El Lugar para investigar la verdad juntos, desde todos los ángulos posibles
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse
Comparte | 
 

 Diferencia entre el hombre y la mujer..

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
lunara
Viajero
Viajero


Femenino
Cantidad de envíos: 6
Localización: LA LUNA
Dedicación: Artista
Aspiración: Ser libre
Puntos: 7464
Fecha de inscripción: 25/02/2008

MensajeTema: Diferencia entre el hombre y la mujer..   Mar Mar 11, 2008 6:02 pm

Hace tiempo leí un libro llamado "Los hombres son de marte, las mujeres son de Venus" en donde se expresa las diferencias como dos razas distintas...
Igualmente en un libro q hace poco leí el del Poder del ahora, ahí se habla también de los dolores a nivel grupo entre mujeres q se enfatizan cuando están prontas al período menstrual, q es en ese tiempo en donde se sensibilizan más y salen los "agregados psicológicos" (dolor, tristeza, enojo.. etc..). En que se diferencia el hombre de la mujer?.. que los hace diferentes?..
En fin ojalá podamos hablar un poquito de esto..
Graciassssssss.. saludos.. I love you
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.lunara.com.mx
Sandrisha
Administrador
Administrador


Femenino
Cantidad de envíos: 525
Localización: La Madre Tierra
Dedicación: Ensoñadora
Aspiración: Aventurarme en el universo...
Puntos: 8514
Fecha de inscripción: 22/02/2008

MensajeTema: Re: Diferencia entre el hombre y la mujer..   Miér Mar 12, 2008 5:58 pm

Hola Lunara... que buen tema, muchas gracias por sugerirlo.

HOMBRE Y MUJER LA DANZA DE LAS ENERGÍAS

Cómo hablar de la mujer sin mencionar al hombre, pues se hace imposible ya que ambos son un todo, son complemento.
Los siguientes son fragmentos del libro “Hombre y Mujer, la Danza de las energías”, de Osho; donde muestra la diferencia que hay entre un hombre y una mujer y lo mal educados que hemos sido, al ser “educados” como hombres y como mujeres mas no como seres humanos complementarios.

“El hombre solo no será capaz de llegar muy lejos. La mujer sola simplemente será un estanque de energía sin posibilidad alguna de movimiento dinámico. Cuando ambos están juntos son complementarios. Ninguno está por encima del otro. Los complementarios jamás están arriba o abajo, son iguales. Juntos conforman un todo, y juntos pueden crear una santidad que no resulta posible para ninguno por separado.

Un hombre, para ser realmente masculino, ha de ser aventurero, creativo, ha de ser capaz de tocar tantas iniciativas en la vida como le sea posible. La mujer, para ser de verdad una mujer, ha de ser un estanque de energía detrás del hombre, para que la aventura pueda disponer de tanta energía como sea posible. La energía será necesaria para que la aventura pueda tener cierta inspiración, cierta poesía, de modo que el alma aventurera pueda relajarse en la mujer y verse rellenada con vida, rejuvenecida.

Cada persona es un misterio infinito, inagotable, insondable, de modo que no es posible que alguna vez podáis decir: «La he conocido», o: «Lo he conocido». Como mucho, podréis decir: «He intentado todo lo que he podido; pero el misterio sigue siendo un misterio». De hecho, cuanto más conocéis, más misteriosa se vuelve la otra persona. Entonces el amor es una aventura constante.

La mujer piensa intuitivamente, el hombre intelectualmente, lo que impide el encuentro. La mujer simplemente llega a conclusiones sin ningún proceso de pensamiento. Y el hombre avanza paso a paso para alcanzar una conclusión.
El hombre se esfuerza por llegar a una conclusión, mientras que la mujer simplemente la saca. Posee una sensación intuitiva.

El hombre es capaz de abordar cualquier problema de un modo intelectual. Le tiene miedo a la mujer porque el modo en que ella aborda un problema es muy intuitivo, instintivo. Ninguna mujer es intelectual, inteligente, desde luego, pero no intelectual. La inteligencia del hombre es de un tipo, y la inteligencia de la mujer es de un tipo totalmente diferente. La inteligencia del hombre es la esencia de su intelecto, y la inteligencia de la mujer nace de su poder intuitivo. No hay un punto intermedio donde puedan encontrarse... no existe posibilidad para ello. Son polos opuestos, por eso se sienten tan atraídos entre sí. Debido a que no pueden comprenderse existe misterio entre ellos; ese misterio posee un gran atractivo.
De hecho, podéis amar a una mujer toda vuestra vida, pero jamás seréis capaces de entenderla. Seguirá siendo un misterio
es más parecida al clima y menos a un mecanismo. Amad a una mujer y lo sabréis. Por la mañana hay nubes y ella está triste, y, de inmediato, no ha sucedido nada en particular y las nubes han desaparecido y una vez más luce el sol y ella canta. ¡Increíble para un hombre!

