El Lugar para investigar la verdad juntos, desde todos los ángulos posibles
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 La Parábola del Matrimonio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11448
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: La Parábola del Matrimonio   Jue Nov 04, 2010 10:27 am

Cuenta una vieja leyenda de los indios sioux que una vez llegaron hasta la tienda del viejo brujo de la tribu...



tomados de la mano, Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Alta la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu.

- Nos amamos - empezó el joven.
- Y nos vamos a casar - dijo ella.
- Y nos queremos tanto que tenemos miedo. Queremos un hechizo, un conjuro, algo que nos garantice que estaremos siempre juntos hasta encontrar a Manitú el día de la muerte.

- Por favor - repitieron - ¿hay algo que podamos hacer?



El viejo los miró y se emocionó de verlos tan jóvenes, tan enamorados, tan anhelantes esperando su palabra.

- Hay algo...- dijo el viejo después de una larga pausa -. Pero no sé...es una tarea muy difícil y sacrificada.

- No importa - dijeron los dos-. Lo que sea - ratificó Toro Bravo.

- Bien -dijo el brujo-. Nube Alta, ¿ves el monte al norte de nuestra aldea? Lo escalarás sola y sin más armas que una red y tus manos cazarás el halcón más hermoso y vigoroso del monte. Deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de la luna llena. ¿Comprendiste?

La joven asintió en silencio.

- Y tú, Toro Bravo - siguió el brujo - escalarás la Montaña del Trueno; en la cima, encontrarás la más brava de todas las águilas y, solamente con tus manos y una red, deberás atraparla sin heridas y traerla ante mí, viva, el mismo día en que vendrá Nube Alta...¡salgan ahora!.

Los jóvenes se miraron con ternura y después de una fugaz sonrisa salieron a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte, él hacia el sur....

El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con sendas bolsas de tela que contenían las aves solicitadas.



El viejo les pidió que con mucho cuidado las sacaran de las bolsas. Los jóvenes lo hicieron y expusieron ante la aprobación del viejo las aves cazadas. Eran verdaderamente hermosos ejemplares, sin duda lo mejor de su estirpe.



- ¿Volaban alto?- preguntó el brujo.
- Sí, sin duda. Como lo pediste... ¿y ahora? - preguntó el joven- ¿los mataremos y beberemos el honor de su sangre?

- No - dijo el viejo-.

- Los cocinaremos y comeremos el valor en su carne - propuso la joven-.

- No - repitió el viejo-. Harán lo que les digo: Tomen las aves y átenlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero... Luego, suéltenlas y que vuelen libres.

El guerrero y la joven así lo hicieron. El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero solo consiguieron revolcarse en el piso. Unos minutos después, irritadas por la incapacidad, las aves arremetieron a picotazos entre sí hasta lastimarse.


-Este es el conjuro...Jamás olviden lo que han visto. Son ustedes como un águila y un halcón; si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que además, tarde o temprano, empezarán a lastimarse uno al otro. Si quieren que el amor entre ustedes perdure, vuelen juntos pero jamás atados.



_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sandrisha
Administrador
Administrador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 525
Localización : La Madre Tierra
Dedicación : Ensoñadora
Aspiración : Aventurarme en el universo...
Puntos : 11448
Fecha de inscripción : 22/02/2008

MensajeTema: Re: La Parábola del Matrimonio   Dom Ene 01, 2012 2:47 am

EL MATRIMONIO

El matrimonio ha sido creado por el hombre; el amor, en cambio, es parte de la vida. Cuando creas el matrimonio en torno al amor estás creando seguridad. Estás haciendo algo que no puede hacerse, el amor no puede legalizarse, estás tratando de hacer lo imposible y, si en este esfuerzo, el amor muere, no deberás sorprenderte.

Cuando legalizas al amor, el hombre se convierte en marido y la mujer en esposa, son dos funcionarios que tienen, cada cual, una determinada función, tienen ciertos deberes que realizar, dejan de ser dos personas que están vivas, la vida ha dejado de fluir, los dos se han congelado. Observa a un matrimonio: sentados uno junto al otro, sin saber qué están haciendo ahí, sin saber porqué están ahí sentados, están, uno del otro, tan lejos como es posible estarlo. Han dejado de ser personas, porque las personas están siempre abiertas, porque están siempre cambiando. Ahora tienen un papel fijo que cumplir. Murieron el día en que se casaron; desde ese día dejaron de vivir.

No quiero decir que no te cases, solo quiero recordarte que si no sientes el amor real, el amor desde lo más profundo de tu ser, entonces no lo hagas. Y si él muere, entonces el matrimonio también pierde su valor, porque tu amor es solo un fenómeno mental, biológico, psicológico, fisiológico, pero no es eterno, porque lo eterno pertenece a lo esencial. Cuando hablo de amor real, me refiero a un estado del ser, no una relación, como casi la totalidad de los seres humanos conoce. Amar es un cambio radical en el centro más profundo de tu ser.

El verdadero amor es el único milagro, es la escalera del infierno al cielo. Si has aprendido a amar, lo has aprendido todo. La gente que hace preguntas sobre Dios, en realidad no está preguntando sobre Dios, más que preguntar, está declarando que no ha conocido lo que es el amor.

El amor puede existir en dos dimensiones: una horizontal, con la que estamos familiarizados los seres humanos, es también la dimensión del tiempo; en esta dimensión solo hay dos posibilidades: o algo es momentáneo, o algo es permanente, pero lo permanente no es más que uno junto al otro muchos momentos, pero eso también empieza y termina, nada puede ser eterno en el tiempo, si hay un principio, hay un fin. Y la dimensión vertical, que es la dimensión de la eternidad, es un salto fuera de la mente, donde ya no sueñas, ya no piensas, ya no deseas, donde abandonas el pasado y el futuro, entonces puedes ver solo el presente, aquel presente eterno, que es la eternidad, que es lo único real de la existencia.

Para alcanzar el amor, has de recordar lo siguiente:


1. Mantente aquí y ahora, porque el amor es posible solamente aquí y ahora. No puedes amar en el pasado ni en el futuro.
2. Transforma tus venenos en miel, tales como el odio, los celos, la ira, la posesividad, porque el amor es algo delicado.
3. Comparte tu positividad. Cuando aparezca la negatividad, guárdala para ti, por lo general la gente solo comparte su negatividad.
4. Sé nadie, Cuando empiezas a creer que eres alguien, te detienes, el amor deja de fluir. El amor mora en la nada.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

La Parábola del Matrimonio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

+
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Templo misterioso :: Otros :: Parejas-
Cambiar a:  
Free counters!