas a tener las experiencias más hermosas de la vida, las más luminosas, las más poéticas, las más creativas. Por un lado, te dan satisfacción y alegría en lo que concierne al cuerpo, a la mente y al mundo. Y por el otro, crean un inmenso y divino descontento, porque la experiencia que has tenido es importante, pero esta misma experiencia te da la certeza, sin razón alguna, de que más allá de ésta ha de haber mayores experiencias.

Antes de conocer algo del orgasmo, nunca habías ni soñado con él. Ahora lo conoces. Esto será un incentivo para que busques e investigues. ¿Hay algo más jugoso, más delicioso, más psicodélico que lo que puede ser experimentado con cualquier droga psicodélica?

Esta búsqueda condujo al hombre a la meditación.

Fue una simple comprensión de lo que es la experiencia orgásmica.

¿Qué es lo que ocurre? El tiempo se detiene, el pensamiento desaparece. Ya hay sentimiento de «yo». Hay un sentimiento de «ser», puro, existencial, sin ego incorporado a él. «Yo», «mí», «mío», todo ha quedado atrás. Esto te da la clave para la meditación. Si consigues trascender el tiempo, trascender la mente, entrarás en el espacio orgásmico solo, sin necesidad de una mujer o un hombre. Para ser exacto, la meditación es un orgasmo no sexual.

Pero durante siglos, media humanidad no ha conocido el orgasmo. Y porque la mujer no ha conocido el orgasmo, no pienses que el hombre ha estado en mejor posición. Al no provocar un orgasmo en la mujer, también él ha perdido su propio orgasmo. Así, la mujer ha perdido algo increíblemente hermoso, algo sagrado en la tierra y el hombre también ha perdido algo.

El orgasmo no es lo único en lo que la mujer es poderosa. En cualquier parte del mundo, la mujer vive cinco años más que el hombre; la expectativa media de vida de la mujer es cinco años mayor que la del hombre. Lo que significa que tiene mayor resistencia, mayor vigor. Las mujeres enferman menos que los hombres. Y aún cuando enferman, se curan con mayor rapidez que los hombres. Esto son datos científicos.

Por cada cien niñas, nacen ciento quince niños. Uno se pregunta, ¿por qué ciento quince? Pero la naturaleza lo sabe mejor. Cuando llegue el momento de casarlos, quince chicos habrán desaparecido. Sólo quedarán cien chicos y cien chicas. Las chicas no mueren tan fácilmente...

Las mujeres enloquecen menos que los hombres. En realidad los hombres se vuelven locos con el doble de frecuencia que ellas. Y aún, pese a todos estos factores establecidos por la ciencia, continua la superstición de que el hombre es más fuerte. Sólo en un aspecto es más fuerte; y éste es que tiene un cuerpo musculoso, es un buen trabajador manual. En cualquier otro terreno siente -y ha sentido durante siglos- un profundo complejo de inferioridad. Para eludir este complejo, la única manera es reducir a la mujer a una posición inferior. Y esta es la única cosa en la que el hombre es más poderoso: en forzar a la mujer. Es más cruel, es más violento y ha obligado a la mujer a aceptar la idea absolutamente falsa de que es débil. Y para probar que la mujer es débil el hombre se ve obligado a condenar todas las cualidades femeninas. Ha de decir que son debilidades y que todas esas cualidades juntas hacen de la mujer un ser débil.

La verdad es que la mujer posee todas las grandes cualidades y cada vez que un hombre se Ilumina alcanza precisamente las cualidades que ha estado condenando en las mujeres. Las cualidades que se consideran débiles son todas las cualidades femeninas. Y lo extraño es que todas las grandes cualidades caen dentro de esta categoría. Lo que queda son sólo las cualidades animales, brutales.

La fuerza tiene muchas dimensiones. El amor tiene su propia fuerza. Por ejemplo: llevar un niño dentro de su seno durante nueve meses requiere fuerza, temple, amor. Ningún hombre podría sobrellevarlo.

Se podría colocar un útero artificial en un hombre -y hoy la tecnología científica ha llegado al punto en que sería implantar un útero de plástico en el hombre, pero no creo que pudiera sobrevivir nueve meses. Ambos se arrojarían al océano.

Es difícil darle vida a otra alma, proveer de un cuerpo a otra alma, darle un cerebro y una mente a otra alma. La mujer comparte con todo el corazón y da al niño todo lo que puede. E incluso, después del nacimiento, no es fácil criar hijos. A mí me parece la cosa más difícil del mundo.

Los astronautas y Edmond Hillary... esta gente tendría que tratar primero de criar hijos. Sólo así podríamos aceptar que han hecho algo escalando el Everest; de lo contrario no tiene sentido. Aunque hayas llegado a la luna y caminado por ella, poco importa; esto no te hace más fuerte.

Un niño, tan vivo, tan volátil, desbordando tanta energía, en pocas horas te agota. Nueve meses en el vientre y luego unos años... Haz la prueba de pasar una sola noche con un bebé pequeño en tu cama. Durante esa noche en tu casa, algo sucederá: o bien el niño te mata, o bien lo matas tú. Lo más probable es que tú lo mates, porque los niños son los seres más odiosos del mundo. Están tan frescos y quieren hacer tantas cosas, y tú estás muerto de cansancio. Quieres dormir y el niño está completamente despierto y quiere hacer toda clase de cosas y quiere tu opinión, y las preguntas... Y si ninguna de estas estrategias funciona, quiere ir al baño. Tiene sed... Tiene hambre a mitad de noche.

No creo que exista un hombre que pueda tolerar un embarazo o criar un niño. Esta es la fuerza de la mujer. Pero es una fuerza diferente. Existe una fuerza destructiva y una fuerza creativa. Hay una fuerza que es de odio y otra fuerza que es de amor.

Amor, confianza, belleza, sinceridad, veracidad, autenticidad..., todas son cualidades femeninas, y son superiores a cualquiera de las cualidades del hombre. Pero todo el pasado ha sido dominado por el hombre y sus cualidades. Naturalmente, en la guerra el amor no sirve, la verdad no sirve, la belleza es inútil, la sensibilidad estética no sirve. En la guerra hace falta un corazón más duro que las piedras. En la guerra sólo se necesita odio, furia, la locura de destruir.

En tres mil años el hombre ha entablado cinco mil guerras. Sí, también esto es fuerza, pero indigna de seres humanos. Es fuerza que deriva de nuestro legado animal. Pertenece al pasado, que ya se ha ido y las cualidades femeninas pertenecen al futuro, que está llegando.

No hace falta que te sientas débil por tus cualidades femeninas. Deberías de estar agradecido a la Existencia por haber recibido como regalo de la naturaleza aquello que el hombre necesita ganar.

El hombre debe aprender a amar. Debe aprender la manera de permitir que el corazón sea el amo y la mente su sirviente obediente. El hombre debe aprender estas cosas; la mujer las trae consigo. Pero condenamos todas estas cualidades y las llamamos debilidades. Aún en los casos en que se eligió a mujeres como individuos extraordinarios, mira lo que eligieron. Se eligió al hombre porque se escogieron las cualidades del hombre que estaban presentes en la mujer.

Por ejemplo, Juana de Arco tenía todas las cualidades de un hombre. La reina de Jhansi, en India, tenía todas las cualidades del hombre. Podía luchar con su espada, podía matar gente sin problemas. Estas son las mujeres que la historia ha elegido y a las que los historiadores han rendido gran tributo.Y no representan a la mujer; en realidad han sido elegidas por esta razón, porque son calcos del hombre.

El Movimiento de Liberación de la Mujer debe aprender algo fundamental: a no imitar al hombre y a no escuchar lo que éstos dicen de las cualidades femeninas y de la personalidad femenina.

Desecha todas las ideas que el hombre ha estado poniendo en tu cabeza.

Desecha también las ideas del Movimiento de Liberación de la Mujer porque te están metiendo tonterías en tu cabeza. Su tontería es que están tratando de probar que el hombre y la mujer son iguales. No lo son, y cuando digo que no son iguales, no trato de decir que alguien es superior y alguien es inferior. Quiero decir que son únicos.

Mujeres son mujeres y hombres son hombres, no es cuestión de comparar. La igualdad está fuera de discusión. No son iguales ni desiguales. Son únicos.

Disfruta de tus cualidades femeninas, haz de ellas poesía. Son la más valiosa herencia de la naturaleza. No las rechaces sólo porque el hombre no las tiene.

Me gustaría que el mundo entero estuviera lleno de cualidades femeninas. Sólo entonces desaparecerían las guerras, sólo así desaparecería el matrimonio, sólo así desaparecerían las naciones. Sólo entonces es posible tener un solo mundo, un mundo amoroso, pacífico, silencioso y bello.

Deja de lado todos los condicionamientos que has recibido del hombre. Encuentra tus propias cualidades y desarróllalas.

Ni tú debes imitar al hombre, ni él debe imitarte. No hace falta ningún conflicto entre ambos, porque tú eres hombre y mujer al mismo tiempo, simultáneamente.

En vez de crear un conflicto, todo mi trabajo es indicarte el camino, la manera de crear toda una orquesta con todas tus cualidades. Así alcanzarás la plenitud como ser humano.

Sermons in Stones

(Sermones en las piedras)

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   Sáb Mayo 07, 2011 3:47 pm

TU ACTITUD MACHISTA HIERE

Odio a las mujeres.

¿Por qué pones a las mujeres en el camino del Tao?

La mujer es lo que el hombre ha hecho de ella. Es un círculo vicioso. La mujer tiene tanta inteligencia como cualquier hombre, porque la inteligencia no tiene relación con las hormonas sexuales. ¿Crees tú que si convirtieras a un Albert Einstein en mujer por medio de la cirugía plástica, perdería su inteligencia? Seguiría siendo Albert Einstein, pero con cuerpo de mujer. La diferencia está únicamente en los cuerpos, la diferencia no es de consciencia, ni de inteligencia.

Pero desgraciadamente, el hombre decidió reprimir a la mujer.

Durante siglos no ha estado claro para los historiadores el porqué tuvo que suceder de esta manera. Pero, las últimas investigaciones psicológicas, aclaran muy bien porqué ocurrió: sucedió porque el hombre siente un profundo complejo de inferioridad respecto a la mujer.

Y la raíz básica de este sentimiento, proviene de la capacidad de la mujer para ser madre. Ella es la fuente de la vida, ella crea la vida. El hombre es incapaz de ello. Este fue el motivo para cortarle las alas de libertad, de educación, a todas las mujeres y confinarlas a un hogar-prisión y reducirlas a una fábrica de reproducción, para que el hombre pueda, así, olvidar su inferioridad.

La mujer tuvo que ser rebajada para que el hombre pudiera sentirse cómodo, para que su ego pudiese sentir que ahora no existe ninguna competencia con la mujer.

La mujer no es la causante de todo su mal genio. La han torturado durante miles de años.

Ninguna sociedad en el mundo la ha aceptado como igual al hombre. Ninguna cultura del pasado le ha dado el mismo respeto que le ha dado al hombre. Al contrario, han tratado de forzarla a una existencia inhumana.

Y la razón de que la mujer no se rebelara contra hechos semejantes es simple: la misma maternidad, una vez más. Durante los nueve meses que está embarazada, se vuelve absolutamente dependiente; particularmente en una sociedad que vive de la caza. Y a propósito, me gustaría recordaros que la sociedad en la que estáis viviendo ahora, en la que existen casas, en la que existen ciudades, es una contribución de la mujer, no del hombre. La casa es la contribución de la mujer.

El hombre cazaba. La mujer quedaba reducida a un pequeño espacio; naturalmente, comenzó a decorarlo, a limpiarlo, a embellecerlo, y así se apegó a él. En una sociedad de cazadores, los nómadas tenían que moverse de un lado a otro... porque cuando la caza no les proporcionaba suficiente alimento tenían que desplazarse hacia donde estuviesen los animales. No podían tener ciudades permanentes, sólo tenían tiendas, no casas.

Y puedes observarlo, cuando un hombre está solo, su casa parece una tienda; no es como una casa. Sin una mujer, sigue siendo una tienda, es un lugar de paso, sólo un techo sin nada sagrado bajo él. Tan pronto como la mujer entra, la tienda comienza a transformarse en casa y finalmente en hogar.

En las sociedades cazadoras, la función de la mujer se reducía a la reproducción; estaba embarazada permanentemente. Ese se volvió su fracaso. No pudo pelear, no pudo rebelarse, tuvo que someterse, tuvo que rendirse y, por supuesto, en contra de su voluntad. Nadie se esclaviza voluntariamente.

Cuando alguien quiere someterse voluntariamente a la esclavitud, no hay problema, pero millones de mujeres han sido forzadas a la esclavitud sin desearlo. Naturalmente ellas tratan de vengarse de formas indirectas...

Tu actitud machista hiere.

Es simplemente una reacción inconsciente y tienes que estar atento a la reacción para que desaparezca. Es indigno de tu parte; está mostrando algo tuyo y no acerca de la mujer. Es tu rabia, es tu odio. Si miraras la historia...

En muchos pueblos, las mujeres no pueden entrar en los templos. En algunas religiones pueden entrar, pero tienen un sector aparte; no es el mismo que el del hombre. En ninguna religión la mujer es aceptada como aspirante del crecimiento supremo de la consciencia. Es indigna, no por alguna razón particular, sino por el simple hecho de ser mujer; su crimen es ser mujer. Y puede evolucionar, pero primero tiene que cumplir una condición: tiene que nacer como hombre.

Estas son formas sutiles de humillación, de apartar a la mujer del mundo del poder, del mundo donde todo está sucediendo. La mujer no es parte de él. Ella no es parte de tus guerras, no es parte de tus negocios, no es parte de tus religiones. La sociedad está hecha por el hombre. Las mujeres están viviendo en una sociedad que no está hecha para ellas, ni por ellas; es una sociedad que no las considera en absoluto.

Tu rabia hacia la mujer es digna de ser observada. Tal vez, tu rabia es realmente contra ti mismo, tu rabia es contra el hombre, por lo que el hombre le ha hecho a la mujer.

Las mujeres han sido víctimas. No puedes enojarte contra ellas. En la casa, el marido es la víctima y puede decirse, sin duda alguna, que todo marido está dominado por su mujer; todo marido inteligente tiene que estarlo; sólo algunos idiotas no pueden estarlo. Pero este es el precio que todo hombre debe pagar, por lo que el género masculino, durante miles de años, ha venido haciendo al género femenino.

Si quieres liberarte de tu ira contra las mujeres, tendrás que hacer una profunda limpieza general en tu interior y ver que la mujer es la víctima. Y, al ser la víctima y no tener formas positivas de resistir, de pelear, ha encontrado formas indirectas: quejas, gritos, pataletas. Simplemente son esfuerzos sin esperanzas. Y, naturalmente, su rabia contra toda la humanidad se centra en un hombre: el marido.

La libertad de la mujer será también la libertad del hombre. El día en que la mujer sea aceptada como igual, con las mismas oportunidades para crecer, el hombre repentinamente se encontrará libre del mal genio que soportó de la mujer. Ya es hora; el hombre ha alcanzado cierto grado de madurez.

Podemos crear un mundo juntos, con hombres y mujeres, compartiendo su mundo interior, sus visiones, sus sueños. Porque son distintos, sus sueños son diferentes. Sus contribuciones a la sociedad serán diferentes. Y si una sociedad puede ser creada con la participación por igual, de hombres y mujeres, esa sociedad será, por primera vez, la sociedad más rica del mundo.

Sermons in Stones

(Sermones en las piedras)

Capítulo 5 (Selecciones), 1987

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: NADIE QUIERE SER USADO   Sáb Mayo 07, 2011 3:48 pm

NADIE QUIERE SER USADO

¿Por qué a las mujeres les gusta mostrarse atractivas cuando, al mismo tiempo, rechazan el deseo sexual del hombre?

En esto existe una estrategia política; a la mujer le gusta ser atractiva porque eso le da poder. Cuanto más atractiva es, más poder tiene sobre el hombre. Y ¿a quién no le gusta ser poderoso? Es por el poder por lo que la gente lucha toda la vida.

¿Por qué deseas dinero? Porque el dinero te da poder. ¿Por qué ambicionas llegar a ser Primer Ministro o Presidente de una Nación? Porque te da poder. ¿Por qué quieres ser un santo? Porque te da poder. La gente va en busca del poder por distintos caminos; a la mujer no se le ha dejado ninguna otra fuente de poder, sólo tiene una salida: su cuerpo. Es por esto que la preocupación constante de la mujer es ser cada vez más y más atractiva.

¿Has observado que la mujer moderna no tiene tanto interés en parecer atractiva? ¿Por qué? Porque está entrando en otros aspectos de la política del poder. La mujer moderna se está liberando de una antigua esclavitud. Lucha contra el hombre por un título en la Universidad, compite en el mercado de valores, compite en la política. No necesita preocuparse demasiado por ser atractiva.

El hombre nunca se ha preocupado mucho por verse atractivo. ¿Por qué? Porque esto se lo dejó enteramente a la mujer. Para la mujer, el ser atractiva, ha sido su única forma de obtener algo de poder. Y como para el hombre han existido tantas otras fuentes de poder, el ser atractivo, le ha parecido un poco afeminado, marica. Eso es sólo para las mujeres.

Esto no ha sido siempre así. En el pasado hubo un tiempo en el que la mujer fue tan libre como el hombre. Y entonces, el hombre sí estuvo interesado en ser tan atractivo como la mujer. Observa a Krishna, sus cuadros,sus hermosas ropas de seda, con toda clase de adornos, con una flauta, con pendientes y con una linda corona de plumas de pavo real. Obsérvalo, ¡se ve tan hermoso! Y esa fue la época en la que, tanto el hombre como la mujer, eran absolutamente libres para hacer lo que quisieran. De pronto, llegó una muy larga y oscura noche en la que la mujer fue reprimida.

Los curas y los mal llamados santos fueron los causantes. Tus santos siempre han temido a la mujer, porque la mujer se ve tan poderosa que puede destruir la santidad del santo en pocos minutos... A causa de estos santos la mujer fue condenada. Tenían miedo de la mujer y debía ser reprimida. Y al reprimir a la mujer, todas las fuentes de bienestar en la vida, de fluidez, fueron también eliminadas. Entonces, sólo quedó una cosa: sus cuerpos.

¿Y quién es que no desea ser poderoso? A menos que entiendas que el poder trae sólo desgracia, que el poder es destructivo y violento; a menos que, a través de la comprensión, tu deseo por el poder desaparezca, ¿cómo no vas a desear ser poderoso?

La mujer sólo mantiene su poder cuando se coloca delante de tí, como un espejismo, nunca disponible y siempre asequible, tan cerca y tan distante. Sólo entonces es poderosa; y si de pronto cae en tu regazo, todo su poder se terminó. Y una vez que has explotado su sexualidad, una vez que la has usado, está perdida, ya no tiene poder sobre ti. Por esto te atrae y se mantiene distante. Te atrae, te provoca, te seduce, y cuando te acercas a ella, simplemente te dice no.

Esto es simple lógica. Si ella te dice sí, la reduces a un mecanismo; la usas. Nadie quiere ser usado. Este es el otro lado de la misma política de poder. Poder significa «capacidad de usar al otro» y cuando alguien te usa a tí, tu poder se termina; eres degradado a la impotencia.