¿Qué tonterías pasan por una mujer? Sí, son tonterías porque, para un hombre, las cosas deberían tener una explicación racional. «¿Por qué estás triste?». Una mujer simplemente responde: «Me siento triste». A un hombre le resulta imposible entenderlo. Ha de haber alguna razón para estar triste. ¿Solo estar triste? «¿Por qué estás feliz?». Una mujer simplemente contesta que se siente feliz. Vive a través de estados de ánimo.
Por supuesto, a un hombre le resulta difícil vivir con una mujer... porque si las cosas son racionales, se pueden manejar. Si son irracionales, si surgen de la nada, resultan muy difíciles de manejar. Ningún hombre ha sido jamás capaz de manejar a una mujer. Al final termina por rendirse; abandona todo el esfuerzo de manejarlo.

El hombre es más argumentativo. Esto han aprendido las mujeres: si siguen hasta el fin de la discusión, él ganará. De modo que no discuten, pelean. Se enfadan y lo que no pueden hacer mediante la lógica lo hacen a través de la furia. Lo sustituyen todo por la ira y, desde luego, el hombre que piensa que no tiene sentido tomarse tantas molestias por algo tan insignificante, termina por estar de acuerdo con ellas.
La mujer tiene sus propios argumentos: romper platos. Por supuesto, esos platos son los viejos. Jamás rompe los realmente hermosos. Golpea al hombre con la almohada, pero golpear a alguien con una almohada no es un acto violento. Una almohada blanda representa una pelea muy poco violenta. Le arroja cosas, pero jamás apunta a darle. Apunta aquí y allá. Pero eso es suficiente para dar la alarma en el vecindario. Es lo que ella quiere, que todo el barrio se entere de lo que está sucediendo.

La mitad del mundo, el mundo exterior, el mundo objetivo, ha de ser abordado mediante la razón. De modo que cuando se trate de un asunto del mundo exterior, hay más posibilidades de que el hombre tenga razón. Pero siempre que se trate de una cuestión del mundo interior, es más posible que la mujer tenga razón, porque en ese asunto la razón no es necesaria.
El hombre es un hacedor. La mujer es una amante, no una hacedora. El hombre es la mente, la mujer es el corazón. El hombre puede crear cosas, pero es incapaz de dar vida. Para eso es necesaria la receptividad de la tierra. La simiente cae en ella, desaparece bajo tierra y un día surge una vida nueva. Así es como nace un niño. Hace falta una matriz para dar a luz... a un bebé, a lo sagrado o a vosotros mismos. Tenéis que convertiros en una matriz.
La mujer es paciente. ¡Pensad en un hombre teniendo un bebé en su vientre durante nueve me¬ses! No se puede concebir que un hombre sea capaz de tolerarlo... es imposible. Las mujeres son más tolerantes, aceptan más. ¿De dónde procede esa fortaleza? De su receptividad.

Cuando sois hacedores os agotáis. Un hombre y una mujer haciendo el amor... el hombre se agota; la mujer se ve enriquecida, nutrida, porque es la receptora. Al hacer el amor un hombre pierde energía, una mujer la gana. Por eso las mujeres se han visto inhibidas en todo el mundo. ¡Si no se las contuviera, el hombre moriría! Sería imposible para ningún hombre satisfacer a alguna mujer. Una mujer puede hacer el amor con una docena de personas en una noche y aun así estar fresca, llena de energía. Un hombre solo puede hacer el amor una vez, y luego se queda agotado. El hombre expulsa energía, la mujer la recibe.

La mujer espera... eso no significa que no ame, ama tremendamente; ningún hombre puede amar con igual profundidad... pero ella espera. Confía en que las cosas acontecerán en su momento justo, y precipitarlas no sirve para nada. Una mujer no está tensa, sino llena de energía, de ahí la belleza femenina.
En el útero de la madre el óvulo simplemente espera. No va a ninguna parte. El esperma del varón viaja, y lo hace a gran velocidad. Realmente es una distancia enorme la que recorre el esperma del varón hasta el óvulo de la mujer; empieza una gran competencia. Los hombres son competitivos desde el mismo comienzo, incluso desde antes de nacer. Mientras hacen el amor con una mujer un hombre libera millones de espermas, y todos se precipitan hacia el óvulo. Se requiere una gran velocidad porque solo uno será capaz de llegar hasta el óvulo, no todos. Solo uno va a ser el ganador del Premio Nobel ¡La verdadera Olimpiada empieza aquí! Y se trata de una cuestión de vida o muerte, no es co¬rriente. La competencia es grande... millones de espermas luchando, avanzando a toda velocidad, y solo uno llegará a su destino. Pero el óvulo femenino simplemente está a la espera... con gran confianza.
Es muy raro encontrar a un hombre que no sea un marido dominado... muy raro. De hecho, no sucede, y si alguna vez encontráis a uno, entonces se trata de la excepción que confirma la regla, nada más. Hay razones psicológicas para ello.

El hombre pelea continuamente en el mundo, de modo que su energía masculina se agota. Cuando llega a casa, quiere volverse femenino. Quiere reposar de su agresión masculina. En la oficina, en la fábrica, en el mercado, en la política... en todas partes ha estado peleando y peleando. En casa no quiere pelear; quiere descansar, porque al día siguiente el mundo volverá a empezar. Por ello en el momento en que entra en casa se convierte en femenino. Todo el día la mujer ha sido femenina, sin pelear; no ha habido nadie con quien pelear. Está cansada de ser una mujer... y de la cocina, de todo y de los niños. Quiere disfrutar de un poco de agresividad y pelear y reñir, y el pobre marido está disponible. De modo que ella se convierte en el varón y el marido se convierte en la mujer; esa es toda la base para la dominación.

El corazón sigue siendo primitivo. Y es bueno que las universidades no hayan encontrado todavía un modo de enseñar al corazón y de volverlo civilizado. Es la única esperanza que tiene la humanidad para sobrevivir. La mujer es la única esperanza que tiene la humanidad para sobrevivir. Hasta ahora, el hombre ha sido dominante, y ello por una extraña causa. Esta es que en lo más hondo el hombre se siente inferior. Debido a la inferioridad, con el fin de compensarla, comenzó a dominar a la mujer.

Solo en un sentido es más fuerte que la mujer: en fuerza muscular. En todos los demás sentidos la mujer es mucho más fuerte que el hombre. La mujer vive más tiempo que el hombre, sufre menos que él debido a las enfermedades.
Más hombres se vuelven locos, el número es casi el doble. Y más hombres se suicidan; otra vez la cantidad es casi del doble. En todos los modos posibles, salvo en el muscular, la mujer es muy superior.

La inteligencia y la claridad forman parte de la mente masculina. La absorción y la tranquilidad forman parte dela mente femenina. Solo una mujer puede absorber, por ello se queda embarazada... posee el útero. Esas dos cosas son necesarias. Si no sois inteligentes, no seréis capaces de entender qué se os está diciendo, no comprenderéis qué os está impartiendo el Maestro. Y si no sois femeninos, no seréis capaces de absorberlo, no podréis quedaros embarazados con ello. Y ambas cosas son necesarias. Debéis ser inteligentes, muy inteligentes para entenderlo. Y tenéis que ser muy absorbentes para mantenerlo en vuestro interior, para que se convierta en una parte de vosotros.

El hombre ha estado obligando a la mujer a ser silenciosa, no solo por fuera, sino también por dentro... obligando a la parte femenina a estar quieta. Mirad en vuestro interior. Si la parte femenina dice algo, de inmediato saltáis y replicáis: «¡Es ilógico! ¡Absurdo!». Os perdéis muchas cosas en vuestra vida porque la cabeza no para de hablar; no permite que la parte femenina hable.

La mente masculina es un fenómeno alborotador... por ello abruma, domina. Pero en lo más hondo, aunque podáis alcanzar poder, os perdéis la vida. iY en lo más hondo la mente femenina continúa! A menos que deis marcha atrás hacia lo femenino y os entreguéis, a menos que vuestra resistencia y lucha se conviertan en rendición, no sabréis lo que es la vida verdadera ni su celebración.

Uno debería de ser como el agua... que fluye, fresca, siempre en movimiento hacia el océano. Y uno debería de ser como el agua: suave, femenino, receptivo, cariñoso, no violento. Uno no debería de ser como una roca. La roca da la impresión de ser fuerte, pero no lo es, y el agua da la impresión de ser muy débil, pero no lo es.
Que nunca os engañen las apariencias. Al final el agua vence a la roca y esta es destruida y se convierte en arena que es arrastrada al mar. Al final la roca desaparece... ante el agua blanda.