Ninguna mujer quiere ser usada. Y has estado haciéndolo durante años. El amor se ha convertido en algo muy feo. Debería ser lo más glorioso, pero no lo es; porque el hombre ha estado usando a la mujer y la mujer está resentida y, naturalmente, se resiste. No quiere ser reducida a un objeto. Esta es la razón por la que ves a los maridos mover la cola cuando están con sus esposas, y las esposas en una actitud tal, como si estuvieran por encima de todas estas estupideces, en una actitud de «más santos que el Papa». Las esposas continúan pretendiendo que no están interesadas en el sexo, en este sucio sexo, pero tienen tanto interés como tú, sólo que su problema es que no pueden demostrarlo porque de otra manera tú inmediatamente las dejas sin poder; comienzas a usarlas.

Es por esto que están interesadas en cualquier otra cosa, como por ejemplo en ser muy atractivas para tí y luego rechazarte. Este es el goce del poder: arrastrarte Y eres arrastrado, casi como si fueses tirado por cuerdas y después te dice «no», y te quedas absolutamente inerme. Y sigues moviendo la cola como un perro; entonces la mujer goza. Esto es horrible. No debería ser así. Es una situación desagradable porque el amor ha sido reducido a un juego de poder y esto debe cambiar.

Tenemos que crear una nueva humanidad y un mundo nuevo, donde el amor no sea un asunto de poder. Aparta por lo menos al amor del juego del poder. Deja allí el dinero, deja allí la política, déjalo todo allí, pero rescata el amor. El amor es inmensamente valioso, no lo conviertas en una baratija. Pero esto es lo que ha sucedido.

La mujer trata de ser hermosa por todos los medios posibles; al menos, de parecer hermosa. Y una vez que eres atraído por sus encantos, comienza a escapar de ti. Y éste es todo su juego. Si tú comienzas a escapar de ella, te buscará y se acercará a tí, y en el momento en que tú comiences a perseguirla otra vez, ella se escapará. ¡Este es su juego! Esto no es amor; esto es inhumano. Pero es lo que está sucediendo; es lo que ha estado sucediendo siempre, durante años. ¡Cuidado!

Por lo menos en mi comuna esto tiene que desaparecer. Toda persona posee una gran dignidad, y nadie puede ser reducido a una mercancía. Se debe respetar al hombre, respetar a la mujer; todos son divinos.

Y olvídate de la anticuada idea de que es el hombre el que le hace el amor a la mujer; eso es estúpido. Esto hace pensar que es el hombre el activo en la pareja y que la mujer está ahí sólo como alguien a quien hay que hacerle algo. Incluso, en la forma de expresarlo es el hombre el que hace el amor, es el hombre el activo en la pareja y es la mujer la que está ahí en receptiva pasividad. Pero esto no es cierto. Ambos están haciendo el amor, ambos son activos, ambos son participantes, y la mujer lo es a su manera... Su participación es su receptividad y en ella es tan activa como el hombre.

Y no pienses que sólo tú haces algo por la mujer, también ella está haciendo algo por tí; ambos estáis haciendo algo inmensamente valioso entre los dos. Ambos estáis compartiendo vuestras energías, ambos estáis ofreciéndoos a vosotros mismos en el templo del amor, en el templo del dios del amor. Es el dios del amor el que os ha poseído a ambos. Es un momento sagrado, estás caminando en un territorio sagrado. Sólo entonces habrá una cualidad totalmente diferente en el comportamiento de la gente.

Es bueno ser hermoso; es horrible parecer hermoso. Es agradable ser atractivo, pero no lo es arreglárselas para ser atractivo. Este arreglo es astucia. La gente, por naturaleza, es hermosa; no hay necesidad de maquillarse. Todo maquillaje es feo, te hace mucho más fea. La belleza está en la simplicidad, en la inocencia, en ser natural, espontánea. Y si eres hermosa, no uses tu belleza como poder político; eso es profanarla, eso es un sacrilegio.

La belleza es un don de Dios. Compártela y no la uses como una forma de poder, de poseer al otro. Tu amor se convertirá así en oración y tu belleza será una ofrenda a Dios.

Philosophia Perennis

(Filosofía Perenne)

Volumen IV, capítulo 4, 1981

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: SIN LIBERTAD, EL AMOR SE MUERE   Sáb Mayo 07, 2011 3:50 pm

SIN LIBERTAD, EL AMOR SE MUERE

¿Es posible estar casado y ser libre al mismo tiempo?

Es difícil, pero no imposible; sólo es necesario un poco de comprensión.

Hay que reconocer algunas verdades básicas. La primera es que nadie nació para otra persona. La segunda es que nadie está aquí para satisfacer tus ideales acerca de cómo ha de ser él. Y la tercera es que tú eres el dueño de tu propio amor y puedes darlo tanto como quieras, pero no puedes exigir el amor de otra persona porque nadie es un esclavo. Si estos simples hechos son entendidos, entonces no importa si estás casado o eres soltero, puedes estar junto a otro respetando el espacio de cada uno y no interviniendo en la individualidad del otro.

El matrimonio, de hecho, es una institución caduca. No es bueno, en primer lugar, vivir en una institución. Toda institución es destructiva. El matrimonio ha destruido casi todas las posibilidades de felicidad para millones de personas, y todo por cosas inútiles.En primer lugar, el matrimonio, la ceremonia matrimonial, es algo falso.

Puedes ser libre si no tomas el matrimonio en serio. Si lo tomas seriamente, entonces la libertad es imposible. Tómalo como un juego, porque es un juego. Ten un poco de sentido del humor; éste es un papel que estás desempeñando en el escenario de la vida, pero no es algo que pertenece a la Existencia, no es real en modo alguno; es una ficción. Pero la gente es tan estúpida que vive las mentiras como realidades.

He visto personas leyendo novelas con lágrimas en los ojos; porque en las novelas las cosas son muy trágicas. Es una buena idea que en los cines se esté a oscuras, porque así todos pueden disfrutar de la película, pueden reir, llorar, estar tristes o estar felices. De haber luz, sería más difícil, ¿qué pensarían los demás? Saben perfectamente que no hay nadie detrás de la pantalla, que está vacía, que es sólo la proyección de una película. Pero lo olvidan completamente. Lo mismo ocurre con nuestras vidas. Muchas cosas que simplemente se han de tomar con humor, se toman demasiado seriamente, y de esta seriedad surgen todos nuestros problemas.

En primer lugar, ¿por qué tienes que casarte? Parte de tus derechos básicos es amar a alguien y vivir con él. Puedes vivir con alguien, puedes amar a alguien.

El matrimonio no se establece en el cielo, se establece aquí a través de los hábiles curas. Si quieres jugar el juego de la sociedad y no quieres quedarte solo y desconectado, deja claro con tu esposa o con tu marido que este matrimonio es sólo un juego; nunca lo tomes seriamente. Yo seguiré tan independiente como antes del matrimonio. Y tú seguirás tan independiente como antes del matrimonio. Nunca intervendré en tu vida como tú tampoco en la mía; viviremos como dos amigos compartiendo nuestras alegrías, compartiendo nuestra libertad, pero no siendo una carga mutua.

Y en el momento en que sintamos que la primavera se ha ido, que la luna de miel se terminó, seremos lo suficientemente honestos como para no seguir pretendiendo esconderlo, sino que nos diremos que nos amamos mucho y que estamos agradecidos el uno al otro para siempre, y que los recuerdos de ese amor los mantendremos en la memoria, en nuestros sueños dorados, pero que la primavera se terminó. Nuestros caminos habrán llegado a un punto donde debemos separarnos pese al dolor que sintamos, porque el vivir juntos entonces no significará que nos amemos. Si te amo, te dejaré en el momento en que vea que el amor se ha convertido en un tormento para tí. Y, si tú me amas, me dejarás cuando veas que tu amor está creándome una prisión.

El amor es el más alto valor en la vida. No debe ser reducido a rituales estúpidos.

Y el amor y la libertad van juntos; no puedes elegir a uno y dejar el otro. El hombre que conoce la libertad está lleno de amor, y el hombre que conoce el amor está siempre dispuesto a dar libertad. Si no puedes darle libertad a la persona que amas, ¿a quién puedes darla entonces? Dar libertad no es otra cosa que confiar.

La libertad es una expresión del amor.

Así, estés casado o no, recuerda: todos los matrimonios son una farsa, son sólo conveniencias sociales. El propósito no debiera ser encarcelarte y amarrarte al otro; el propósito debería ser ayudarte a crecer juntos. Pero el crecimiento necesita libertad. Y en el pasado todas las culturas olvidaron que sin libertad, el amor se muere.

The Rebellious Spirit

(El Espíritu Rebelde)

Sesión 8 (Selecciones), 1987

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   Sáb Mayo 07, 2011 3:51 pm

SOLO LAS COSAS PUEDEN SER POSEIDAS

Por favor habla sobre la maternidad.

Convertirse en madre es una de las responsabilidades más grandes del mundo. Hay gran cantidad de gente en los divanes de los psiquiatras y en los manicomios y muchos locos fuera de los manicomios. Si profundizas en la neurosis de la humanidad encontrarás siempre a la madre, porque muchísimas mujeres quieren ser madres, pero no saben como serlo. Una vez que la relación entre la madre y el hijo se deteriora, toda la vida del hijo se arruina, porque éste es su primer contacto con el mundo, su primera relación. Todo lo demás será la continuación de esto. Y si el primer paso se dio mal, toda la vida sale mal.

Una debería convertirse en madre conscientemente. Estás aceptando una de las responsabilidades más grandes que un ser humano pueda aceptar. Los hombres son un poco más libres en este sentido porque no pueden tener la responsabilidad de convertirse en madres. Las mujeres tienen más responsabilidad. Así que conviértete en madre, pero no des por sentado que por el solo hecho de ser mujer, una es necesariamente madre; esto es una falacia. La maternidad es un gran arte; tienes que aprenderlo. ¡Así que empieza a aprender de que se trata!

Quisiera decirte algunas cosas.

Primero: nunca trates al niño como tuyo; nunca lo poseas. El niño viene a través de tí, pero no es tuyo. Dios sólo te ha usado como vehículo, como medio, pero el niño no es tu posesión. Amale, pero nunca le poseas. Si la madre empieza a poseer al niño, le destruye la vida. El niño empieza a convertirse en un prisionero. Estás destruyendo su personalidad y le estás reduciendo a una cosa. Sólo una cosa puede ser poseída: una casa puede ser poseída, un coche puede ser poseído, nunca una persona. Así que ésta es la primera lección; prepárate para ella. Antes de que el niño llegue, tú deberías ser capaz de recibirle como a un ser independiente, como a una persona, por su propio derecho, no por ser sólo tu hijo.

Y lo segundo: trata al niño como tratarías a un adulto. Nunca trates a un niño como a un niño; trátale con profundo respeto. Dios te ha elegido como anfitrión, Dios ha entrado en tu ser como invitado. El niño es muy frágil, indefenso. Es muy difícil respetarle. Es muy fácil humillarle. La humillación resulta fácil porque el niño es indefenso y no puede hacer nada, no puede desquitarse, no puede reaccionar.

Trata al niño como a un adulto y con gran respeto. Cuando respetas al niño, no tratas de imponerle tus ideas. No tratas de imponerle nada. Simplemente le das libertad, libertad de explorar el mundo. Le ayudas a ser cada vez más capaz de explorar el mundo, pero nunca le das órdenes. Le das energía, le das protección, le das seguridad, todo lo que necesita, pero le ayudas a alejarse de tí para explorar el mundo.Y por supuesto que la libertad incluye lo malo. Es muy difícil para una madre aprender que cuando se da libertad al niño, no es sólo libertad para hacer lo bueno; es necesariamente libertad para hacer lo malo, para equivocarse. Así que haz al niño alerta, inteligente, pero nunca le des ningún mandamiento; nadie los cumple y la gente se vuelve hipócrita. Por lo tanto, si realmente amas al niño, debes recordar una cosa: nunca, nunca le ayudes, ni le obligues a convertirse en un hipócrita.

Y lo tercero: no le hagas caso a la moralidad, no escuches a la religión, no escuches a la cultura; escucha a la naturaleza. Todo lo que es natural, es bueno, incluso aunque a veces te resulta difícil, muy incómodo... porque no has sido criado de acuerdo con la naturaleza. Tus padres no te criaron con verdadero arte, amor. Sólo fue algo accidental. No repitas los mismos errores. Te sentirás incómodo muchas veces...

Por ejemplo: un niño pequeño empieza a jugar con sus órganos sexuales. La tendencia natural de la madre es interrumpir al niño porque a ella le han enseñado que esto está mal. Aún si ella siente que no hay nada malo en ello, si hay alguien presente, se siente algo avergonzada. ¡Avergüénzate! Ese es tu problema, eso no tiene nada que ver con el niño. Siéntete avergonzada. Aunque pierdas tu respetabilidad ante la sociedad, piérdela, pero nunca interfieras con lo que hace el niño. Deja que la naturaleza siga su propio curso. Tú estás aquí para facilitar todo lo que la naturaleza está revelando. No has de dirigir la naturaleza; solamente has de estar ahí como una ayuda.

Así que recuerda estas tres cosas... y empieza a meditar. Antes de que el niño nazca, deberías ahondar tan profundamente como te sea posible en la meditación.

Cuando el niño está en tu seno, todo lo que haces llega a él como una vibración. Si estás enojada, tu vientre está tenso de ira. El niño inmediatamente lo siente. Cuando estás triste, tu vientre está inmerso en una atmósfera de tristeza. En seguida el niño se siente atontado, deprimido. El niño depende totalmente de tí. Cualquiera que sea tu estado de ánimo, es el mismo estado de ánimo del niño. El niño todavía no tiene independencia. Tu clima es su clima. Así que deja de pelear; no más ira. Por eso digo que ser madre es una gran responsabilidad. Tú tendrás que sacrificar mucho...

Si desde el principio los conflictos, la furia, el odio, entran en la mente del niño, le estás provocando un infierno, sufrirá. Entonces es mejor no traer un niño al mundo. ¿Por qué traerle al sufrimiento? El mundo es un tremendo sufrimiento.

En primer lugar, traer un niño a este mundo, es un asunto muy arriesgado. Pero incluso si es esto lo que quieres, por lo menos trae a un niño que sea totalmente diferente en este mundo, que no sea desgraciado, que por lo menos ayude a que el mundo sea más alegre. Tendría que traer algo más de alegría al mundo... un poco más de risas, amor y vida.

God is not for sale

(Dios no está en venta), 1978

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   Sáb Mayo 07, 2011 3:54 pm

EL MIEDO Y LA FASCINACION VAN JUNTOS

¿Qué piensas tú de la actitud de los sacerdotes y profetas respecto a la mujer?

Esta gente, que creemos son los mensajeros de Dios y que han estado enseñando la compasión y el amor, nunca consideraron a las mujeres como seres humanos.

Nacieron de las mujeres y, sin embargo, todos han demostrado una repulsiva falta de respeto al género femenino. La razón es muy clara. Es ésta: tienen miedo. Tienes miedo y al mismo tiempo estás fascinado; ésta es una verdad psicológica. El miedo y la fascinación coexisten. De hecho, el miedo es el «subproducto» de la fascinación.

Están fascinados, lo cual es natural. No hay nada de malo en ello, es absolutamente humano. Pero si ellos quisieran ser un Mesías... tendrían que cumplir todos los requisitos propuestos por la tradición, y todas las tradiciones fueron hechas por el hombre. Hasta ahora hemos vivido en una sociedad hecha por el hombre en la que la mujer no ha sido tomada en cuenta para nada.

Confucio, cuyo pensamiento ha influido en toda China, cree que la mujer no tiene alma, que es sólo un cuerpo; matar a la mujer no es un delito. Así que durante miles de años en China, si alguien mataba a su mujer, no era un crimen. Era algo así como romper tu silla, tus muebles, o cualquier otra pertenencia; es tuya, la posees, es de tu propiedad. Exactamente así se consideraba a la mujer: eres el dueño, puedes matarla. No había en China ninguna ley que impidiera a un marido matar a su esposa; tampoco había ningún castigo, porque la mujer era sólo una cosa, no un ser.

Y se piensa que Confucio era uno de los hombres más sabios del mundo. Ahora bien ¿qué clase de sabiduría es ésta? El es fundador del confucianismo, pero todo lo que Confucio ha hecho es confundir la mente humana; nada más.

Todas las religiones temen a las mujeres, porque todas las religiones temen al sexo.

Toda religión es represora del sexo, está en contra del sexo. Naturalmente, es un «subproducto» el que cada religión tenga que ir contra la mujer, que la mujer haya de ser condenada. Si condenas el sexo, estás obligado a condenar a la mujer. Si respetas a la mujer, respetarás, consecuentemente el sexo como algo natural.

¿Por qué esta gente está en contra del sexo? Difieren en todas sus actitudes, excepto en lo que al sexo se refiere. Sobre sexo, todas las religiones están de acuerdo; éste parece el único tema en que coinciden. Así que es tremendamente importante que profundicemos en el fenómeno de este miedo y sus causas. Temen al sexo porque es la energía más poderosa del ser humano, la llamada más poderosa de la naturaleza y la biología. No hay modo de destruirlo.

Puedes condenar y reprimir el sexo o puedes comprenderlo y transformarlo. Pero lo segundo es un camino largo y arduo que necesita una tremenda inteligencia y consciencia, porque, en ti, el sexo es una fuerza inconsciente. Cada célula de tu cuerpo está hecha de él, vibra con él. Tu mente consciente no es nada comparada con la energía sexual inconsciente; de ahí el miedo a que el inconsciente pueda tomar posesión de tí en cualquier momento. Reprimirlo parece más fácil. En primer lugar, la represión no necesita inteligencia; cualquier idiota puede hacerlo y, es más, sólo los idiotas lo hacen.

Me ha sorprendido que cientos de monjes en la India, de distintas religiones, repriman todos, su sexualidad. Mi sorpresa fue que, cuanto más reprimen su sexualidad, más estúpidos se vuelven. Exactamente en la misma proporción. Reprimir la naturaleza es un esfuerzo tan estúpido que, por supuesto, tiene que destruir tu inteligencia. He encontrado a esta gente muy insulsa. Hablaba con ellos y veía que no oían nada; sus ojos parecen casi muertos, sus cuerpos estaban encogido. Se les ve feos. Han estado en contra del sexo y por eso están en contra de la mujer.

Los jainos creen que nadie puede liberarse siendo mujer, sólo el hombre puede liberarse, puede alcanzar lo supremo.La palabra con que lo denominan es moksha, pero éste sólo puede lograrse con un cuerpo masculino, no con un cuerpo de mujer. ¿Qué tiene de malo el cuerpo de una mujer? No hay ninguna diferencia. La única diferencia es fisiológica, y esto tampoco es una gran diferencia; no es una diferencia sustancial.

Los órganos sexuales masculinos cuelgan en el exterior y los órganos sexuales de la mujer cuelgan por dentro; ésta es la única diferencia. Simplemente vuelve tu bolsillo hacia afuera y déjalo colgando; el bolsillo se vuelve masculino. Ahora vuélvelo a su posición original, y se vuelve femenino. ¿Y a esto le llamas tú una diferencia? Es el mismo bolsillo.

Los jainos dicen que la mujer está condenada a causa de su cuerpo femenino. Primero tiene que convertirse en hombre. Así que las monjas jainas no se esfuerzan por liberarse; se esfuerzan en renacer como hombres en su próxima encarnación. Entonces trabajarán para alcanzar la Liberación. Para ellas hay un escalón más que para el hombre. No se aplica en este caso lo de «Primero las damas».

En la historia de los jainos, hay una mujer que debe de haber sido una mujer de un tremendo coraje e inteligencia y una rebelde; se rebeló en contra de toda esta idea. Su nombre era Mallibhai. Simplemente se rebeló contra toda esa idea. Dijo: «Esto es sólo una idea creada por el hombre». Por cierto, debe de haber sido una mujer muy carismática para llegar a ser una monja jaina. Ella no se iba a hacer monja, porque la meta de las monjas era convertirse en un hombre en la próxima vida; se hizo monje jaina. A una monja jaina se le permite usar ropa, no debe andar desnuda; esta etapa le llegará en la otra vida, ¡si es que lo consigue!

Pero esta mujer, Mallibhai, es una rebelde excepcional. He buscado por todo el mundo y no encuentro a otra mujer con su misma rebeldía. Se hizo monje. Se despojó de su ropa y les dijo a los jainos: «Yo soy una monje y estoy luchando por la Liberación y no me importa nada lo que vuestras escrituras dicen». Fue ciertamente carismática, y satisfacía todos los requisitos prescritos para un tirthankara, por lo que los jainos tuvieron que aceptarla como tal.

Pero le jugaron una mala pasada. Cuando ella murió, le cambiaron el nombre, Mallibhai. «Bhai» significa mujer; lo transformaron en Mallinath; «nath» significa hombre. Así que, si lees la historia, no encontrarás entre los veinticuatro tirthankaras a ninguna mujer, porque no la llaman por su nombre, Mallibhai, sino Mallinath. Han engañado a todo el mundo y continúan con este viejo truco. Una mujer logró probar que era un engaño, y la prueba de una mujer es suficiente para las demás. Pero los astutos sacerdotes, le cambiaron el nombre cuando murió. No sólo le cambiaron su nombre cuando murió, sino que también cambiaron su estatua. La que está en los templos es la estatua de un hombre; en los templos jainos hay veinticuatro estatuas de tirthankaras, ¡todas hombres!

Yo acostumbraba a ir a los templos jainos y preguntaba: «¿Quién es Mallibhai?» Y el sacerdote comenzaba a temblar, y me contestaba, «¡Eh...! ¿Mallibhai? ¿Tú eres jaino?»

Yo les decía, «No, no soy jaino, pero tampoco soy un machista. ¿Cuál de estos veinticuatro es Mallibhai?» Entonces, él me lo enseñaba. Pero luego yo le decía: «Esta es la estatua de un hombre; los órganos sexuales le cuelgan por afuera». Pronto se dieron cuenta... así que cada vez que iba a un templo jaino, me decían: «El templo está cerrado. Tú tienes prohibida la entrada».

Es un mundo machista. Todos los avataras hindús son hombres; no se acepta ni a una sola mujer. No porque no haya habido mujeres de mucha más envergadura, de más poder que estos pretendidos avataras, pero no fueron admitidas sólo por ser mujeres, puesto que éste es un mundo de hombres.

Un musulmán puede casarse con cuatro mujeres, se lo permite el Corán. A una mujer no se le permite casarse con cuatro hombres. Ahora bien, esto es injusto. Una mujer no puede entrar en una mezquita musulmana, tiene que rezar fuera. Ella es sucia sólo por ser mujer. Ni siquiera tiene derecho a rezar dentro de la mezquita. En las sinagogas, hay un lugar aparte para las mujeres; están separadas del hombre, no pueden sentarse junto a él. A lo sumo tiene un lugar detrás o en el balcón.

Esto me recuerda una historia, no sé si es cierta o no.

Cuando Golda Meier era Primer Ministro de Israel, Indira Ghandi, entonces Primer Ministro de la India, visitó Israel. Quiso ir a una sinagoga y contemplar el ritual judío, observar sus costumbres. Así que Golda Meier la llevó y se sentaron en el balcón. Indira Ghandi le preguntó a Golda Meier: «¿Es una regla de la sinagoga que solamente los Primeros Ministros se sienten en el balcón?», pues ambas eran mujeres. Golda Meier no quiso revelarle que la tradición judía mantiene segregadas a las mujeres. Pero Indira Ghandi pensó: «Este lugar especial nos lo han dado por ser Primer Ministro». En efecto, les dieron un lugar especial, pero no por ser Primer Ministros; fue por ser dos mujeres. Aún siendo Primer Ministro, no importa; una mujer es una mujer.

The Rajneesh Bible

(La Biblia de Rajneesh)

Volumen I, capítulo 6 (Selecciones), 1985

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   Sáb Mayo 07, 2011 3:55 pm

SIN CONTROL DE NATALIDAD, SIN ABORTO: SUICIDIO GLOBAL


¿Por qué la Iglesia está tan en contra del control de la natalidad y del aborto?


La política es un juego de números. ¿Cuántos cristianos tienes en el mundo? Esta es tu fuerza. Cuantos más cristianos existan, mayor es el poder que los curas cristianos, los sacerdotes, tienen en sus manos. Ellos no tienen interés en redimir a nadie, sólo les interesa el aumento de la población. Lo que la cristiandad ha estado haciendo continuamente es emitir órdenes desde el Vaticano contra el control de la natalidad, diciendo que es pecado usar métodos contraceptivos, es pecado creer en el aborto, propagarlo o legalizarlo. ¿Crees que están interesados en el niño que va a nacer? A ellos no les interesa; no tienen nada que ver con estos niños. Persiguen sus intereses sabiendo perfectamente bien que si el aborto no se practica, que si los métodos de control de la natalidad no se usan, toda esta humanidad cometerá un suicidio global. Y el día no está tan lejos como para que no puedas verlo. En sólo quince años la población del mundo será tal que será imposible sobrevivir.

El Vaticano recientemente lanzó un largo mensaje a la humanidad, ciento treinta y nueve páginas, diciendo: «El aborto es pecado, el control de la natalidad es pecado». Bien, en ninguna parte en la Biblia se dice que el aborto es pecado. En ninguna parte en la Biblia el control de la natalidad es un pecado, porque no es necesario ningún control de natalidad . De cada diez niños, nueve morían. Esa era la proporción, y en la India, hasta hace treinta o cuarenta años, de diez niños sólo uno sobrevivía. Esto estaba bien porque la población no era muy numerosa y demasiado pesada para los recursos de la tierra. Aún en la India, sin mencionar los países desarrollados, de cada diez niños, sólo uno muere.

Así, por un lado, la ciencia médica sigue ayudando a la supervivencia de la gente; por el otro, la cristiandad sigue abriendo hospitales y distribuyendo medicinas, y la Madre Teresa está siempre ahí, para elogiarte, y el Papa para bendecirte... Existen toda clase de Asociaciones... incluso muy preocupadas por la Unión Soviética. En Armenia hay una Asociación cristiana llamada «Evangélicos Clandestinos», que trabaja en los países comunistas distribuyendo biblias gratuitamente, para propagar estas estúpidas ideas de que el aborto y el control de la natalidad son pecado. Rusia, sin embargo, no está muriéndose de hambre; no son ricos, pero no se mueren de hambre. Por lo menos dejadlos solos, ¡por favor! Y es debido al control de la natalidad que no se están muriendo de hambre. Si se les prohibiera, si el aborto fuera ilegal, Rusia estaría en la misma posición que Etiopía. Entonces, la Madre Teresa estaría muy contenta. Los Evangelistas Clandestinos saldrían a la luz y sería la gran oportunidad para convertir a la gente al cristianismo.

The Rajneesh Bible

La Biblia Rajneesh

Volumen III, Capítulo 18 (Selecciones), 1985

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   Sáb Mayo 07, 2011 3:58 pm

LA MUJER ESTA HERIDA EN LO MAS PROFUNDO DE SU SER


En El Profeta, de Kahlil Gibran, una mujer le pide a Almustafá que hable acerca del dolor.

¿Puedes hacer un comentario sobre este párrafo?

«Y una mujer dijo: «Háblanos sobre el dolor»

Y Almustafá dijo:

«Tu dolor es la ruptura de la coraza que encierra

tu entendimiento.

Así como el hueso de la fruta debe romperse para que su corazón pueda exponerse

al sol, así debes tú conocer el dolor.

Y si puedes mantener tu corazón maravillado

frente a los milagros cotidianos de la vida,

tu pena no te parecerá menos maravillosa que tu alegría.

Y aceptarás las estaciones de tu corazón,

del mismo modo que siempre has aceptado las estaciones que recorren tus campos.

Y contemplarás entonces, serenamente, a través de los

inviernos de tu pena.

La mayor parte de tu dolor, lo has elegido tú mismo.

Es la amarga poción con la que el médico sana

tu ser enfermo.

Por lo tanto, confía en el médico,

y bebe su medicina, tranquilamente y en silencio.

Porque su mano, aunque pesada y dura,

es guiada por la tierna mano de lo Invisible.

Y la copa que él trae,

aunque queme tus labios,

ha sido moldeada con la arcilla

que el Alfarero ha humedecido

con Sus propias y sagradas lágrimas».

Parece ser muy difícil, aún para un hombre del calibre de Kahlil Gibran, olvidar la actitud machista, profundamente arraigada en él.

Digo ésto, porque las declaraciones que Almustafá hace son correctas de algún modo, pero aun así les falta algo muy esencial. Almustafá olvida que la pregunta la plantea una mujer y su respuesta es muy general, se aplica tanto a hombres como a mujeres. Pero la verdad es que el dolor y el sufrimiento que la mujer ha pasado en este mundo es mil veces mayor que el que el hombre jamás conoció.

Por eso digo que Almustafá está contestando la pregunta, pero no a la persona que pregunta. Y, a no ser que responda a la persona que pregunta, la respuesta sigue siendo superficial, aunque parezca profunda.

La respuesta parece ser académica, filosófica. No tiene la comprensión de lo que el hombre ha hecho a la mujer, y no es asunto de un día... sino de miles de años. El ni siquiera lo menciona. Por el contrario, continúa haciendo lo mismo que han estado haciendo los sacerdotes y los políticos: dar consuelo. Detrás de bonitas palabras no hay nada más que consuelos, y el consuelo no puede ser un sustituto de la verdad.

«Y una mujer habló...» ¿No es extraño que en toda una multitud, no hubiese ni un hombre que preguntase sobre el dolor? ¿Es esto una casualidad? No, absolutamente no. Es muy significativo que sea una mujer la que hace esta pregunta: «Háblanos del dolor...», porque sólo la mujer sabe cuántas heridas ha ido acarreando, cuánta esclavitud física, mental y espiritual ha sufrido y sigue sufriendo.

La mujer está herida en lo más profundo de su ser. Ningún hombre conoce cuán profundo puede ser el dolor, ni como destruye tu dignidad, tu orgullo, tu propia humanidad.

Almustafá dice: «Tu dolor es la ruptura de la coraza que aprisiona tu entendimiento». Una declaración muy pobre...

«Así como el hueso del fruto debe quebrarse para que su corazón se exponga al sol, también tú debes conocer el dolor». Odio esta declaración. Está apoyando la idea de que debes experimentar dolor. Es un axioma, pero no una verdad. Es un hecho, la semilla tiene que pasar un gran sufrimiento, porque sin que muera en ese sufrimiento, jamás nacerá el árbol; el espeso follaje y la belleza de las flores no podrían existir. Pero, ¿quién recuerda la semilla y su coraje al morir para que nazca lo desconocido?

Todo el conocimiento, todos los condicionamientos, el proceso completo de tu crianza, tu educación, la sociedad y la civilización en que naciste y creciste, todos ellos constituyen la coraza que te mantiene a ti y a tu entendimiento aprisionados.

La gente lo leerá como quien lee ficción o poesía y nunca nadie tomará en cuenta que ha leído la palabra «coraza», la cual contiene todo tu pasado. Y, a menos que estés dispuesto a desconectarte de tu pasado, habrá dolor. Es tu pasado, no es tan sencillo sacártelo de encima. No es como la ropa que te puedes cambiar, es como despojarse de la propia piel. Pero sin pasar a través de este dolor, no hay posibilidad de comprensión alguna.

Esto es verdad tanto para hombres como para mujeres. Pero es más verdadero cuando se aplica a las mujeres, porque todo el pasado ha sido creado por el macho. La hembra ha sido simplemente una sombra, algo no muy substancial. Todas las encarnaciones hindúes de Dios son hombres. Es tan sorprendente y chocante que puedan aceptar animales como encarnaciones de Dios, pero que ni siquiera una sola mujer haya sido aceptada como tal.

La mujer ha sido totalmente ignorada; no se la ha tomado en cuenta para nada. Ella constituye la mitad de la humanidad y durante miles de años no ha tenido derecho a votar.

En China se creía que las mujeres no tenían alma, así que el asunto del dolor ni siquiera se planteaba. Si destruyes tus muebles ¿crees que sufrirán muchísimo? ¿Crees que tendrán dolor? Si golpeas la mesa, ¿crees que habrá lágrimas?

En la India... Gautama el Buda es hombre; sus discípulos más importantes -Mahakashyap, Sariputta, Moggalayam- son todos hombres. ¿No había ni una sola mujer que pudiera haber sido elevada al mismo estado de consciencia? Pero el mismo Gautama el Buda estaba negando la iniciación a las mujeres. Ellas pertenecen a una especie subhumana, más que a la humanidad. ¿Por qué preocuparse por ellas? Dejemos que primero lleguen a ser hombres.

La posición de Gautama el Buda es que el hombre es la intersección desde la que puedes ir a cualquier parte, a la Iluminación, a la última Liberación, pero la mujer no es mencionada en absoluto. No es una intersección, sino una calle oscura a la que ningún municipio puso nunca luces. No va a ninguna parte. El hombre es una super autopista. Así que, primero hagamos que la mujer entre en esta gran autopista, esperemos a que se convierta en hombre, que nazca en el cuerpo de un hombre; sólo entonces tendrá alguna posibilidad de Iluminarse.

Dice Almustafá: «...así, debes tú conocer el dolor», pero ¿para qué? Si la mujer no puede Iluminarse, ¿por qué tendría que sufrir el dolor? No es oro, que, pasando a través del fuego, se vaya a purificar.

«Y si puedes mantener tu corazón maravillado frente a los milagros cotidianos de la vida, tu pena no te parecerá menos maravillosa que tu alegría...» Es verdad, pero algunas veces la verdad puede ser muy peligrosa, una espada de doble filo. Por un lado te protege y por el otro te destruye. Es verdad que si mantienes el asombro en tus ojos, te sorprenderás al descubrir que aún el dolor tiene su propia dulzura, su milagro, su propio deleite. No es menos maravilloso que la misma alegría.

Pero lo extraño del caso es que la mujer se parece más al niño, se maravilla más que el hombre. El hombre siempre persigue el conocimiento ¿Y qué es el conocimiento? El conocimiento es sólo un medio para deshacerse de esta capacidad de asombrarse, de maravillarse. Todo lo que la ciencia hace, es tratar de desmitificar la Existencia. Es un hecho muy simple el que, a medida que sabes más, te maravillas menos.

Pero Almustafá no menciona el hecho de que las mujeres siempre permanecen más próximas al niño que los hombres. Este es un aspecto de su belleza, de su inocencia; ellas no saben. Los hombres nunca han permitido que ellas sepan nada. Saben pequeñas cosas, como manejar la casa y la cocina, cuidar los niños y al marido, pero éstas no son las cosas que podrían impedir... Estos no son los grandes conocimientos; pueden dejarse de lado muy fácilmente.

Por eso, siempre que una mujer ha venido a escucharme, me ha oído más profundamente, más íntimamente, más amorosamente. Pero cuando un hombre me oye por primera vez, se resiste, está alerta, temeroso de ser influenciado, herido si sus conocimientos no son avalados. O, si es muy astuto, sigue interpretando cualquier cosa que diga de acuerdo con sus propias ideas. Y luego dirá: «Yo ya lo sabía, no es ninguna novedad».

Esta es una medida para proteger su ego, para proteger la dura coraza; y a menos que la coraza se rompa y te encuentres maravillado como un niño, no hay ninguna posibilidad de que jamás accedas a ese espacio conocido como el alma: tu verdadero ser.

Esta ha sido mi experiencia en todo el mundo, que la mujer escucha; y puedes ver el brillo asombrado de sus ojos. No es superficial, sus raíces están en lo más profundo de su corazón.

Pero Kahlil Gibrán no menciona esto, a pesar de que la pregunta está hecha por una mujer. En realidad el hombre es tan cobarde que tiene miedo de hacer preguntas, porque tu pregunta prueba tu ignorancia. Hallarás que las mejores preguntas de El Profeta son las planteadas por mujeres: sobre el amor, el matrimonio, los niños, sobre el dolor. Auténticas, reales, no acerca de Dios, o sobre algún sistema filosófico, sino acerca de la vida misma. Puede ser que no parezcan, a simple vista, grandes preguntas, pero son realmente las preguntas más importantes y la persona que las pueda responder habrá entrado en un mundo nuevo.

Pero Almustafá responde como si la pregunta hubiera sido hecha por cualquiera, X, Y, Z; no le responde a quien pregunta. Y mi enseñanza es que siempre la verdadera pregunta es aquél que pregunta. ¿Por qué surgió de una mujer y no de un hombre? Porque la mujer ha sufrido la esclavitud, la mujer ha sufrido la humillación, la mujer ha sufrido la dependencia económica, y ,sobre todo, ha sufrido un estado de permanente embarazo durante siglos. Ha vivido en el dolor; dolor y más dolor.

El niño que crece dentro de ella no le permite comer; constantemente siente ganas de vomitar. Y cuando el niño crece hasta alcanzar los nueve meses, su nacimiento es casi la muerte de la madre. Aún no se ha liberado de este embarazo cuando el marido ya está listo para dejarla de nuevo embarazada. Pareciera que su única función fuese la de ser una fábrica para producir multitudes.

Y a todo eso, ¿cuál es la función del hombre? El no participa de su dolor. Ella sufre durante nueve meses, sufre en el parto y ¿qué hace el hombre? Simplemente usa a la mujer como un objeto para satisfacer su lujuria y sexualidad. No le importan en absoluto las consecuencias que tendrá esto para ella, y aún así, sigue diciéndole: «Te amo». Si realmente la hubiese amado, el mundo no estaría superpoblado. Su palabra «amor» está completamente vacía de contenido; la ha tratado como se trata al ganado.

«Y aceptarás las estaciones de tu corazón del mismo modo que siempre has aceptado las estaciones que recorren tus campos...».

Verdad, y sin embargo no verdad del todo. Verdad, si te olvidas del que hace la pregunta, pero no es verdad si tomas en cuenta al que pregunta.

Sólo como exposición filosófica, es verdad: «Y aceptarás las estaciones de tu corazón...» A veces hay placer y a veces hay dolor y a veces sólo hay indiferencia, no es dolor ni placer. El dice, «Si aceptas las estaciones de tu corazón, del mismo modo como has aceptado las estaciones que recorren tus campos...».