La roca es masculina; es la mente masculina, la mente agresiva. El agua es femenina, suave, cariñosa, en absoluto agresiva. Pero gana el elemento no agresivo. El agua siempre está dispuesta a rendirse, pero mediante la rendición conquista... ese es el estilo de la mujer. La mujer siempre se rinde y conquista a través de ese acto. Y el hombre quiere conquistar y el resultado final no es otra cosa que una rendición.

Las mujeres son más meditativas, los hombres más contemplativos. Pueden pensar mejor. Estupendo... cuando se requiera pensar, escuchad al hombre. Las mujeres pueden sentir mejor. Cuando sea necesario sentir, escuchad a las mujeres. Y tanto sentir como pensar hacen que una vida sea completa. De manera que si de verdad estáis enamorados, os convertiréis en un símbolo de yin/yang. ¿Habéis visto el símbolo chino del yin/yang? Dos peces casi se encuentran y funden entre sí en un movimiento profundo, completando el círculo de energía. Hombre y mujer, hembra, y macho, noche y día, trabajo y descanso, pensar y sentir: no son elementos antagónicos, son complementarios. Y si amáis a una mujer o a un hombre, os veis tremendamente potenciados en vuestro ser. Os volvéis completos.

El hombre y la mujer son dos partes de un todo; su mundo también debería ser un todo, y deberían compartir todas las cualidades sin distinción... ninguna cualidad debería ser catalogada como femenina o masculina.
Cuando hacéis que alguien sea masculino, esa persona pierde grandes cosas en su vida. Se queda seco, se estanca, se vuelve duro, casi muerto. Y la mujer que olvida por completo cómo ser dura, cómo ser una rebelde, está destinada a convertirse en una esclava, porque solo posee cualidades blandas. Ahora bien, las rosas no pueden combatir con las espadas, serían aplastadas, aniquiladas y destruidas.

Aún no ha nacido un ser humano total. Ha habido hombres y ha habido mujeres, pero no ha habido seres humanos.”


Comentario
Se nos ha educado para que los hombres desechen su parte femenina, y para que las mujeres desechen su parte masculina. Por eso vivimos enfrentados y no creciendo juntos en la misma línea.
Ahora que sabemos esto enseñemos a las generaciones venideras a ser seres humanos y no “hombres” y “mujeres”, de esta manera surgirá el verdadero hombre y la verdadera mujer. Cuya meta común es llegar a ser Dios, que es Conciencia.

Un abrazo a todos.

_________________


Última edición por Sandrisha el Mar Mar 08, 2011 4:12 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lunara
Viajero
Viajero


Femenino
Cantidad de envíos: 6
Localización: LA LUNA
Dedicación: Artista
Aspiración: Ser libre
Puntos: 7464
Fecha de inscripción: 25/02/2008

MensajeTema: Re: Diferencia entre el hombre y la mujer..   Sáb Abr 12, 2008 2:29 am

Gracias Sandrita, lo voy a imprimir para leerlo bien.. he estado muy "ocupada" q no había podido entrar.. ,
Besitos.. I love you
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.lunara.com.mx
Sandrisha
Administrador
Administrador


Femenino
Cantidad de envíos: 525
Localización: La Madre Tierra
Dedicación: Ensoñadora
Aspiración: Aventurarme en el universo...
Puntos: 8514
Fecha de inscripción: 22/02/2008

MensajeTema: Re: Diferencia entre el hombre y la mujer..   Mar Abr 15, 2008 7:39 am

Hola lunarita... flower jejjeje

Tomate el tiempo que necesites, el texto es muy valioso, leelo cuidadosamente Osho siempre nos hace excelente aportes.

Te quelemos y recordamos mucho. ciao.

Nos vemos en la cima. flower

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
elicere elementum
Conocido
Conocido


Femenino
Cantidad de envíos: 12
Edad: 30
Localización: Guadalajara, Jalisco.
Puntos: 7455
Fecha de inscripción: 28/02/2008

MensajeTema: Re: Diferencia entre el hombre y la mujer..   Jue Abr 17, 2008 9:38 pm

EXCELENTE, AHORA PUEDO VER LAS SEÑALES EN MI CAMINO ¡¡¡


GRACIAS SANDRISHA HOY FUISTE UN ANGELITO MENSAJERO UN ABRAZO ¡¡¡¡¡
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://unificacion.spaces.live.com/default.aspx?mkt=es-ES&partne
 

Diferencia entre el hombre y la mujer..

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

+
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Templo misterioso ::  :: -
Cambiar a:  
Free counters!