Superficialmente, es verdad. La total aceptación te da paz, cierta calma. No estás muy preocupado, sabes que esto también pasará. Pero en lo que a la mujer concierne sí que hay una diferencia. Ella vive constantemente en una estación: dolor y más dolor. Las estaciones no cambian de verano a invierno... o a época de lluvia. La vida de la mujer es realmente dura.

El ochenta por ciento de la población de la India vive en aldeas, donde se puede ver la realidad de la dureza que sufre la mujer. Durante siglos ha sufrido esta vida dura, y la estación no cambia. Si observas este hecho, esta declaración se vuelve antirevolucionaria. Esta declaración entonces se convierte en un consuelo: «Acepta la esclavitud del hombre, acepta su tortura».

La mujer ha vivido en una situación de inmenso dolor y, sin embargo, Almustafá olvida completamente a quién está haciendo la pregunta. Es posible aceptar un cambio de estaciones, pero no diez mil años de esclavitud. La estación no cambia...

La mujer necesita rebelión, no aceptación.

El hombre es el animal más lujurioso de la tierra. Todo animal tiene una época en la que se interesa por la hembra. A veces la época es de sólo algunas semanas, a veces un mes o dos meses, y después olvida todo lo relacionado con el sexo por el resto del año; olvida todo lo relacionado con la procreación. Es por eso que no llegan a una situación de superpoblación. Sólo el hombre es sexual durante todo el año.

Y estás pidiendo que la mujer acepte el dolor.

Yo no puedo pedir a mi gente que acepte el dolor, un dolor que es impuesto por otros. Necesitas una revolución.

«Y contemplarás entonces, serenamente, a través de los inviernos de tu pena». ¿Por qué? Si podemos cambiarlo; ¿por qué deberíamos sólo observar? Observa sólo aquello que es natural, sé testigo de ello. Pero esto es astucia poética, bonitas palabras: «Y contempla serenamente...». Y ¿qué diríamos sobre Kahlil Gibrán pegando a su propia esposa? «¡Contempla serenamente!».

Observa serenamente todo lo que es natural y rebélate contra todo sufrimiento que sea impuesto por los demás. Ya sea un hombre o una mujer, sea tu padre o tu madre, el cura o el profesor, sea el gobierno o la sociedad. ¡Rebélate! A menos que tengas un espíritu rebelde, no estarás vivo en el sentido verdadero de la palabra.

«Muchas de tus penas tú las has escogido...» Esto es verdad. Todas tus miserias, todos tus dolores, en gran parte no están impuestos por los otros. Contra aquello que te han impuesto los demás, rebélate. Pero lo que tú has elegido, tíralo. Pero deja atrás, abandona aquello que tú mismo has elegido. No es necesario contemplarlo. Sólo la comprensión de que: «Yo me lo he impuesto a mí mismo», es suficiente. ¡Arrójalo afuera! Deja que otros lo observen; tú, ¡arrójalo afuera! Al ver que tú te deshaces de ello, es posible que ellos también comprendan: «¿Por qué sufrir innecesariamente?; los vecinos están desembarazándose de su pesar».

Tu ambición, tus celos, tu ira, tu codicia, todo ello trae dolor. Y los eliges tú mismo.

«Es la amarga poción con la cual el médico sana tu ser enfermo». Otra vez te consuela. No hace una distinción clara entre aquellas penas que te son impuestas por otros -¡rebélate contra éstas!- y aquellas penas que son naturales: obsérvalas, y obsérvalas con serenidad, porque son la amarga medicina con la que el médico en tí, la naturaleza, cura tu ser enfermo.

«Por lo tanto, confía en el médico, y bebe su medicina, tranquilamente y en silencio...» Pero recuerda que se refiere al médico, no a tu marido, o al gobierno. Ellos te imponen dolor, no para curarte, sino para destruirte, aplastarte, porque cuanto más destruida estés, con más facilidad puedes ser dominada; no hay más temor de que por tu parte surja la rebelión. Así que recuerda quién es el médico. La naturaleza cura, el tiempo cura; simplemente espera, observa. Pero ten muy claro qué es natural y qué es artificial.

Todo lo que es natural, todo lo que existe, contra lo que no hay rebelión posible... entonces no te sientas desgraciado, entonces acéptalo con gratitud. Es la mano invisible de lo Divino que quiere curarte, que quiere traerte a un estado de consciencia más alto. Pero ceder ante cualquier cosa que no sea natural, cualquier esclavitud, es destruir tu propia alma. Es mejor morir que vivir como un esclavo.

El Mesías

Volumen II, 21 de Enero de 1987 (Selecciones)

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   Sáb Mayo 07, 2011 4:00 pm

UN ESCLAVO NO PUEDE SER UN AMIGO

Nietzsche dice en su libro «Así habló Zarathustra», que la mujer es incapaz de ser una amiga. ¿Puedes comentarlo?

La amistad ha sido uno de los temas más ignorados por la mayoría de los filósofos. Tal vez demos por sentado que entendemos su significado; de ahí que sigamos ignorando su profundidad y sus posibilidades de crecimiento, sus diferentes matices y distintos significados.

Lo más importante es recordar esto: uno necesita amigos porque somos incapaces de estar solos. Y en tanto que uno necesite amigos no puede ser verdaderamente un amigo, porque la necesidad reduce al otro a la condición de objeto. Sólo el hombre que es capaz de estar solo, es capaz también de ser un amigo. Pero en ese caso, no es producto de su necesidad, sino de la dicha; no surge del hambre, ni de la sed, sino de la abundancia de su amor que quiere compartir.

Cuando existe una amistad así, no debería llamarse amistad, porque ha adquirido una dimensión totalmente nueva: Yo la llamo «amigabilidad». Ha ido más allá de una relación... porque todas las relaciones son, de una forma u otra, ligaduras. Te hacen esclavo y esclavizan al otro. «Amigabilidad» es simplemente la dicha de compartir sin ninguna condición, sin expectativas, sin desear nada a cambio, ni siquiera gratitud.

La «amigabilidad» es la forma más pura del amor.

No es una necesidad, no es una exigencia.

Es pura abundancia, es éxtasis desbordante.

Zarathustra dice: «Nuestra fe en los demás tan solo delata nuestro deseo de confiar en nosotros mismos».

El hombre que cree en los demás es el hombre que tiene miedo de creer en sí mismo. Cristianos, hindúes, musulmanes, comunistas, budistas,... nadie tiene suficiente coraje como para confiar en su propio ser. El cree en los otros y cree en aquellos que creen en él. Es realmente ridículo; tu amigo te necesita, teme su propia soledad; tú le necesitas porque tienes miedo de tu soledad. Ambos tenéis miedo de la soledad. ¿Piensas que estando juntos desaparecerá la soledad? Será simplemente redoblada, o quizás multiplicada, de ahí que todas las relaciones te lleven a sufrir más, a tener más angustia.

Nadie puede colmar tu vacío.

Tienes que enfrentar tu vacío.

Tienes que vivirlo, tienes que aceptarlo. Y en esta aceptación se esconde una gran revolución, una gran revelación.

En el momento que aceptas tu soledad, tu vacío, su misma cualidad cambia. Se convierte justamente en su opuesto, se vuelve abundancia, plenitud, un desbordamiento de energía y dicha. Si tu confianza surge de este desbordamiento, tiene sentido; si tu «amigabilidad» surge, será significativa; si tu amor surge ya no será solamente una palabra, sino tu mismo corazón.

El deseo de tener fe en alguien sólo revela una cosa: eres demasiado pobre, estás demasiado vacío, demasiado inconsciente. Y éste no es el modo de cambiar tu situación; esto sólo lleva a falsos consuelos.

No es consuelo lo que te hace falta; necesitas una revolución, necesitas una transformación de tu ser. Tienes que llegar a un acuerdo contigo mismo. Este es el primer paso para tener la verdadera confianza, la verdadera amistad, el verdadero amor. De otro modo tus relaciones afectivas, de amor, de amistad, de fe, no serán más que traiciones. Estás demostrando y afirmando que estás vacío, que eres indigno, que no mereces nada.

Si no puedes amarte a ti mismo, ¿quién te amará?

Si no puedes ser tu propio amigo, ¿quién será tu amigo?

Si no puedes confiar en ti mismo, ¿quién confiará en ti?

Zarathustra dijo: «Tú mismo eres un esclavo, pero pretendes ser el salvador de tu amigo». Y lo mismo es cierto acerca de tus mal llamados redentores. Ellos mismos no están salvados y sin embargo están listos para redimir a todo el mundo... Aún a finales del siglo veinte, millones de personas siguen creyendo que lo único que necesitan es creer en Jesús, que él es el único hijo de Dios, y que pueden seguir haciendo lo que quieran; serán salvados. ¡Demasiado fácil! Sólo necesitan creer.

La primera noche que fui encarcelado en América... el otro prisionero de mi celda, debía de ser un cristiano muy piadoso. Tenía la Biblia en su cama y se arrodillaba muy devotamente en el suelo poniendo la cabeza sobre ella. Y un poco más arriba había toda clase de fotografías pornográficas, recortadas de revistas; había empapelado con ellas toda la pared. Yo miraba todo esto y cuando terminó sus oraciones, le pregunté: «¿Quién puso ahí todas estas fotos? ¡Son realmente bonitas!».

«Lo hice yo. ¿Te gustan?», me contestó.

Le dije: «Son preciosas. Yo también soy un hombre piadoso».

Sospechó un poco cuando le dije: «Yo también soy un hombre piadoso».

Y preguntó: «¿Qué quieres decir con eso?»

Le dije: «¿Puedes ver la contradicción? Estás rezando a Dios, con la cabeza en la Biblia, arrodillado en el suelo y esperando la salvación...»

«Por supuesto que seré salvado. Soy creyente, creo en Dios y creo en Jesucristo», contestó.

Y le dije: «¿Y estas fotos pornográficas?»

«No importa», dijo, «Cuando crees en Jesús, tú estás salvado».

Yo le dije: «¡Ah! quizás es por eso... ¿Cuántas veces has estado en la cárcel?».

«Esta es sólo la cuarta vez», me contestó.

Y «¿qué clase de delitos has cometido?»

«De todo tipo, pero siempre rezo por la mañana, y por la noche, cárcel o no cárcel. Lo demás no tiene importancia; mi fe en Jesús es absoluta y El no puede ir en contra de su promesa».

Le dije: «¿Tienes alguna garantía? Porque si no aparece el día del Juicio Final, lo vas a pasar fatal. Si aparecen todas estas chicas desnudas y dicen: es nuestro seguidor. Todos los días, mañana y noche se arrodillaba frente a nosotras...».

Me miró. Estaba enojado y dijo: «¡Parece que tú no eres cristiano!».

«Yo soy cristiano; ¿por qué sino iba a preocuparme por ti? Pero tú estás postrándote frente a estas chicas desnudas, fotografiadas en posturas obscenas y pornográficas. Todas estas chicas se te aparecerán en el día del Juicio Final y yo estaré ahí como testigo, recuérdalo».

El dijo: «¡Dios mío! He oído hablar de tí. Te vi en televisión, y dicen, quizás con razón, que eres un hombre peligroso. Perdóname pero no menciones estas fotografías en el día del Juicio Final».

«Entonces, quítalas» le dije.

«Esto es más difícil. No puedo estar rezando las veinticuatro horas del día y esta es mi única diversión, recortarlas de las revistas y pegarlas en la pared... Además, yo no soy el único que lo hace, todas las celdas en la cárcel están llenas de fotos pornográficas. La cárcel provee todas estas revistas a los presos y al mismo tiempo nos dan Biblias».

Al día siguiente cuando vino el carcelero, le pregunté: «Les dáis a estos pobres internos, ambas cosas, Biblias y pornografía. ¿No veis en eso una contradicción?»

El respondió: «Nadie nos había hecho notar esta contradicción antes».

«¿Necesitáis que alguien os la muestre?», le dije. «¿No podéis verla solos?».

Me respondió: «Venga conmigo a mi oficina. Allí podemos discutirlo, no frente a los presos; usted puede provocarlos».

«Yo no les estoy sublevando contra la Biblia, les estoy provocando contra estas horribles fotografías pegadas en las paredes. Y usted que ronda diariamente y ve lo que pasa, se queda callado. A usted también le denunciaré a la prensa cuando salga de aquí»:

«¡No haga esto!» contestó él.

Respondí: «Es lo mismo que me dijo el preso, `No hagas esto en el Juicio Final´».

Hay gente que no es consciente de su profunda tendencia a ser esclavos. Quieren ser esclavizados porque mientras son esclavos toda la responsabilidad pasa a ser de quienes los esclavizan. A menos que estés listo para asumir toda la responsabilidad de tu vida, algo en ti siempre querrá la esclavitud, porque sólo el esclavo está libre de toda responsabilidad. Pero, un esclavo no puede ser un amigo; él está buscando un amo, no un amigo. Y lo mismo es cierto por parte del otro... porque lo que estás buscando son esclavos, no estás buscando amigos. Y nadie que tenga dignidad aceptará ser esclavizado en nombre de la amistad.

Zarathustra dice: «En la mujer hay siempre escondidas una esclava y una tirana».

Toda responsabilidad recae sobre el hombre. Esto no lo menciona Zarathustra. Tal vez todavía él piensa en sí mismo, como si fuera un hombre nada más; no ha trascendido la dualidad de hombre y mujer. Habla de la mujer desde el punto de vista del hombre; por lo tanto, no se hace responsable.

Por lo demás, mucho de lo que hay de malo en la mujer es por culpa del hombre... El hombre la ha obligado. Ha hecho de ella casi una muñeca, un objeto de adorno. No la ha respetado con el mismo respeto que pide para él. La ha obligado a ser espiritualmente una esclava y, naturalmente, ha existido en la mujer, durante miles de años, un ardiente deseo de venganza.

Este deseo se manifiesta en pequeños detalles: tortura al marido, se queja y refunfuña continuamente. Pero quiero que recordéis que la responsabilidad es del hombre. A la mujer no se le ha dado libertad. Se ha hecho de ella una esclava y ella quiere liberarse de esa esclavitud, pero se han cortado todos los puentes a su alrededor.

No le has permitido que se eduque, no le has dejado desenvolverse libremente en la sociedad, no le has permitido tener independencia económica... y la has mantenido constantemente embarazada.

La has usado. No la has respetado como un ser humano merece. Naturalmente, hay deseos de venganza.

Ella se venga a su manera: te tortura y te hace la vida imposible, un infierno. Tú has hecho de su vida un infierno; ella hace de la tuya un infierno. Tu estilo y el suyo son diferentes, pero el resultado final es que ambos vivíis en un infierno.

La mujer no está capacitada para la amistad, porque no es libre; su individualidad no es reconocida, su independencia no es respetada. ¿Cómo puede ser una amiga?

Y si ni siquiera conoce la amistad. ¿Cómo puede conocer el amor? Sólo conoce la injuria. Y odia al hombre por eso mismo, porque conoce perfectamente el sentido de esas dulces palabras, «amorcito», «cariño» y «te quiero», que no son otra cosa que preámbulos de la lujuria. Y naturalmente ella reacciona a su manera, le duele la cabeza. Tú la estás llamado «amorcito» y «cariñito» y ella te está diciendo que tiene dolor de cabeza.

Tiene su propio estilo para torturarte; tú la has torturado demasiado.

Así y todo, el amor de la mujer es lo más receptivo en ella. Su lógica ha sido destruida por el hombre; su inteligencia ha sido dañada por el hombre, sólo su amor... A pesar de que durante siglos se han hecho todos los esfuerzos imaginables para que ella siga siendo solamente un instrumento útil para satisfacer la sexualidad del hombre, su amor permanece intacto.

Pero el problema es éste: es muy difícil, incluso para hombres como Gautama Buda y Zarathustra, elevarse más allá de su género masculino. La mujer continúa siendo inferior, ajena a las alturas del hombre... Ella sigue abajo, en alguna zona oscura de los valles.

Si algo vivo queda en la mujer, a pesar de la continua violencia del hombre contra ella, es su amor. Su amor está en sus ojos, su amor está en todo su ser.

Y ésta es la única esperanza para la liberación de la mujer. Esa es la única esperanza para que la mujer logre, por primera vez en la historia, su dignidad, su singularidad, su crecimiento espiritual. No son en absoluto diferentes a los hombres. Zarathustra dice: «Y, en el luminoso amor de la mujer, también existen el ataque inesperado y el rayo; la noche junto a la luz».

Nuevamente, la responsabilidad es del hombre. Un hombre y una mujer pueden estar en paz sólo cuando su igualdad y su singularidad se convierten en un fenómeno reconocido y aceptado. Sólo entonces puede florecer la amistad. Entonces la noche y el ataque inesperado desaparecen.

El hombre casi ha vuelto loca a la mujer. Es un gran milagro que sobreviva inmersa en una sociedad en la que las religiones han sido creadas por los hombres, en la que los gobiernos han sido creados por hombres; todas las leyes fueron hechas por los hombres,todas las sociedades fueron concebidas por y para hombres, así como los sistemas educativos. ¿Cómo ha sobrevivido la mujer? Es un milagro.

A mi entender, este milagro ha sido posible gracias a su amor. A pesar de que el hombre la ha maltratado, le ha seguido amando. A pesar de haber sido encadenada y esclavizada, ha continuado siendo madre, hermana, amante e hija.

Su supervivencia frente a tantos atropellos de su personalidad, sólo es posible porque la Existencia la necesita más que al hombre. La Existencia ha protegido a la mujer porque la mujer es la madre de donde toda la vida fluye. A través de su amor la vida aún sigue cantando, sigue bailando aún y todavía queda algo de belleza y algo de gracia en el mundo.

Las mujeres constituyen la mitad de la población. Si son liberadas, si se les devuelven sus derechos básicos, finalmente ocurrirá la tremenda metamorfosis que es absolutamente necesaria.

A la mujer no se le ha permitido contribuir en otra forma más que con niños. Sin embargo puede contribuir en mucho y la calidad de su contribución será totalmente diferente. Tendrá más belleza, será más vital, tendrá más amor, será más jugosa.

Zarathusthra: Un dios que puede bailar

31 de Marzo de 1987 (Selecciones)

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   Sáb Mayo 07, 2011 4:02 pm

EL TANTRA NUNCA HA SIDO MACHISTA

¿Qué es el Tantra?

Lo fundamental del Tantra es que es muy radical, revolucionario, rebelde. Su visión básica del mundo es que el mundo no está dividido en lo inferior y lo superior, sino que el mundo es un todo. Lo superior y lo inferior van de la mano. Lo superior incluye lo inferior y lo inferior incluye lo superior. Lo superior está escondido en lo inferior, por lo que lo inferioro no debe ser negado, condenado, destruido o asesinado. Lo inferior tiene que ser transformado.

El veneno y el néctar son dos aspectos de una misma energía. Así también lo es la vida y la muerte; así es todo: el día y la noche, el amor y el odio, el sexo y la superconsciencia.

El Tantra dice: Nunca condenes nada, la actitud de condena es una actitud estúpida, porque condenando algo te estás negando a ti mismo la posibilidad de poderlo aprovechar si hubieras desarrollado lo inferior. No condenes el fango porque el loto está escondido en el fango; usa el fango para producir el loto. Por supuesto el fango no es aún el loto, pero puede llegar a serlo. Y la persona creativa, la persona religiosa, ayudará al fango a desprender su loto, para que el loto pueda ser liberado del fango.

El fundador de la visión tántrica es Saraha. El Tantra es tremendamente importante, especialmente en este momento de la historia humana, ya que un hombre nuevo está esforzándose por nacer, una nueva consciencia está llamando a la puerta. Y el futuro será del Tantra debido a que las actitudes duales no pueden seguir limitando la mente humana.

Durante siglos han tratado de hacerlo y han convertido al hombre en un ser inválido y con sentido de culpabilidad. No han liberado al hombre, lo han hecho prisionero. Tampoco lo han convertido en un ser alegre, sino en un ser muy miserable. Lo han condenado todo, desde la comida al sexo, desde la relación de pareja a la amistad. Se condena el amor, se condena el cuerpo, se condena la mente. No te han dejado ni un solo centímetro donde puedas afirmarte, te han quitado todo. Y el hombre se ha quedado sin apoyos, simplemente sin nigún apoyo. Este estado del hombre no puede tolerarse más. El Tantra puede darte una nueva perspectiva.

Quizás nunca hayas escuchado el nombre de Saraha, pero él es uno de los más grandes benefactores de la humanidad. Fue el hijo de un erudito brahmin que estaba en la corte del Rey Mahapala. El rey estaba dispuesto a darle su propia hija a Saraha, pero el quería renunciar a todo, quería ser un sanyasin, y se convirtió en discípulo de Sri Kirti.

Un día mientras Saraha meditaba, tuvo una súbita visión. Había una mujer en el mercado que sería su verdadero Maestro. Sri Kirti lo había puesto en el camino, pero la verdadera enseñanza vendría de una mujer. Esto también debe ser entendido. Sólo el Tantra nunca ha sido machista. De hecho, para entrar en el Tantra necesitarás de la colaboración de una mujer sabia, sin ella no serás capaz de entrar en el complejo mundo del Tantra.

El tuvo una visión: una mujer en el mercado. En primer lugar, una mujer. Segundo, en el mercado. El Tantra florece en el mercado, en la vida corriente. No es una actitud de negación; es de una apertura absoluta... Saraha fue al mercado. Quedó sorprendido; realmente encontró a la mujer de su visión. La mujer estaba tallando una flecha; era una arquera.

Lo tercero que debe ser recordado del Tantra es que, mientras más culta, más civilizada sea la persona, menos posibilidades tiene de una transformación tántrica. Una persona es mucho más viva cuanto más primitiva y menos civilizada es. Cuanto más civilizado eres, más te conviertes en algo plástico; te vuelves artificial y demasiado cultivado, pierdes tus raíces en la tierra. Temes al mundo lleno de barro. Empiezas a vivir alejado del mundo y finges no ser de este mundo. El Tantra dice que para encontrar a la auténtica persona, tendrás que ir a las raíces.

Una mujer arquera es una mujer de baja casta social y para Saraha, un brahmin erudito, famoso, el cual había pertenecido a la corte del rey, el ir a una arquera es simbólico.

El erudito debe ir hacia lo vital.

El plástico debe ir hacia lo real.

El vio a esta mujer, una mujer joven, muy viva, radiante de vida, tallando el eje de una flecha, sin mirar ni a la derecha ni a la izquierda, totalmente absorta en construir la flecha. Inmediatamente Saraha sintió algo extraordinario en su presencia, algo que él nunca había sentido. Hasta su Maestro Sri Kirti, palidecería ante la presencia de esta mujer. Algo muy fresco, algo de la fuente misma...

Saraha observó cuidadosamente. La flecha lista, la mujer con un ojo cerrado y el otro abierto, asumiendo la postura de apuntar a un blanco invisible. Saraha se acercó aún más. Ahora no había blancode pronto; ella sólo posaba. Había cerrado un ojo, el otro lo tenía abierto y estaba apuntando a un blanco desconocido, invisible, inexistente. Saraha comenzó a percibirr un mensaje. Sintió que la postura era simbólica, pero todo era aún confuso y oscuro. Podía sentir que allí había algo, pero él no podía descifrar qué era. Por lo que le preguntó a la mujer si era una arquera profesional y la mujer lanzó una fuerte carcajada, una risa salvaje y dijo: «¡Tú, brahmin estúpido! has dejado los Vedas, pero ahora estás reverenciando las enseñanzas de Buda, el Dhammapada. ¿De qué te sirve? Cambias tus libros, cambias tu filosofía, pero sigues siendo el mismo hombre estúpido».

Saraha recibió un shock. Nadie le había hablado de esta forma, sólo una mujer inculta podía hablar así. Y la manera en que se reía era muy incivilizada, muy primitiva, pero aún así había algo muy vivo. Se sentía atraído. Ella era un gran imán, y él no era más que un pedazo de hierro.

Y entonces le dijo: «¿Piensas que eres un budista?» -debía de ir con el hábito del monje budista, el hábito amarillo- y rió otra vez. Le dijo: «El significado de Buda sólo se puede conocer a través de la acción, no a través de palabras o a través de libros. ¿Acaso no es suficiente para tí? ¿No estás harto con todo esto? No pierdas más tiempo en esa búsqueda fútil. ¡Ven y sígueme!»

Y algo sucedió, algo parecido a una comunión. Nunca antes se había sentido él así. En ese momento Saraha descubrió el significado espiritual de lo que ella hacía. La vio mirando sólo al centro, ni a la derecha ni a la izquierda.

Por primera vez entendió lo que Buda quería decir con estar en el centro, con evitar los extremos. Inicialmente había sido un filósofo, luego se había convertido en un antifilósofo; de un extremo al otro. Primero adoraba una cosa, luego su opuesto, pero seguía adorando. Te puedes mover de izquierda a derecha, de derecha a izquierda, pero eso no ayuda. El centro es el punto donde sucede la transcendencia.

Saraha por primera vez lo vio efectivamente ahí, incluso ni lo había visto en Sri Kirti. Estaba allí realmente. Y la mujer decía la verdad; le dijo: «Sólo puedes aprender a través de la acción». Y estaba tan profundamente absorta, que ni siquiera miraba a Saraha, que estaba de pie observándola. Estaba absolutamente absorta, era total en la acción. De nuevo éste es un mensaje budista: ser total en la acción es liberarte de la acción.

El Karma se crea porque no estás totalmente en ello. Si lo estás, no deja huella. Haz cualquier cosa plenamente y se completará, no cargarás con ningún lastre psicológico. Haz algo de forma incompleta y te quedará pendiente, inconcluso; es un lastre. Y la mente querrá continuarlo hasta completarlo.

Para la mente es una gran tentación el completar las cosas. Completa cualquier cosa y la mente desaparece. Si continúas haciendo las cosas en forma total, de pronto, un día te encontrarás sin mente. La mente es el pasado acumulado de todas las acciones incompletas.

Quisiste amar a una mujer y no la amaste; ahora la mujer está muerta. Quisiste ir donde tu padre, ser perdonado por todo lo que habías hecho, por todo lo que hiciste que le pudo herido; ahora él está muerto. Permanecerá el lastre. Ahora el fantasma... Ya es irremediable. ¿Qué hacer? ¿a quién ir? y ¿cómo pedir perdón? Tú querías ser bondadoso con un amigo; pero no pudiste porque te cerraste. Ahora el amigo no está y duele. Comienzas a sentir culpa, te arrepientes. Así van sucediendo las cosas.

Haz cualquier cosa totalmente y te liberarás de ella, y no mires hacia atrás. El hombre verdadero nunca mira hacia atrás porque no hay nada que ver, no tiene lastres. Simplemente continúa. Sus ojos no acarrean el pasado, están limpios, su visión no está nublada. En esa claridad uno viene a conocer lo que es la realidad.

Estás muy preocupado por todas tus acciones incompletas; eres como un trasto viejo. Algo incompleto por aquí, algo incompleto por allá. No hay nada completo. ¿Lo has observado? ¿Alguna vez terminaste algo? ¿O está todo incompleto? Y dejas de lado una cosa y comienzas otra, y antes de que se complete empiezas otra. Comienzas a cargarte más y más, esto es el Karma: una acción incompleta.

Sé total... y serás libre.

La mujer estaba totalmente absorta. Por eso es que se veía tan luminosa, tan bella. Era una mujer común, pero su belleza no era de esta tierra. Su belleza venía de su absorción total. Su belleza provenía de no era una extremista. Su belleza provenía de estar en el medio, equilibrada. Del equilibrio surge la gracia.

Por primera vez Saraha encontró una mujer que no sólo era físicamente hermosa, sino que también tenía belleza espiritual. Naturalmente se entregó. La entrega sucedió. Saraha por primera vez comprendió lo que era la meditación al ver como ella se absorbía totalmente en cualquier cosa que hiciera. No es mediante el sentarte por un tiempo determinado y repetir un «Mantra», no es mediante el ir a la iglesia, al templo o a la mezquita, sino que es estando en la vida, haciendo cosas triviales, pero con total absorción, que la profundidad se revela en cada acción.

Entendió por primera vez lo que es la meditación. Había estado meditando, se había esforzado, pero por primera vez la meditación estaba allí, viva. Lo podía sentir. Lo podía palpar. Era algo casi tangible. Y luego recordó que cerrar un ojo, abriendo el otro, es un símbolo, un símbolo budista. De repente se dio cuenta de que la mujer había cerrado un ojo; había cerrado un ojo como símbolo de cerrar el ojo de la razón, de la lógica. Y había abierto el otro ojo, símbolo del amor, de la intuición, del estar alerta. Y entonces recordó la postura. Apuntando al invisible desconocido estamos en el camino de conocer lo desconocido, de conocer aquello que no se puede conocer. Esto es conocimiento real; conocer lo que no se puede conocer, realizar aquello que es irrealizable, lograr aquello que no se puede lograr...

Recordó la postura. Apuntando a lo desconocido, a lo invisible, a lo que no se puede conocer, a la unidad; éste es el blanco. ¿Cómo ser uno con la Existencia? La no dualidad es el blanco, donde el sujeto y el objeto se pierden, donde el «tú» y el «yo» se pierden.

Saraha le dijo: «Tú no eres una arquera común. Te pido perdón hasta por haber pensado que lo eras. Perdóname, lo siento mucho. Tú eres una gran Maestra y he renacido a través de tí. Hasta ayer no era un verdadero brahmin; desde hoy sí lo soy. Eres mi Maestra y mi madre, me has hecho nacer de nuevo; no soy más el mismo».

Un discípulo y un Maestro, es una historia de amor del alma. Saraha había encontrado su compañera del alma. Estaban tremendamente enamorados, era un gran amor, de los que raramente ocurren en la tierra. Ella le enseñó el Tantra. Sólo una mujer puede enseñar el Tantra. Ella tiene estas cualidades afectivas y amorosas. Naturalmente tiene este cuidado, este amor, esta sensibilidad hacia lo suave.

Saraha se convirtió en un tántrico bajo la guia de esta arquera. Dejó de meditar. Un día abandonó los Vedas, las escrituras, el conocimiento; ahora, también la meditación. Los rumores comenzaron a circular por el país: ya no medita. Canta y por supuesto baila, pero ya no medita. Ahora cantar es su meditación. La celebración es toda su vida.

Saraha ya no era serio; el Tantra no lo es. El Tantra es alegre. Sí, es sincero, pero no es serio. Es gozoso. El juego entró en su ser. El Tantra es un juego, ya que el Tantra es una forma altamente evolucionada del amor; el amor es juego. El juego entró en su ser, y a través del juego, nació la verdadera religión.

La Experiencia Tántrica

Capítulo I, (Selecciones), 1978

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   Sáb Mayo 07, 2011 4:15 pm

PREÑADO DE ILUMINACION

Algo me está sucediendo. Una sensación de amplitud, de riqueza y de expansión en la parte superior de mi cuerpo presiona mi garganta. No me amarra, me abraza, y abraza todo y a todos a mi alrededor. ¿Puede el hombre quedar embarazado como la mujer? Esto es como una extraña preñez de la cual nada sé.

Todo gran poeta sabe que cuando la poesía está luchando por salir, uno se siente casi femenino, casi como una matriz en la que la poesía se forma y crece. Lo mismo es cierto en todas las artes creativas, pero es más cierto con los que están meditando, porque están preñados de un Gautama Buda. Van a darse a luz a sí mismos. Es un fenómeno muy misterioso y muy parecido al embarazo de la mujer.

Tu dices: «Algo me está sucediendo, una sensación de amplitud, de riqueza y de expansión». Estos son los síntomas de que tu vida pasada va a desaparecer, y que una nueva vida se está formando dentro de ti. Donde hubo vacío, ahora hay plenitud, donde hubo pobreza... porque todo lo que el hombre desea, quiere, prueba sólo una cosa, que es pobre. Y no puedes encontrar incluso el hombre más rico que no sea pobre en este sentido; puede tenerlo todo y aún así está deseando más. Es un hombre rico-pobre, un pordiosero rico. Tu riqueza está desapareciendo y cierta riqueza está tomando su lugar.

Todos viven una vida oculta, reservada. Debido al miedo, el miedo a exponerse, el miedo a ser vulnerables, el miedo a nuestra propia desnudez, nos escondemos creando muros y muros a nuestro alrededor. Pero al comenzar a meditar, estas paredes comienzan a derrumbarse, porque la consciencia necesita expansión. No puede estar reducida a un lugar demasiado pequeño; incluso todo el cielo es demasiado pequeño para ella.

Estás entrando en una gran transformación; ésta es la transformación por la que todos estáis aquí. Tú dices: «Esto es como una extraña preñez de la cual nada sé». Ahora sabrás más y más sobre ello. ¡Sólo que evita el aborto! Y en cuanto a lo que al hombre concierne y a su creatividad, el control de la natalidad no es necesario. Más y más gente ha de estar en el mismo estado de creatividad...

Existe una profunda base psicológica que tiene que ser entendida. El hombre siempre se ha sentido inferior en comparación con la mujer, porque la mujer puede dar a luz y el hombre no. La mujer puede ser madre, el comienzo de una nueva vida; el hombre no lo puede hacer. Para crear un substituto, el hombre comenzó a buscar las formas por las cuales el también podría ser creativo y productivo. El destruir esa inferioridad era una profunda necesidad espiritual . El ha dado a luz a grandes pinturas, poesías, danzas, fabulosa música; todo son substitutos... Puedes crear una hermosa estatua, pero así y todo está muerta. Puedes crear música grandiosa, pero es efímera; viene con el viento y se va. Quizás puedas crear grandes danzas, pero no pueden ser un niño vivo, un niño sonriente, un niño que ve maravillas, que respira y cuyo corazón late.

Todo tu arte y toda tu creatividad parecen ser un pobre substituto de la mujer. Muchas veces me han preguntado, «¿Por qué las mujeres no son grandes poetas, grandes músicos, grandes pintoras, grandes escultoras?». La razón es que ellas pueden dar a luz a la vida; no sienten ninguna necesidad de crear otra cosa.

Sólo en un punto, en un lugar, el hombre y la mujer se encuentran y a eso le llamo el espacio de meditación, donde el hombre y la mujer son realmente iguales, porque ambos pueden darse vida a sí mismos. Pueden renacer; ambos pueden quedar preñados de Iluminación. Excepto en el espacio de la meditación, el hombre y la mujer son dos especies diferentes. Se encuentran solamente en la meditación profunda. Y a menos que la humanidad entera sea meditativa, el hombre y la mujer seguirán peleándose. Su amor siempre va arriba y abajo, hay momentos de belleza y hay momentos de fealdad, hay momentos de alegría y hay momentos de miseria.

Pero en la meditación, si dos meditadores comparten sus energías, el amor es un fenómeno constante; no cambia. Tiene la cualidad de lo eterno, se hace divino. El encuentro del amor y la meditación, es la experiencia más grande de la vida. Tener amor sin meditación es vivir en problemas, cargado de ansiedad, de angustia, siempre es un torbellino. Hay momentos de silencio, pero este silencio no es más que guerra fría; la preparación para otra guerra. No es más que eso. Obviamente, para preparar otra guerra, tendrás que estar en silencio algunos días, algunos momentos.

Hasta ahora no había sido posible porque todas las religiones han optado por el camino equivocado. Han decidido separar al hombre y a la mujer; han decidido hacerlos enemigos. Y todos están en contra mía porque recalco sólo una cosa en lo que a la meditación se refiere: que no es monopolio de nadie, ni del género masculino ni del femenino. Es el único punto de encuentro donde el hombre no es más hombre y la mujer no es más mujer. Ambos son sólo seres humanos, dioses potenciales, semillas de divinidad.

Ni siquiera el amor en solitario puede hacerlo, porque es demasiado problemático; tampoco la meditación sola lo puede hacer, porque sin amor, la meditación se vuelve como el silencio de los cementerios, de las tumbas. Ya no hay danza, nada florece ya. Sí, hay paz, pero la paz es como la muerte, no está viva. La paz ya no respira, esa paz ya no tiene latidos.

Mi vida entera ha estado dedicada sólo a un simple problema: cómo unir el amor y la meditación, porque sólo con este encuentro, una nueva humanidad es posible. Y sólo en el encuentro del amor y de la meditación, la dualidad del hombre y la mujer, la desigualdad del hombre y la mujer, desaparecen.

El Movimiento de Liberación de la Mujer es un fracaso. No estoy comprometido directamente en la Liberación de la Mujer; estoy preocupado por la liberación de todos, porque si la mujer no se libera, el hombre tampoco será liberado. Funcionan entrelazados, como el carcelero y el encarcelado; están ligados entre sí. Ni el hombre ni la mujer están liberados, ambos viven una esclavitud impuesta por ellos mismos, en la esperanza de que esclavizando al otro, serán libres. Pero el otro tiene sus propios modos para esclavizarle.

Sólo en la meditación, en el silencio, donde el amor florece, existe, sin ninguna pelea, sin lucha, una armonía natural, igualdad, un equilibrio natural. Y si es natural, tiene su propia belleza.

The Rebellious Spirit

(El Espíritu Rebelde)

Sesión 29, 1987, (Selecciones)

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   Sáb Mayo 07, 2011 4:17 pm

¿QUIEN QUIERE SER HOMBRE?

Yo creía que tú lo sabías todo. Pensaba que estar Iluminado es saberlo todo. Pero tú no conoces a las mujeres y no sabes que ellas confían precisamente porque cada una conoce el corazón de las demás. El odio de la mujer hacia las mujeres es un mito inventado por los hombres para mantenerlas desunidas e impotentes.

¿Quién quiere ser hombre?

Osho, estoy totalmente desconcertada. ¿Cómo puedes decir tonterías? Mi mente está al borde de un ataque y también mi corazón. ¿Qué hago?

Me dices: «Yo creí que lo sabías todo». Estás absolutamente equivocada; no sé nada. Si has venido aquí con esa idea, has venido a la persona y al lugar equivocado. ¡Nosotros celebramos la ignorancia! Destruimos todo tipo de conocimiento. Todo nuestro esfuerzo está destinado a devolverte la inocencia, la que tenías antes de nacer. En Zen se la llama «la cara original». La inocencia es intrínseca; el conocimiento te es dado por la sociedad, por la gente que te rodea, por la familia. La inocencia es tuya: el conocimiento siempre es ajeno. Cuanto más erudito eres, menos eres tú mismo. La Iluminación no tiene nada que ver con la erudición. Es liberarse del conocimiento. Es trascender absolutamente lo conocido. Es ir más allá de lo conocido.

Una persona Iluminada es aquella en la que no hay barreras entre ella y la Existencia. El conocimiento es una barrera. El conocimiento te separa de la Existencia; te mantiene separado. El no saber, te une a ella. El amor es una forma de inocencia. La inocencia es un puente. El conocimiento es una pared. ¿Quién ha oído que una persona culta, un erudito, se haya Iluminado? Son los que están más lejos de ella. La Iluminación sólo crece en el terreno de la inocencia.

Inocencia significa asombro infantil; la capacidad de maravillarse. La persona Iluminada es la que continuamente se asombra y se maravilla, porque no sabe nada, así que todo es otra vez un misterio. Cuando tú sabes, las cosas se desmitifican; cuando no sabes, se vuelven a mitificar. Cuanto más sabes, menos asombro hay en tu corazón. Cuanto más sabes, menos sientes la sobrecogedora experiencia del asombro. No conoces el éxtasis. El erudito, la persona llena de conocimiento está tan cargada que no puede bailar, no puede cantar, no puede amar. Para el que está lleno de información, Dios no existe, porque Dios sólo significa prodigio, asombro, maravilla, misterio. Es por esto que con el desarrollo del conocimiento intelectual en el mundo, Dios se ha convertido en algo cada vez más lejano.

Friederich Nietzsche pudo declarar que Dios está muerto a causa de su conocimiento. No hay duda de que fue un gran filósofo y la filosofía tiende a llegar a la conclusión de que Dios no existe, porque Dios simplemente significa lo misterioso, lo milagroso y el intelecto reduce todo milagro a leyes comunes; cada misterio es reducido a fórmulas.

Pregunta a un erudito: «¿Qué es el amor?» y él dirá: «Sólo química, la atracción entre hormonas femeninas y masculinas. No es más importante que un imán atrayendo partículas de hierro. Es lo mismo que la electricidad, negativa y positiva: el hombre y la mujer son bio-electricidad».

De esta forma, todo ha sido destruido. De este modo, todo el amor y toda la poesía y toda la música se reducen a una tontería. El loto es reducido a barro. Y aunque es cierto que el loto nace del barro, el loto no es el barro. No es la suma total de sus partes; es mucho más que la suma de las partes. Ese más es Dios, ese más es poesía, ese más es el amor. Pero la ciencia no tiene lugar para ese «más». La ciencia reduce todo fenómeno a una cosa mecánica. ¿Y sabes lo que quiere decir «ciencia»? «Ciencia» quiere decir conocimiento.

Religión no es conocimiento; es justo su opuesto. Es poesía, es amor. Es básicamente absurdo. Sí, puedes decir que digo tonterías. Pero esta es la belleza.

Tú dices: «Yo pensaba que tú lo sabías todo». Esto es lo que piensas, y yo no estoy aquí para satisfacer todas vuestras ideas. No puedo estar de acuerdo con tus ideas. Tengo más de cien mil discípulos; si tuviese que satisfacer el pensamiento de cada uno de ellos estaría totalmente fragmentado en millones de pedazos. Yo no puedo satisfacer tus ideas sobre mí; ésta es tu equivocación. Y tampoco es demasiado tarde, abandona la idea, si quieres estar aquí conmigo...

Aquí estás con una persona enigmática, una paradoja, una persona que está tratando de transmitiros algo misterioso,algo que no es conocimiento; alguien que trata de verter su experiencia de asombro y maravilla en vuestro ser, algo que es más parecido al vino que al conocimiento; alguien que trata de embriagaros, que trata de convertiros en borrachos. Sí, a la persona racional esto le parecerá una tontería.

Esto es lo que uno de los más importantes pensadores de Occidente, Arthur Koestler, ha escrito sobre el zen. Lo llama: «Todo tontería». Si lo miras racionalmente, lo es, pero, ¿acaso es la razón el único camino para aproximarse a la realidad? Hay otros caminos, mucho más profundos, mucho más íntimos; el del no saber es el más íntimo.

Yo no soy un hombre de conocimiento, aunque use palabras. Ni siquiera soy un hombre de palabras.

«Soy un hombre de pocas palabras. ¿Quieres o no quieres?»

«Tu apartamento o el mío», dijo la joven.

«Mira» dijo él: «Si vamos a armar una gran discusión, ¡olvidemos toda la maldita historia!».

Uso palabras, pero no soy un hombre de palabras. Sólo lo hago por pura necesidad; es por vosotros que tengo que usarlas porque no comprendéis sin palabras. Estoy esperando deseoso el día en que podré abandonar las palabras. Estoy muy cansado... porque las palabras no pueden transmitir lo que yo soy y tengo que seguir tratando de hacer algo que no es posible.

Prepararos rápido para que podamos sentarnos en silencio y escuchemos a los pájaros o al viento en los árboles; sólo sentaos tranquilamente, sin hacer nada; llega la primavera y la hierba crece sola. Este será mi mensaje fundamental y el final de mi trabajo en la Tierra.

Tú dices: «Yo pensaba que estar Iluminado era saberlo todo». Tú no puedes pensar sobre la Iluminación y, cualquier cosa que pienses por fuerza será un error. No tiene nada que ver con conocimiento; es un estado de ser.

«Pero tú no conoces a las mujeres y no sabes que ellas confían precisamente porque conocen cada una el corazón de la otra». Yo no sé nada, y ¿qué decir de las mujeres?¡Ni siquiera sé acerca de los hombres! Así que no te preocupes por esto. Si tú sabes lo que es una mujer o lo que es un hombre, ¡ten cuidado con lo que sabes!, porque no es verdadero saber. Sólo es una opinión que tú has recogido.

Sí, el hombre ha estado propagando ideas en contra de la mujer. Aahora las mujeres están propagando ideas en contra del hombre. ¡Es la misma tontería! Y seguimos haciendo lo mismo; nos seguimos moviendo de un extremo al otro.

Luego dices: «El odio de las mujeres hacia las mujeres es un mito masculino, inventado para mantener a las mujeres desunidas e impotentes». El hombre ha creado muchos mitos con respecto a la mujer, pero ahora las mujeres están haciendo lo mismo. Están creando mitos sobre los hombres que son tan falsos como los mitos masculinos sobre las mujeres. Pero yo no estoy aquí para decidir qué mito es verdadero y qué mito es falso. No estoy aquí para hacer de ti una propagandista a favor de la mujer o en contra de la mujer. Mi trabajo consiste en liberarte de tu dualidad hombre-mujer.

Y continúas, «¿Quién quiere ser hombre?» Si realmente no quisieses ser hombre, no hubieses escrito esto. Esto es como la antigua parábola del zorro tratando de alcanzar las uvas sin lograrlo; las uvas estaban muy altas y él lo intentaba e intentaba y fracasaba una y otra vez. Entonces miró a su alrededor - los zorros son muy astutos-, para ver si alguien le estaba observando... algún periodista o algún fotógrafo. No había nadie y se marchó. Pero una liebre pequeñita que se encontraba escondida entre los matorrales le dijo: «Tío, ¿qué pasa?». El zorro infló su pecho lo más que pudo y dijo: «Nada. Esas uvas no merecen la pena. Aún no están maduras, están verdes».

¿Por qué tenías que escribir: «¿Quién quiere ser hombre?». En lo más profundo, en alguna parte de tí debes anhelar ser un hombre. Todo hombre desea ser una mujer, toda mujer desea ser un hombre, por la sencilla razón de que todo hombre es ambos, hombre/mujer, y toda mujer es ambos, mujer/hombre. Tú has nacido del encuentro de energías femeninas y masculinas: una mitad de tí pertenece a tu padre y la otra a tu madre. Tú eres el encuentro de dos polos opuestos, dos energías.

La única diferencia entre el hombre y la mujer es ésta: que la mujer tiene la consciencia de una mujer y la inconsciencia del hombre, y el hombre tiene la consciencia de hombre y la inconsciencia de una mujer. Pero ambos son ambos.

Por ese motivo es posible la homosexualidad, el lesbianismo; de otro modo esto sería imposible. Este fenómeno ha sucedido en todas las épocas; no es nada nuevo. La razón es simple: el hombre es sólo mitad hombre; la otra mitad es mujer. Su parte femenina está profundamente escondida en la oscuridad. Pero la parte consciente puede cansarse y cuando el consciente se cansa, el inconsciente domina. De aquí que pueda tener el cuerpo de un hombre pero que empiece a funcionar como una mujer. Y lo mismo le ocurre a una lesbiana: en la superficie ella es mujer, pero en lo profundo su energía masculina inconsciente ha tomado posesión de ella. Las cosas están patas arriba. Esto afectará también a su fisiología.

Aquí hay algunas lesbianas, su fisiología tiende a ser influida por su psicología, porque la fisiología y la psicología no son dos fenómenos separados; están unidos. Mente y cuerpo no son dos cosas diferentes; tú eres mente-cuerpo. Así que lo que ocurre en tu fisiología también afecta a tu psicología. Por eso la psicología puede ser cambiada mediante hormonas. Ahora sabemos que un hombre puede ser transformado en mujer y una mujer puede ser transformada en hombre.

Y ésta es mi observación: en el próximo siglo, millones de personas cambiarán de sexo. Esa será una nueva forma de libertad. ¿Por qué seguir limitándose a ser hombre toda la vida cuando puedes gozar de ambos mundos? Si puedes permitírtelo, puedes cambiar tu sexo. Durante algunos años sigues siendo hombre y ves el mundo desde el punto de vista masculino y después te sometes a una pequeña operación y te conviertes en mujer;ahora puedes mirar el mundo desde la óptica femenina. Y cabe la posibilidad de que el hombre pueda cambiar de sexo varias veces. Si el proceso se simplifica, y se simplificará, puesto que éste es el único trabajo de la ciencia: hacer las cosas cada vez más simples, si el proceso se hace muy simple, es inevitable que millones de personas quieran cambiar.

Esto provocará una gran libertad en el mundo, pero también una gran confusión, un gran caos. De pronto, un día, tu marido vuelve a casa y es una mujer, o es tu mujer la que vuelve de vacaciones y ya no es una mujer...

Porque cada uno es ambos, el deseo de ser el otro está en todo el mundo. Está allí y con gran insistencia. Por lo tanto escribes: «¿Quién quiere ser hombre?».

Y me preguntas: «Osho, estoy totalmente enojada». ¡Esto está muy bien! ¡Entonces, lo estoy consiguiendo! Quiero que te sientas completamente desarraigada, confundida, perturbada. Quiero crear en tí un caos, porque sólo desde el caos nacen las estrellas.

Dices: «¿Cómo puedes decir tonterías?» ¡Y qué otra cosa puedo hacer! Lo significativo no puede ser dicho..., sólo quedan las tonterías. Así que no lo tomo como una crítica, es un cumplido. Muchas, muchísimas gracias. Por lo menos has dicho algo sensato.

Sigues diciendo: «Mi mente está al borde de un ataque y también mi corazón. ¿Qué hago?» No creo que ahora se pueda hacer nada. Es demasiado tarde. No puedes volver atrás. ¡Te perseguiré! Sólo te queda avanzar. Deja todas esas ideas que llevas dentro, ese antagonismo hacia el hombre. ¡Abandona todas esas ideas! Ni estoy a favor del hombre, ni de la mujer. Sólo estoy a favor de la trascendencia.

Y no tomes en serio mis bromas. Sois tan tontos que ni siquiera sois capaces de tomar las bromas como tales. Otra mujer me ha escrito: «Osho, has estado diciendo muchas cosas contra la mujer. ¡El otro día las llamaste «bocazas»». Ninguna otra se ofendió. ¡Una broma es una broma! Pero, ¿por qué tanta susceptibilidad? Lo que a mí me parece es que esta mujer debe ser una «bocazas». O al menos su marido le estará diciendo una y otra vez, «¡Calla, bocazas!», y viene aquí para escuchar algo bello sobre ella y cuento un chiste y nuevamente la bocazas sale a relucir.

No tomes mis chistes en serio. De hecho, no toméis nada en serio. No le verás la gracia si empiezas a tomarte las cosas en serio. Ni siquiera deben tomarse en serio las escrituras; sólo así podrás comprenderlas. La comprensión tiene que salir de una actitud profundamente relajada, no seria. Y de juego. Cuando te pones serio, te cierras. Jugando pueden suceder muchas cosas, porque en el juego hay creatividad. Jugando puedes innovar. Pero tus ideas están allí continuamente; no puedes dejarlas de lado.

Ahora ya nada puede hacerse. Eres un sanyasin. Ahora bien, ser sanyasin quiere decir que no eres ni hombre ni mujer. Listo, ¡¡este juego ha terminado!!

Ah, this!

(¡Ah, Eso!)

Capítulo IV, 1984

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11613
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   Sáb Mayo 07, 2011 4:28 pm

ENTREVISTA SOBRE LA LIBERACIÓN FEMENINA

1- ¿Por qué todavía hay tantas mujeres comprometidas en el movimiento feminista, cuando no las ha llevado a ningún cambio existencial ni a una libertad verdadera?

El Movimiento feminista no es revolucionario en el verdadero sentido. Es sólo reacción y las reacciones no conducen a ninguna parte, excepto al fracaso y a la frustración. Muchas mujeres siguen en el Movimiento porque no tienen otra opción y se han hecho más y más fanáticas feministas, por lo que no quieren escuchar ninguna alternativa que se les pueda ofrecer.

Yo puedo darles una alternativa, pero por el hecho de estar en el cuerpo de un hombre, ellas no la escuchan. No comprenden que un hombre Iluminado no es masculino ni femenino. El ha trascendido todas las dualidades; es consciencia pura y la consciencia no tiene sexo.

Desde su comienzo, el Movimiento ha tomado una dirección equivocada. Comenzó buscando la igualdad cuando debiera haber buscado idénticas oportunidades, porque la misma idea de igualdad es absurda. El hombre es hombre y la mujer es mujer: nadie es superior y nadie es inferior; ni tampoco iguales. Simplemente son diferentes, y no sólo diferentes, sino polos opuestos. Y la causa misma de su atracción es ser el polo opuesto del otro.

El Movimiento feminista comenzó tratando de imitar al hombre para que así la mujer pudiera ser igual a él. Esto está equivocado a nivel psicológico y espiritual. La mujer tiene cualidades distintas que desarrollar. No es la copia fiel del hombre; ella tiene que llegar a su ser original. Por eso digo que ellas necesitan iguales oportunidades para ser distintas y para ser ellas mismas. Cuanto mayor sea la distancia entre ambos, mayor es la oportunidad de complementarse en una relación amorosa y armónica.

2- ¿Es verdad que el hecho de que tengas el cuerpo físico de un hombre impide que cierta clase de mujeres: feministas, intelectuales, etc... te escuchen, especialmente cuando hablas de la mujer? Has dicho que un Iluminado está más allá de ser hombre o mujer, y que tú no eres ni lo uno ni lo otro. ¿Puedes decirnos algo más acerca de esto?


Yo sólo soy consciencia.

La mujer feminista está siendo reaccionaria, no inteligente. Un poquito de inteligencia mostrará que el hombre ha sido feo y desagradable en su relación hacia la mujer, pero eso no significa que ahora la mujer tenga que hacer lo mismo con el hombre. El pasado es el pasado y la inteligencia sabe como perdonar y como olvidar y como crear una nueva situación.

El solo hecho de estar contra el hombre es destructivo; tanto para el hombre como para la mujer. No pueden sobrevivir como enemigos; sólo como amigos pueden vivir una vida hermosa. El hombre ha hecho mucho daño tratando de esclavizar a la mujer, y la mujer ha reaccionado comportándose como una arpía en todas las situaciones posibles, de modo que no son totalmente inocentes. Y desgraciadamente, el Movimiento feminista ha caído en manos de esta clase de mujeres; no está en manos de conciencias Iluminadas.


3- En este momento específico, parece que la mujer no tiene hacia donde ir. Fue una esposa, estuvo en la política y salió frustrada y ha estado peleando en contra de todo lo viejo y lo podrido. Pese a ello, no ha llegado a ninguna parte, pero sólo con oír la palabra religión se altera mucho. ¿Por qué?


La religión ha sido «anti-vida» y la mujer ha representado, para la mal llamada gente religiosa, la vida misma porque ella era la fuente de amor y la fuente de la vida nueva y de los recién llegados.

Fue el centro del hogar y dentro del hogar fue muy dominante. Todos los maridos han sido unos falderos; y para liberarse de esta esclavitud, se han rebelado en nombre de la religión, en contra de la vida misma, porque «vida» era más o menos sinónimo de «esposa». Esto nació del miedo, porque la mujer siempre ha sido atractiva para el hombre, lo cual es natural. Y la gente que huyó de la vida por miedo, comenzó a predicar que la mujer es la causa de todo pecado y así el celibato se convirtió en la mayor virtud.

La mujer fue condenada como símbolo de esta vida terrenal. Oponerse a ella era como adorar a Dios. A causa del celibato el hombre se volvió temeroso y obsesionado; el celibato no es más que la represión del sexo. Condenaron a la mujer para proteger su celibato. Todas las religiones han estado obsesionadas por esta represión. En el fondo se sentían atraídas y esta fue una de las formas de luchar contra su propia atracción. Por lo tanto es muy significativo que las feministas se molesten con sólo oír la palabra «religión». Esta es una causa...

Más profunda que ésta, es la segunda causa. A la mujer no se le ha permitido crecer religiosamente y esto es también una necesidad básica para ella. Casi todas las religiones le han negado la iniciación. No se le permitió estudiar las escrituras sagradas.

Incluso, en un país como Inglaterra, todavía están discutiendo acerca de si otorgar o no a las mujeres la iniciación como sacerdotisas, en sus iglesias. La Iglesia de Inglaterra está al borde de dividirse en dos: aquellos que desean darle una oportunidad y los que están en contra. Pero en mi opinión, la mujer debe rehusar ser parte de cualquier religión establecida por el hombre. Deberían crear su propia religión, que tendría un sabor diferente. Todo lo que tienen que aprender es a abandonar sus celos. Así como el ego es el problema del hombre, los celos son el problema de la mujer. El ego previene al hombre en su crecimiento espiritual y los celos previenen a la mujer...

Realmente me siento intrigado acerca del porqué las mujeres desearían ser sacerdotisas en una iglesia que básicamente está orientada hacia el hombre. Incluso Jesús no aceptó entre sus doce discípulos a tres de las mujeres que más le amaron: María Magdalena, su propia madre María y otra mujer con el mismo nombre, María.

Entonces, ¿por qué preocuparse? La actitud más digna sería que la mujer rehusara: «No queremos ser sacerdotisas de una religión donde hasta Dios es una trinidad en la que no cabe la mujer». Las mujeres deben crearlo todo para sí mismas; no como una reacción contraria, sino de acuerdo con su naturaleza, de acuerdo con sus propias inclinaciones, de acuerdo con su propia sensibilidad, y esto crearía una inmensa revolución, porque... ¡todas las iglesias y templos están repletos de mujeres. Sólo el obispo, el cura y el cardenal son hombres. ¡Abandonad estas iglesias! Ninguna mujer debería ir a estas iglesias.

Cuando el arzobispo de Grecia amenazó que incendiaría y dinamitaría la casa donde yo me encontraba si no la abandonaba enseguida, el Gobierno se asustó y fui arrestado inmediatamente, sin ninguna razón. Pregunté: «¿Cuánta gente tiene él en su iglesia?» Había sólo seis ancianas. ¡Esa era su congregación!

La mujer ha estado luchando para ser sacerdote, para ser político... y se siente frustrada. Lo verdaderamente importante ocurrirá cuando rechace toda la política creada por los hombres, cuando llegue a la conclusión de que toda la Tierra es una -ella es la mitad de la población-, cuando comience a negar las barreras de las naciones, de la religión, del color y de la raza. Esto no sólo la ayudará, sino que ayudará también al hombre. Pero, hasta ahora, todo lo que ha hecho es imitar al hombre; la mujer necesita una ideología realmente rebelde.

Las mujeres simplemente deberían abandonar todas estas instituciones creadas por el hombre en contra de la mujer. Tienen suficiente poder y son bastante numerosas como para crear su mundo.

Y tienen que recordar una cosa y es que: en la naturaleza la mujer es más necesaria que el hombre. La función reproductora en el hombre es casi nula. Puede sustituirse por una inyección o por una jeringa.

La mujer puede liberarse totalmente del hombre. En vez de ser mendigas - «Danos iniciación, danos esto, danos lo otro...»- deberían declarar: «Estamos liberadas» y así los hombres estarían en el papel de mendigo y eso sería mucho mejor. Entonces, la mujer podría «dar» al hombre. Pero pedirle al hombre que dé algo es muy difícil. Cargan siglos de pasado a sus espaldas y no pueden aceptar nada que vaya en contra de la tradición.

La mujer debe comenzar desde el principio un nuevo mundo, a su manera, en el cual por su amor y compasión pueda aceptar al hombre.

Debería, por ejemplo, comenzar a rehusar el matrimonio. Su posición debería ser valorar el amor. Contrariamente, ella está volviéndose lesbiana, lo que es absolutamente repugnante y antinatural. Y con los métodos de control de natalidad disponibles, no hay lugar para preocuparse de tener hijos. Debería insistir en vivir con el hombre sin el matrimonio. Debería crear comunas de mujeres en todas las sociedades, en todas las ciudades, y todos los niños que nacieran deberían pertenecer a la comuna. De esta forma, ella estaría fuera del control de la familia.

La mujer debería moverse en sus direcciones naturales. Por ejemplo, en vez de ser un político, debería ser una bailarina, una cantante, una actriz, una poetisa, una pintora... y otras artes. Debería poner toda su energía y su genio en aquellas dimensiones que le son naturales, y tiene el inmenso apoyo del mundo entero, de todas las mujeres y todos los hombres que tienen un mínimo entendimiento de la naturaleza humana. Así que podría crear su propio Premio Nobel y sus propias universidades. Debería insistir en reclamar su propia individualidad y debería prepararse para esa individualidad; debería hacer que la sociedad respetara las dimensiones en las que trabaja.

No debería participar en ninguna clase de guerra y debería tratar de impedírselo a sus amantes, a sus hijos... persuadirlos para que sean «anti-guerras», «anti-destrucción». También debería impedirles estar en contra de la vida, ser monjes y monjas. Debería crear toda una filosofía afirmativa de la vida que destruyera automáticamente todas estas religiones y que le diera la oportunidad de desarrollar todo su potencial religioso.

Y no hay problemas en cuanto a la Iluminación se refiere. La mujer es tan capaz como el hombre y los métodos son tan científicos que no pueden ser monopolio de nadie.

Pero molestarse sólo por la palabra «religión» no va a ayudar a nadie.



4- Antiguamente en Oriente a las mujeres se les respetaba y se les permitía discutir con los mal llamados hombres sabios, incluso en la corte; pero en Occidente esto nunca ocurrió. ¿Existe alguna razón particular para que hubiera esta diferencia?


Esto sucedía en los albores de la civilización oriental, eso es, hace cinco mil años, cuando el matrimonio todavía no se había asentado y la sociedad pasaba de ser una sociedad cazadora a ser una sociedad agrícola.

En una sociedad cazadora no existe el matrimonio. El matrimonio aparece cuando la sociedad se transforma en una sociedad agrícola. Con el cultivo aparece la tierra, las posesiones y la idea del hombre de que sus propios hijos deben heredar su tierra. Así que, de hecho, el matrimonio es un subproducto de la propiedad privada. Esta era la única manera de estar seguro de que su hijo era suyo: siendo la mujer monógama. Estas historias de tiempos antiguos vienen desde esos miles de años de transición entre cazadores y agricultores. Una vez establecida la agricultura, la mujer perdió la libertad también en Oriente.

Oriente se civilizó casi tres mil años antes que Occidente. Cuando Oriente alcanzaba la cúspide de su civilización, Occidente todavía estaba cazando. Y diferencias geográficas -el frío de Occidente- hicieron a la mujer más dependiente del hombre que en los países cálidos. La vida en Occidente era dura; era más bien una lucha por sobrevivir.

Es curioso que Occidente desplazara todo Oriente debido tan sólo a que, al ser su vida más difícil, los occidentales se convirtieron en los mejores luchadores. En Oriente, a causa del buen clima, la tierra era rica y la vida confortable, la gente era débil, incapaz de luchar. La India nunca ha invadido ningún país y ha sido invadida por casi todos los países. Incluso tribus bárbaras y grupos minoritarios fueron capaces de dominar y gobernar la India. La gente estaba tan cómoda que no deseaba luchar: «Si tú quieres gobernar, gobierna».

El hombre en Occidente se volvió muy fuerte porque era el guerrero y la mujer se fue haciendo más débil y más dependiente.

En Europa el período de transición entre la caza y la agricultura fue casi nulo y la razón radicó en que, en Oriente, la agricultura se estableció cinco mil años antes. De modo que todo lo relacionado con la agricultura estaba a disposición de Occidente. Y debido a que el período de transición fue muy corto, nunca hubo ocasión para una atmósfera relajada y cambiante en la que nada estuviera establecido. Y así la mujer no tuvo la misma oportunidad que tuvo en Oriente. Es casi paralela a la situación actual. En Occidente la revolución científica sucedió hace trescientos años y estos trescientos años han sido una lucha constante entre la Iglesia y la Ciencia. Sólo ahora la Iglesia ha aceptado que no puede obstaculizar la Ciencia y la lucha ha cesado. En el Este no ha habido ninguna evolución científica en estos trescientos años, pero todo lo que se ha desarrollado en Occidente se ha transferido al Este, toda la tecnología.

Este es el motivo por el cual en el Este no hay lucha entre religión y ciencia. En un principio la Iglesia era poderosa y los científicos eran individuos que podían ser aplastados. Pero, poco a poco, los científicos se volvieron más y más poderosos porque lo que estaban haciendo era objetivamente verdad e inmensamente valioso para la humanidad. Pero le costó a la Iglesia trescientos años entender esta situación, estaba librando una batalla perdida. En Oriente no ha habido ninguna lucha, porque ha tomado pretada toda la ciencia, y ésta estaba ya muy desarrollada.

Exactamente lo mismo ocurrió con la agricultura: se estableció en el Este, pero tomó tiempo su consolidación y Occidente la tomó prestada del Este.



5- En tiempos antiguos en Egipto y en otros países había sacerdotisas de rango elevado. ¿Por qué en la actualidad sólo hay papas?

De hecho, las culturas antiguas no eran intelectuales, eran más intuitivas y la mujer es muy superior en intuición. De ahí que hubiera sacerdotisas y no papas.

Ahora la situación es completamente a la inversa. La ciencia es totalmente intelectual, la filosofía es intelectual y las religiones organizadas también. Aquellas sacerdotisas funcionaban individualmente, no tenían una religión organizada, porque siguiendo la intuición no puedes organizar una religión. Estas religiones organizadas e intelectuales están dominadas por el hombre, así que tienen papas. También han destruido todos los restos de las antiguas culturas y de sus sacerdotisas llamándolas brujas.

Una cosa más. Existía un fenómeno similar a esas sacer-dotisas en Egipto y en la India. No sólo en el pasado, sino también hoy en día, quedan restos. En muchas partes de la India, particularmente en el Sur, es una tradición que cada familia entregue su primera hija al templo. A estas muchachas se las llama «devadasis», «al servicio de Dios». Trabajan como sacerdotisas y también como prostitutas.

Ir a una prostituta cualquiera resulta reprochable para la gente, pero ir a una prostituta del templo se cree que es algo religioso, como si ella transformara o transmitiera alguna energía divina. Y esto es una ficción total. Así que hay miles de mujeres, aún en la actualidad, ligadas a los templos. Estos templos se quedan con el dinero y las mujeres funcionan como prostitutas. La constitución india lo ha declarado ilegal, pero no ha sido capaz de detenerlo. Aún siendo sacerdotisas del templo, el hombre se aprovechó. Las mujeres fueron convertidas en prostitutas espirituales.



6- ¿Qué es una bruja? La bruja ¿es lo mismo que el «hombre nuevo» del que tú hablas?

«Bruja» es una palabra muy respetable que el cristianismo ha condenado. Originalmente sólo significa «la mujer sabia», pero el cristianismo le dio un significado distorsionado porque, según ellos, el demonio corrompió primero la mente de Eva y desde entonces ha estado conspirando con la mujer. Es decir, que no puede ser sabia porque su sabiduría no viene de Dios, sino del diablo. Y desde que se le dio este significado, la puerta quedó abierta para condenar aún más a la mujer. Y había mujeres que eran verdaderamente sabias, particularmente en la escuela alquimista, que es una de las ramas del misticismo.

Estas mujeres alquimistas eran, ante los curas cristianos, sus competidoras, y tenían que ser destruidas. Para destruirlas tenían que encontrar alguna racionalización y éste fue su razonamiento: que esas mujeres mantenían relaciones sexuales con el demonio. El Papa constituyó un tribunal especial con un Gran Inquisidor. Su trabajo consistía en encontrar a todas las brujas y quemarlas vivas. Y el método que usaron fue éste: cualquier hombre podía ir e informar al tribunal que sospechaba de que cierta mujer fuera bruja; esto era suficiente para arrestar a la mujer.

Inventaron ciertos métodos para torturarlas, tan horribles que eran imposibles de soportar. Y hasta que la mujer no confesase que había tenido relaciones sexuales con el demonio, la tortura continuaba interminablemente durante semanas. Una vez había confesado, lo tenía que hacer delante del tribunal de la Santa Inquisición, que estaba formado por cardenales, arzobispos y altos cargos de sacerdotes cristianos. Y no sólo obligaban a la mujer a confesar que había mantenido relaciones sexuales con el demonio, sino también que el pene del demonio era bifurcado de modo que podía penetrar a la mujer por dos sitios a la vez. Esto era suficiente para que fuera quemada viva. Miles de mujeres totalmente inocentes fueron quemadas vivas.

La razón básica fue que eran mucho más sabias que los curas cristianos y que tenían que ser eliminadas para que no hubiera lugar a competencia alguna.

Pero no digo que el hombre del futuro tenga que ser un brujo; el brujo forma tanto parte del pasado como el sacerdote. El hombre nuevo no tendrá sacerdotes, ni hombres ni mujeres, como mediadores entre ellos y la existencia; este contacto con la existencia será inmediato e individual.

No existe posibilidad alguna para una religión organizada en el futuro.



7- ¿Debería haber una técnica de meditación diferente para el hombre y para la mujer?


No, porque la meditación concierne a la consciencia que no es ni masculina ni femenina.



8- ¿Cuál es la diferencia entre la energía masculina y la femenina, y pueden ambas tener cabida en el mismo cuerpo? ¿Y cómo se puede encontrar una forma armoniosa y tratar con este tema?


La diferencia entre la energía masculina y la femenina es exactamente la de la electricidad. La energía masculina es bio-electricidad positiva, y la femenina es bio-electricidad negativa, y en cada cuerpo ambas energías están disponibles. Si la positiva es más poderosa, el cuerpo es de hombre; si la negativa es más poderosa, el cuerpo es de mujer. Pero como cada niño nace de un hombre y una mujer, contiene ambas energías. Debido a esta posibilidad, a través de la cirugía estética, el sexo se puede cambiar.

En la ciencia del Tantra existen meditaciones con las cuales ambas energías, del mismo cuerpo, pueden emerger y fundirse. Este encuentro del hombre y de la mujer en un solo cuerpo, aporta la trascendencia. Así, el cuerpo exterior puede permanecer siendo el de un hombre o de una mujer, pero el interior deja de estar dividido; se transforma en una unidad orgánica. Y el problema de cómo armonizar este hombre-mujer que se lleva dentro, lo ha creado el hombre.

Ambos, hombre y mujer, son polígamos, o sea que cualquier relación pronto se vuelve aburrida. Hace falta una sociedad más móvil, en la que el sexo no se tome tan en serio, sino más como un juego, más divertido. Y ahora con la píldora es posible. Según mi opinión, la píldora es la mayor revolución en la historia del hombre, porque puede cambiar toda la estructura de las relaciones humanas.



9- Hay muchas causas diferentes por las que dos personas de sexos opuestos se atraen mutuamente. Una de ellas es la atracción física, debida básicamente a las hormonas; otra más profunda puede ser la búsqueda en la mujer de la figura paterna, o en el hombre de la figura materna. Por razones diferentes, la elección de la pareja se hace inconscientemente. ¿Es ésta quizás la razón por la que una relación sana entre el hombre y la mujer es casi imposible?

Sí, es una de las causas más importantes de la infelicidad en las relaciones entre hombre y mujer. Sólo se podrá acabar con ello si los niños son criados por una comuna en vez de por la familia, porque en la familia, la niña sólo tiene al padre para fijarse, y el niño sólo a la madre. Las fijaciones con el padre y la madre crecen desde el principio y arraigan muy profundo; y más tarde cuando uno se enamora, esas fijaciones son los factores determinantes. La muchacha va buscando al padre y el muchacho a la madre. Se enamoran porque algo en ambos parece similar. Pero al casarse, empiezan a vivir juntos y a conocerse mejor; encuentran que han sido engañados porque ninguna mujer puede ser como la madre del muchacho, ni ningún hombre puede resultar igual al padre de la muchacha. Este es el deseo inconsciente. El deseo consciente de la mujer es encontrar un amante y el del muchacho encontrar una amada. O sea, que ni la muchacha quiere ser madre, ni el muchacho padre, así que su consciente y su inconsciente entran en conflicto. Se convierte en un suplicio interno que cada uno proyecta sobre el otro. Pero si al niño se le cría en una comuna en la que se esté en contacto con muchas mujeres y la niña con muchos hombres, no tendrán una imagen fija del padre o de la madre, sino una vaga imagen del hombre o de la mujer. Estas vagas imágenes podrán encajar una con otra.

También a los niños se les deberían permitir los juegos sexuales. Esta es la educación real. En la edad en que las chicas pueden quedarse embarazadas, deberían haber hecho el amor con muchos niños y los niños con muchas niñas. Y cuando las muchachas alcanzaran la edad de quedarse embarazadas, sería la responsabilidad de la comuna el proveerles de los medios necesarios para que pudiera seguir jugando con el sexo sin ningún miedo. Si la muchacha ha hecho el amor con muchos chicos y se decide por uno -y la misma verdad vale para el hombre- hay mayores posibilidades de relaciones armoniosas. Su relación será fruto de su entendimiento, de su madurez y de su vasta experiencia. Ahora mismo es un juego a ciegas. Ambos son inexpertos y de repente deciden vivir juntos. Están destinados a fracasar.

Y si mis ideas son seguidas, los celos desaparecerán completamente porque la mujer habrá conocido tantos hombres y el hombre tantas mujeres que, la cuestión misma del monopolizar, de la posesividad, de los celos, está destinada a desaparecer.

Y ha de recordarse que nadie se ha de casar, porque no es asunto de la ley o de la sociedad; es una cuestión individual entre dos personas. Esto impedirá a las parejas ser hipócritas y no sinceras, el uno para con el otro, porque en el momento que sientan que el amor ya no existe, se podrán separar gozosamente, como amigos, con bellos recuerdos del pasado, sin quejas ni rencores.

Se ha de entender fundamentalmente que el amor no es algo permanente; como cualquier cosa viva, cambia y nadie es culpable. Hasta ahora, en particular los poetas, han estado insuflando a la humanidad la idea de que el amor es algo permanente y si no es así, es que no se trata de auténtico amor. Pero yo quiero declarar que sólo el falso amor puede ser permanente; el verdadero nunca será permanente. Llega como la primavera y se va, y no hay necesidad de llorar por los tiempos pasados. Uno empieza a buscar otra pareja. Cuantos más amantes tengas en la vida, más rica será tu experiencia, porque no hay dos hombres ni dos mujeres iguales. Y es bueno que la gente vaya cambiando; encallarse con una persona es causa de mucha miseria. Y una vez que el amor deja de existir, seguir viviendo con la persona no es más que prostitución.



10- La mayoría de las veces dar a luz a un niño no es nuestra elección, sino el mero instinto de reproducción. Una de las relaciones humanas más misteriosas es la de la madre y el niño. ¿Cómo puede la mujer ayudarle al niño a crecer sin cortarle las alas?


En los tiempos pasados fue una cosa, pero ahora toda la situación es diferente; tener un niño ha de ser una elección consciente. En el pasado fue puro instinto, pero ahora puede ser un fenómeno totalmente diferente.

A mi entender, un niño no tendría que nacer de dos amantes... porque en cada eyaculación, al menos un millón de espermatozoides se liberan y sólo uno llega al óvulo de la mujer. Hay una tremenda competencia; todos esos millones de espermatozoides se abalanzan al óvulo. Para nosotros el viaje es corto, pero para ellos, en proporción a su talla, debe ser de varios de kilómetros. Y hay posibilidades de que los mejores no sean los vencedores, sino que los más fuertes, sean los que lleguen primero. O sea que no sabemos a cuantos genios nos estamos perdiendo, pues la vida de un espermatozoide sólo dura dos horas.

Un objetivo científico sería que cada hospital tuviera un banco de esperma, como un banco de sangre, y la pareja pudiera escoger qué clase de niño quiere. Todo el potencial de la vida está contenido en el esperma, y ahora es posible saber lo que ese esperma será en el futuro: un Albert Einstein, o Kahlil Gibran, o Friederich Nietzche, o un Adolf Hitler. Podremos evitar a toda clase de mala gente que no hubo manera de evitar en el pasado. Podremos evitar niños ciegos, retrasados, tullidos, a los niños que morirían pronto, a los que padecerían toda la vida enfermedades y debilidades. Podríamos elegir al músico, al matemático, al científico, al poeta, al filósofo, al místico. Sería una revolución que haría al mundo inmensamente rico.

Y el esperma debería se proporcionado por el hospital e inyectado en la mujer, o sea que desde el mismo principio, la idea de posesividad fuera eliminada. El niño llega a través de tí, pero no es tuyo. Esto es salirse de la cárcel de la biología.

Y segundo, hace el sexo divertido, porque durante la relación sexual no se producirían niños. Entonces la relación entre la madre y el niño cambiaría automáticamente.El padre sería desconocido y la madre sólo habría prestado su útero; el niño pertenecería a la comuna. Sólo podría existir una armoniosa relación; la posesividad quedaría fuera de lugar. La posesividad aparece por la crianza del niño en la familia.

Y esto es sólo de momento; en algunos años cabe la posibilidad de que los óvulos maternos puedan estar en un banco en el hospital y que el útero pueda ser artificial. Puede parecer inhumano al principio, pero esto crearía una sociedad mucho mejor.



11- Para una mujer en el camino de la meditación, ¿dar a luz a un niño es sólo un impedimento, o existe algún caso particular en el que le vaya a ayudar en su crecimiento espiritual?


Será siempre un impedimento.



12- Muchos hombres, por ejemplo Buda, dejaron sus familias en busca de la Iluminación. ¿Ha sucedido alguna vez que un ser Iluminado formara una familia tras su Iluminación?


No, nunca ha sucedido ni nunca podrá suceder, por la simple razón de que una familia siempre será un impedimento para la persona Iluminada en la creación de la comuna. Esta es su verdadera familia; por eso puede dar su amor, su atención a los discípulos. Una familia causaría innecesarios problemas.



13- Una vez dijiste que cabía la posibilidad en el futuro de que un niño Iluminado naciera, y en otra ocasión dijiste que era imposible que un ser Iluminado volviera a nacer. Por favor, coméntalo.

Es verdad que un ser Iluminado jamás vuelve a nacer. Pero es posible que alguien que se estaba a punto de Iluminar muera; nacerá casi Iluminado y sin mucho esfuerzo se Iluminará. Pero una persona completamente Iluminada no puede entrar en un útero.



14- Aún cuando se acepta intelectualmente, el aborto sigue siendo una tarea difícil para una mujer. ¿Por qué?

De hecho, no hay necesidad de abortar. Ahora hay tres clases de píldoras disponibles. Antes sólo había una clase y si se te olvidaba tomarlas antes de hacer el amor, por accidente, te podías quedar embarazada. Ahora otra clase de píldora ha salido al mercado; se puede tomar después de hacer el amor. Y una tercera está disponible también; ésta puede ser tomada por el hombre. O sea que si usas un poco la inteligencia, no necesitarás abortar.

El aborto básicamente es repugnante; fue un mal necesario porque estás destruyendo la vida. Es inhumano, cruel y «anti-vida». Debiera haber reverencia por la vida.

O sea que el aborto será pronto parte del pasado.



15- La educación sobre el control de la natalidad parece haber fracasado, particularmente en los países del Tercer Mundo, gracias a los papas,a los acharyas y a toda clase de santos. El mundo se está superpoblando rápidamente. ¿Cómo puede la mujer ser educada en este tema en contra de la fuerza biológica que la impulsa a tener niños, la irresponsabilidad al inculcar esto y el condicionamiento de todas las tradiciones religiosas?

Primero: No se debe principalmente al impulso biológico. Conozco a las pobres mujeres del Este; están completamente exhaustas y cansadas de tener niños porque están continuamente embarazadas. Es una tortura.

Existe un impulso biológico para hacer el amor pero no para quedarse embarazada. Es la religión la única responsable de ir embutiendo la idea de que el control de natalidad está en contra de Dios. A las mujeres se las puede convencer de su uso, pero no se ha hecho ningún esfuerzo.

Los políticos tienen miedo de molestar a las religiones y no queda nadie más que pueda convencer a las mujeres. Debería ser la tarea del Movimiento de Liberación de la Mujer el convencerlas. Y no creo que se resistieran mucho.

La lucha tiene que emprenderse contra los líderes de la religión. Y debería comenzar una activa militancia. Por ejemplo, dondequiera que fuera el Papa, las mujeres deberían protestar en su contra y hacer todos los esfuerzos para impedir su entrada en el país; las mujeres incluso deberían probar de tomar el Vaticano. Y lo mismo se debe hacer con los demás: el Shankaracharya, el Ayatollah Jomeini... En cada iglesia, en cada templo, en cada sitio sagrado, debería haber una protesta. Debería ser una lucha constante.

Y pienso que esto podría triunfar, porque incluso muchos hombres ayudarían en ello. O sea que también al hombre se le podría invitar a un apoyo activo, de manera que los mal llamados líderes religiosos fueran silenciados; si no es así acabarán con la humanidad sin necesidad de bombas atómicas.

16- ¿Por qué las mujeres nunca pensaron en la guerra?

Las mujeres no tienen ningún instinto bélico, no están interesadas en invadir países, ni crear imperios. No forma parte de su naturaleza. Esta es la razón por la que insisto en que si la mujer copara todo el Parlamento, podría dejar de haber guerras sin ninguna dificultad. Es la mujer la que más sufre con la guerra. O muere su marido, o su hijo, o su padre. Siempre que un país es invadido, la primera en sufrir es la mujer. Es violada por los soldados de la nación invasora; la primera cosa que los soldados hacen es violar a las mujeres.

No obtiene nada con la guerra, excepto el perderlo todo y ser usada brutal y violentamente.

La guerra continuará si el hombre permanece en el poder. El hombre tiene que ser destituido del poder; tiene un instinto bélico.



17- Las mujeres tienen que luchar duro para ser iguales al hombre para triunfar en muchos campos de la ciencia, de la medicina y de la literatura. Aún así, a pesar del éxito, el fracaso ha sido mayor; todavía el vacío permanece. ¿Puede ser un buen punto de partida para la meditación?

Lo es.

El esfuerzo mismo estaba condenado a fracasar porque no provenía de la espontaneidad, sino que era una competición con el hombre. Una vez que les demos las mismas oportunidades a ambos para ser diferentes - y se entiende que no es cuestión de ser iguales; son diferentes y únicos-, esfuerzos más espontáneos crearán novelas, pinturas, poesía, música. No habrá lugar para competir con nadie. Cualquier cosa que proviene de la competencia, surge del antagonsimo y no podrá ser de un orden superior.

La primera cosa a cambiar es la estructura política del mundo; luego, hacer que la mujer sea económicamente independiente del hombre. Este puede ser el segundo paso y sólo éste puede ser el segundo paso. Hasta que la mujer no esté en el poder, no podrán ser libres. En el pasado el hombre destrozó a la mujer con una estrategia simple: haciéndolas económicamente dependientes de ellos. Incluso si una mujer vive con un hombre, económicamente tiene que ser independiente...

El movimiento feminista casi ha fracasado.

Os sugiero que las mujeres creen un partido internacional y que pidan tener votos separados en cada país.

Por votos separados, quiero decir que las mujeres voten sólo a mujeres, y los hombres sólo voten a hombres. Esto cambiaría toda la estructura de todos los parlamentos del mundo, porque la mitad de los miembros del parlamento serían hombres y la otra mitad mujeres. El hombre estaría dividido en partidos políticos, pero las mujeres no se dividirían en partidos; serían un partido, uno solo. Este es el camino por el que podrían tomar el mundo entero sin dificultad. O sea que ésta ha de ser la lucha por el futuro.

Y debería ser obligatorio que ninguna mujer votara a un hombre y ningún hombre votara a una mujer. Esto puede crear un terremoto inmediato en todo el mundo. Una vez que las mujeres estuvieran en el poder se podría empezar a cambiar toda la burocracia que el hombre ha creado, se podría empezar a destruir las bombas atómicas, se podría empezar a dar otras orientaciones a los sistemas educativos que no fuesen sólo las del hombre. La mitad de la burocracia debería estar en manos de la mujer y esta tendría que ser la regla en los otros campos: la mitad de los estudiantes de los colegios médicos deberían ser mujeres. Cualquiera que fuera la proporción de mujeres que hubiera en el país, ésta debiera ser la proporción en todos los campos. La mitad de los profesores en las universidades...

Habría algunos campos en que las mujeres lo harían mejor; entonces se les debería dar el cien por cien.

Habría unas pocas cosas que el hombre haría mejor y se le debería dar el cien por cien. O sea, de nuevo debería tenerse presente que: iguales oportunidades, no igualdad.



18- Mujeres como Simone de Beanvoir, Virginia Wolf, Gertrude Stein, Vite Sacksville West, Lou Andreas Salome, Sophia Loren o alguna de las mujeres de este siglo que tú conoces ¿Se podrían haber Iluminado con un Maestro?


Las mujeres tienen la misma capacidad que el hombre para Iluminarse. El número podría ser casi el mismo porque la naturaleza mantiene un cierto equilibrio. Por ejemplo: Gertrude Stein ciertamente se hubiera podido Iluminar.

La Iluminación no es monopolio del hombre, pero lo convirtió en un monopolio en el pasado. Todos estos monopolios pueden ser destruidos. Una cosa tiene que ser entendida muy claramente: sin cambiar la estructura política nada puede cambiar.

Y la mujer no debería estar dividida en partidos, pues sería aplastada. Y no seria capaz de hacer nada. Toda su ideología debería ser para la liberación de la mujer y para crear iguales oportunidades en todos los campos. Y la batalla debería plantearse en todo el mundo, en cada nación... A no ser que la lucha se extienda por todo el mundo, será muy difícil cambiar toda la estructura.

Y es algo muy simple crear una revolución mundial. Es mucho más simple de lo que fue para el proletariado crear una revolución mundial; porque ellos cayeron en la misma trampa. Existen demasiados pequeños partidos con pequeñas diferencias en China, la Unión Soviética, Yugoslavia y otros países comunistas.

O sea, que debería haber una ideología básica, enfatizando sólo el hecho de que la mujer tomase el poder en todo el mundo.



19- Pero ¿no habrá una desigualdad entre las diferentes mujeres de diferentes partes del mundo en cuanto a si están o no preparadas para emanciparse económicamente del hombre y organizar sus propios partidos políticos? Por ejemplo, ¿están las mujeres, en la India, preparadas para semejante cambio?

Debemos intentarlo. Dondequiera que pudiera suceder, debería suceder; La idea debería ser la de una revolución mundial. Llevará unos años, porque la historia toma rumbos extraños.

Marx nunca pensó que el comunismo pudiera llegar a Rusia o China. El pensó que el comunismo surgiría primero en América. Rusia estaba muy atrasada, pero las condiciones, después de la primera guerra mundial, fueron propicias; los soldados se rebelaron contra el zar y el comunismo tomó ventaja de esta situación. No fue realmente una revolución comunista.

China era un país muy pobre; a nadie se le ocurrió que hubiese una posibilidad para el comunismo, pero sucedió porque tenía un trasfondo budista. En la India no ha sido posible. El partido comunista en la India es tan antiguo como el comunismo ruso -el partido comunista chino es un fenómeno nuevo- pero en India la situación era diferente. El hinduismo durante siglos condicionó la mente de la gente al decir que Dios decide cuando debes ser pobre o rico, que no tiene nada que ver con la estructura social.

Así que nadie puede predecir... pero podemos pensar en la posibilidad de que afecte al mundo entero. Y las mujeres deben moverse como misioneras alrededor del mundo, divulgando la idea. Necesitamos un voto separado. Y la idea es tan simple, que no puede ser negada; pero mediante esa sencilla idea todo puede ser cambiado.

De modo que pudiera ser que suceda primero en Occidente, puede que ocurra en Oriente; nada se puede decir sobre eso. Sólo una cosa debe ser recordada: no hay que caer en divisiones. Eso es lo que ha impedido que el comunismo se convierta en una revolución mundial.



20- ¿Es todavía necesario que surja la auténtica revolución de la mujer?

Sí, todavía es necesario que ocurra. Hasta ahora lo que ha sucedido sólo ha sido una reacción y la reacción nunca libera a nadie porque está ligada a la acción. En el momento que no hay acción, la reacción carece de importancia.

Una revolución tiene que ser algo más que acción y reacción; no nacer de la rabia, ni del odio, sino del entendimiento. Hasta ahora, el Movimiento de Liberación de la Mujer, no ha surgido del entendimiento.

Aún así es bueno que haya sucedido: ha preparado el terreno para la verdadera revolución.



21- Se dice que detrás de cada gran hombre hay una mujer, ¿es eso así? ¿Quién es la mujer detrás de tí?

El dicho es sólo un consuelo para las mujeres, pero no es correcto.

Hasta donde sé no hay ninguna mujer detrás de mí. Colectivamente hay miles de mujeres detrás de mí, pero no son la causa de mi Iluminación; son el efecto. Llegaron a mí después de que sucediera mi experiencia.



22- ¿Hubo alguna vez un Maestro Iluminado que respondiera a las preguntas sobre la evolución y el estado de la mujer en relación a la dominación masculina? ¿Algún Maestro Iluminado hablando del cambio de las reglas sociales y el camino futuro a seguir?

No, nunca hubo ningún Maestro Iluminado que se preocupara por la mujer y su evolución. Todos ellos permanecieron confinados al hombre por una sencilla razón que todos enfatizaron: el celibato es la base para el crecimiento espiritual. Era falso y a causa del celibato tuvieron miedo de iniciar a la mujer o de ayudarla en su evolución. El miedo era respecto a sus discípulos masculinos; miedo a que pudieran perderse en las relaciones sexuales con la mujer y olvidarse por completo de su crecimiento espiritual.

Nunca un Maestro Iluminado habló sobre los cambios de la estructura social, ni de revoluciones en las clases económicas, ni de revueltas contra las diferentes clases, ni de la explotación, ni de la opresión, ni de la esclavitud. Simplemente se mantuvieron al margen de cualquier asunto social. Pensaban que no era de su incumbencia; habían renunciado a la sociedad y ya no tenían nada que ver con ella.

Fue, de alguna manera, una protección y una seguridad para ellos y para sus discípulos, porque el orden establecido en la sociedad fue siempre muy respetuoso con esa gente. El rico, el poderoso, los reyes, los políticos, se sentían inmensamente felices de que estos genios ignoraran por completo lo que acontecía en la sociedad. Esto estaba a favor de sus propios intereses y en recompensa pagaron a los Iluminados con tremendo respeto.

Muchos sabios y santos me han advertido que debería limitarme sólo a la dimensión espiritual; de otra manera seré condenado por todos los poderosos. Y esto es lo que está sucediendo actualmente. No me asesinan por miedo de que mi muerte pueda crear mucha más simpatía y entendimiento entre las masas. Esto pudiera hacer cristalizar a mis discípulos en una fuerza y lo mismo ha sido declarado actualmente por el fiscal norteamericano Charles Turner.

En una conferencia de prensa le preguntaron: «¿Por qué Osho no está encarcelado?» Y respondió: «Hay tres razones. Primero: nuestra prioridad era destruir la comuna. Segundo: no queríamos que Osho se convirtiera en un mártir. Y tercero: no teníamos evidencia de que hubiera cometido crimen alguno». ¡Y éste es el mismo hombre que presentó ante la Corte treinta y seis crímenes cometidos por mí!

Durante los doce días que estuve en sus cárceles, me cambiaron de una cárcel a otra para molestarme y cada carcelero que me mandaba a otro carcelero, le murmuraba al oído -lo cual pude yo oír, porque estaba de pie a su lado- «Este hombre es una figura mundial, así que no le hagas nada directamente a él; cualquier cosa indirecta está bien». E intentaron matarme en tres ocasiones, pero de una manera indirecta.

Me llevaron a una cárcel, pero no bajo mi nombre, y me obligaron... si quería dormir algo aquella noche -era medianoche- tenía que firmar con el nombre de «David Washington». Era la cárcel de Oklahoma. Le dije al carcelero, «Cualquier idiota podría comprender la razón que está detrás de todo esto: podríais simplemente matarme y no habría ningún rastro de que yo hubiese estado en esta cárcel y nadie sospecharía nunca que yo fuese «David Washington».

Pero la situación no fue posible porque había una mujer encarcelada que iba a ser liberada. Ella estaba también presente fuera de la celda cuando todo este diálogo sucedió, cuando me negaba a firmar y oyó todo el asunto.

Le dije al carcelero: «Rellena todo el formulario y yo lo firmaré». Mi razonamiento era simple; cuando el escrito estuviera listo, yo firmaría con mi firma, que es famosa en el mundo entero. Cualquiera podría saber de quién era la firma. Y cuando salí le dije a la mujer: «Tú lo has oído todo, has sido liberada; justo afuera debe de haber cientos de periodistas y reporteros, infórmales de lo que has oído». Así, a la mañana siguiente en todos los periódicos y en la televisión, las noticias estaban ya en toda América y a las 7:00 en punto, inmediatamente me tuvieron que cambiar de prisión.

En doce días me llevaron a cinco cárceles, sin razón alguna. Desde donde fui arrestado en Carolina del Norte -sin ninguna orden de arresto, sin motivo alguno, sin dejarme contactar con mi abogado, que era mi derecho legal- la distancia hasta Portland, Oregón, es sólo de cinco horas por aire. Tuve que tardar doce días para cubrir estas cinco horas. Sabían perfectamente bien que una vez me presentara al juez, sería liberado, o sea que lo que quisieran hacer, lo tendrían que hacer antes de que estuviera frente al juez.

En otra cárcel me pusieron con un enfermo de herpes, un hombre que iba a morir en una semana, a lo sumo. En seis meses no habían puesto a nadie más en la celda porque el doctor no lo permitía, pero cuando me pusieron en la celda estaban presentes el doctor, el carcelero y el jefe de policía. Cuando se marcharon, el hombre -el prisionero se estaba muriendo- me dijo: «Osho, yo no te conozco, pero te he visto en la televisión y me he enamorado de tí. Me voy a morir, pero no quiero que tú te contagies con esta infección y esta habitación está completamente infectada, he estado aquí durante seis meses. Así que no te muevas de la puerta; quédate junto a la puerta y no toques nada. Golpea la puerta, tardarán una o dos o tres horas en llegar».

Sólo dos o tres celdas más allá, estaba la oficina, pero él tuvo razón. Les costó, por lo menos dos horas aparecer y mientras les hablaba tuvieron miedo. Yo les dije: «Les daré esta noticia a los periodistas, el mundo entero lo sabrá». Inmediatamente me cambiaron a otra celda.

Y el día que dejé la cárcel en Portland, encontraron una bomba bajo mi silla. Hicieron lo posible para que alguien me matara sin que recayera la responsabilidad sobre ellos mismos. Y ahora que todo un año ha pasado, están tratando continuamente de indisponer todos los gobiernos del mundo contra mí. Y hasta es posible que hayan alquilado asesinos profesionales, de manera que la responsabilidad no recaiga en América... porque esta información sobre asesinos profesionales ha llegado de un oficial muy importante del F.B.I. que es un amigo de un sanyasin. Y en esta vida nada parece imposible...

Ahora se ha descubierto que cuando Ronald Reagan bombardeó Libia sin ninguna razón, fue simplemente una estrategia para que toda la atención de Libia y del mundo entero se concentrara en las bombas y así los asesinos profesionales pudieran matar a Kadaffi. Ahora todo esto ha sido revelado al Senado norteamericano.

En el pasado ningún Maestro Iluminado se atrevió a asumir el riesgo de perder su respetabilidad y de ser condenado. Pero para mí la respetabilidad no significan nada. Las masas inconscientes y su respetabilidad no significan nada. Incluso si esto significa la muerte para mí, voy a decir todo aquello que pueda alumbrar al nuevo hombre y a la nueva humanidad.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER   

Volver arriba Ir abajo
 

UNA NUEVA VISION SOBRE LA LIBERACION DE LA MUJER

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

+
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Templo misterioso :: Concejo del templo :: Mundo Osho-
Cambiar a:  
Free counters!